Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck
250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Capuletos: desfile de modelos en Barcelona
Munich: Una Lucia decepcionante y triunfal
Por Publicado el: 29/05/2016Categorías: Crítica

Reír por no llorar

Reír por no llorar

ORQ. SINFÓNICA DE SEVILLA 

XXVI Temporada de conciertos de abono. Programa: Divertimentos KV 136 y 138, de W. A. Mozart; Concierto como un divertimento para chelo y orquesta, de J. Rodrigo; Divertimento para cuerdas, de B. Bartók. Violonchelo: Asier Polo. Director: Maxim  Emelyanychev.  Fecha: Jueves, 26 de mayo. Lugar: Teatro de la Maestranza. Aforo: Casi lleno. 

 maxim-emelyenychev
Me temo que los treinta años de tratamiento continuado de endurecimiento facial por parte de la Junta de Andalucía la han convertido ya en un muro inaccesible a las críticas, pero el entusiasmo de un público que prácticamente llenó el Maestranza en una tarde de Corpus y el impresionante nivel desplegado por los atribulados músicos deberían hacer considerar su postura a la Consejería de Cultura y ponerse al día de sus deudas con la ROSS y así sacarla de la situación en la que se encuentra. Todo lo demás serán demagogias y traiciones a los compromisos adquiridos. Otros más, me temo. 

Hay que admirar a los músicos de nuestra orquesta por ser capaces de superarse en excelencia en estos tiempos, como una bofetada de profesionalidad en la estólida faz de los sicarios de la cultura oficial. Con un Emelyanychev soberbio, de gesto elegante y claro y de fraseo detallista, con su justa acentuación, hicieron el mejor Mozart que la ROSS ha tocado jamás, en un derroche de empaste y de sutilidad en el sonido, de una belleza apolínea y en el que se hicieron presentes todas las frases y respuestas. 

Asier Polo volvió a mostrar su absoluta maestría en el chelo, incluso con una obra, lucida para él, pero de escaso interés intrínseco. Afinación impecable, sonido enérgico y agilidad precisa le valieron una gran ovación.

Y con Bartók el director, como si nada, impartió otra lección de sutilidad y dominio del fraseo. Andrés Moreno Mengíbar

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-femap-2022

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22