Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Los problemas del Teatro de la Zarzuela
Ibermúsica: traca final
Por Publicado el: 21/05/2017Categorías: Artículos de Gonzalo Alonso

Los archivos de Pérez Arteaga

Los archivos de Pérez Arteaga

Brindo este título como homenaje a la excelente idea de Radio Clásica de recuperar archivos pertenecientes al “Mundo de la fonografía” que comandó nuestro querido compañero José Luis Pérez de Arteaga. Sin embargo voy más allá de la nostalgia.

El rey de Suecia entrega cada tres años el Premio Birgit Nilsson dotado, nada menos, que con un millón de dólares. La gran soprano wagneriana dejó una parte de su fortuna apartada para este premio e incluso estableció el destinatario del primero de la serie. Se trata evidentemente de un legado excepcional, pero en nuestra sociedad hay muchos otros, más pequeños en su cuantía, a los que estarían dispuestas muchas personas si la tramitación fuese más accesible.

Recuerdo un amigo fallecido, Manuel Gomis, cuya familia quiso donar a la Universidad Complutetense, de la que había sido profesor, una impresionante colección de libros y más de 45.000 cds. Era un propósito muy loable, sólo solicitándose a cambio que la Universidad resolviese los problemas legales y fiscales, se comprometiese a catalogar la colección y a mantenerla reunida. Naturalmente ello suponía una inversión en tiempo y dinero: el trasporte, asignar el espacio, dedicar un personal a la catalogación, etc. Fue imposible, la Universidad dejó pasar la oportunidad, la familia se aburrió y finalmente la colección acabó, afortunadamente, en la Diputación de Valencia. En el mundo de la crítica musical y la musicología existe un gran problema de espacio para almacenar todo el material que vamos acumulando.

Arturo Reverter ha escriturado ante notario la donación de su colección al Orfeón Donostiarra. Conocí las colecciones de Antonio Fernández Cid y Enrique Franco, de un valor económico y sobre todo testimonial impresionante. Ignoro dónde fueron a parar sendas librerías y fonotecas, pero me consta la frecuencia con la que acaban en el Rastro, vendidas por lotes, al peso o, cuanto menos, dispersas y mucho tienen que ver en ello los mezquinos intereses económicos de los familiares. No es el caso de los deseos de Almudena Maectu, viuda de José Luis. Él mismo se adelantó traspasando sus vinilos y cintas a la Escuela Reina Sofía y ella desea poder traspasar el resto a las manos apropiadas, aunque una parte haya de ir a una biblioteca y otra a una fonoteca. El caso es que el mundo pueda disfrutarlos. Sin embargo son numerosas las dificultades para que sus deseos se conviertan en realidad. Se requiere la comprensión del valor que posee la colección, una coordinación, la solución a las cuestiones legales y fiscales, etc. y quien más capacitado está para ello es la Secretaría de Estado del Ministerio de Cultura, a la que Almudena quiere solicitar apoyo. Esperemos que Fernando Benzo, una persona que está demostrando una talla poco frecuente en ese ministerio, se muestre receptivo y determinante. Gonzalo Alonso

2 Comments

  1. Miguel Anglés 22/05/2017 a las 12:23 - Responder

    La colección de Antonio Fernández-Cid se encuentra en la Biblioteca de la Fundación Juan March, en la que está en proceso de catalogación:
    http://www.march.es/bibliotecas/legados/antonio-fernandez-cid.aspx?l=1

    • SpR 22/05/2017 a las 16:14 - Responder

      Muchas gracias por la noticia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023