Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Don Carlo: como en la Scala, once minutos de aplausos
victorpablo4ORCAM: de lo sublime a lo popular
Por Publicado el: 08/12/2017Categorías: En vivo

Scala: Andrea Chenier, desde «fila 7»

Apertura de temporada en la Scala

Andrea Chenier, desde «fila 7»

Si el mundo cambia, el de la ópera también había de hacerlo. Hoy se puede asistir a la apertura de temporada de la Scala, el día de San Ambrosio, sin subirse un avión. Los cines, en su propia reinvención, lo hacen posible y con no pocas ventajas. Se pueden ver planos que un espectador no ve en el teatro. Se ven los rostros sin necesidad de prismáticos aunque, bien es verdad, perturbe ver a Yusif Eyvazov mirando de reojo a Chailly durante todo el dúo final en vez de a su mujer, Anna Netrebko, que se pintó los labios para ir a la horca de madrugada. O que la cámara enfoque la denuncia que supuestamente escribe Gerard, ya esté escrita y la pluma no tenga tinta. Pero, sobre todo, uno se deja engañar por la electrónica y cree que los cantantes tienen una voz mucho más poderosa de lo que escucharía en el teatro. Recientemente he asistido a “Otello” y “Don Carlo” en Londres y París y también en cines. Nada que ver, menos desilusionante el cine.

Quienes asistimos a “Andrea Chenier” desde esta “fila 7” no tuvimos que pagar más de mil euros por la entrada, ni ir a pie desde la plaza Cavour porque todo el centro estaba cortado a los vehículos por seguridad. Podíamos en cambio haber palpado el ambiente si, como se hace en las transmisiones del Met, las cámaras no se hubiesen limitado a encenderse sólo desde que Chailly levantó la batuta para dirigir el himno nacional hasta el último de los once minutos de aplauso. No hubo introducción alguna, ni entrevistas en el descanso, ni imágenes en el foyer o la entrada, ni siquiera anuncios sobre el resto de transmisiones en la temporada. Todo tan pobre como la puesta en escena del director de cine y teatro napolitano Mario Martone, en la que el pueblo revolucionario se amontonaba en un decorado sin profundidad alguna. Poca dirección de escena y, más bien, de principiante. Curioso que no se escuchase ni un solo aplauso tras las bellísimas arias, entre cuadro y cuadro o tras la estupenda interpretación que realizó Anna Netrebko de “La mamma morta”. Chailly, que dirigió con “finezza” esta ruda ópera verista que grabó en 1982 con Caballé y Pavarotti, no lo permitió al no dejar respirar a la orquesta entre número y número. Se trataba de dar una continuidad cinematográfica, pero quedó muy frío. Resumen: un espectáculo impropio para la apertura de la Scala. Más bien propio de ABAO. Un dato: cuando Callas, del Monaco y Protti la cantaron en Milán, el segundo reparto lo componían Tebaldi, Corelli y Warren. Por cierto, se conmemoraban los 50 años del fallecimiento de Victor de Sabata.

La noche estaba centrada en el miedo a que ocurriese algo, de ahí las extraordinarias medidas de seguridad, o en cómo se desarrollaría esta vez la protesta habitual ante el teatro. “La apertura de la Scala no se puede transformar, todos los años, en un desfile de lujo para muy pocos” expresaba una pancarta mientras sonaba una banda y se montaba un desfile de moda alternativo en la plaza. Nada de esto se vio en los cines, pero en alguno sí la pantalla del ordenador configurando los subtítulos mientras Chailly comandaba el himno nacional.

Pero la atención eran también Netrebko y su marido. ¿Estaría él a la altura de ella? Yusif Eyvazov ha realizado muchos progresos, perdido rudeza, salvó los muebles y en el cine apenas se percibió el ocasional timbre caprino o el vibrato excesivo. Luca Salsi, como Gerard, lució timbre baritonal y más de un sonido abierto. Netrebko estuvo soberbia en toda su parte. Ella y Harteros son inigualables como Maddalena de Coigny. Al final llovieron flores y también algunos “¡Buh!”. Tras ellos, la cena para quinientos invitados en un palacio cercano. Los espectadores en el cine no lo estábamos y tampoco en esta ocasión hubo canapés y cava en el descanso. La verdad, ¿quién iría a los teatros si los cines se pusieran las pilas? Mejor estar en una cómoda butaca en un cine que en el teatro si lo que se ofrece no merece la pena un viaje. Bien lo sufre el Met con sus espléndidas transmisiones. Gonzalo Alonso

Y, aquí, la ópera completa

https://youtu.be/fuuYM78ddH0

3 Comments

  1. Oscar I. Hierro Yagüe 08/12/2017 a las 14:59 - Responder

    El montaje tiene sus defectos. Pero a estas alturas se agradece una puesta en escena en que la Revolución Francesa sea en Francia y en el siglo XVIII y no, por ejemplo, en la guerra de Vietnan, como nos tienen acostumbrados los registas en estos tiempos. Por cierto, el precio de las entradas, en efecto, era de más de mil euros, exactamente ¡Tres mil!
    Respecto a las carencias del tenor Yusif Eyvazov, creo que quedaron patentes aún incluso contando con la «electrónica» cinematográfica.

    • SpR 09/12/2017 a las 08:41 - Responder

      Gracias por sus opiniones. Respecto a la regia, le aconsejo que vea ésta https://youtu.be/MAZH8ncfQXg , también de carácter historicista pero de un nivel muy superior. Lo malo de queres hacer historicismo en plan barato es que queda cutre.

      • Oscar I. Hierro Yagüe 09/12/2017 a las 14:17 - Responder

        Sí, tengo esa versión de Gian Carlo del Monaco y Daniel Oren, la grabé en su día del canal MEZZO. Está muy bien salvo algunas caracterizaciones caricaturescas en el primer cuadro que no me gustan demasiado, pero son perfectamente explicables. No pretendo que la de La Scala sea modélica, pero, como decía me agradó su rigor histórico y cuando menos me pareció que no «molestaba», cosa que en estos tiempos es de agradecer. En otro orden de cosas me resultó muy «curioso» que el elenco saludará al final de forma coral y no individualmente ¿Existía algún temor respecto posibles reacciones? Nunca se deshizo el terceto protagonista en el saludo final. Tengo curiosidad por saber cuál será la respuesta del público en la reposición del día 10. No sé cómo aceptarán «i loggioni» la presencia de Eyvazov. Todos sabemos que la prueba de fuego no se pasa el día 7, función de puro glamour, sino después. Que se lo pregunten a Alagna y su ya histórica *Aida*.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22