Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

oliver-diazCrítica: la ORCAM estrena Terra de Eneko Vadillo
Dido y Aeneas en el Teatro RealCrítica: Dido y Eneas, bella fantasía cartaginesa
Por Publicado el: 04/04/2019Categorías: En vivo

Crítica: Tres estrenos y aún más en el Palau valenciano

duo-bonet-gomez-moran

Dúo Bonet – Gómez-Morán

CICLO “MÚSICOS CON LA FUNDACIÓN”

Tres estrenos y aún más

Carlos Alfonso Ferri y Eduardo Alemany (piano). Dúo Javier Bonet-Miriam Gómez-Morán (trompa y piano). Obras de Bustamante, José Luis Turina, Brotons, Debussy, Granados, Rodrigo, Liszt, etc. Lugar: Palau de la Música (Sala Joaquín Rodrigo). Entra­da: Alre­de­dor de 350 perso­nas. Fe­cha: Miércoles, 27 marzo 2019.

Escuchar en un mismo concierto tres estrenos absolutos es ya de por sí un acontecimiento. Más aún si, como ocurrió el miércoles en la Sala Rodrigo del Palau de la Música, se trata de tres remarcables obras de otros tantos reconocidos compositores españoles contemporáneos. Para redondear el interés de esta nueva cita del ciclo “Músicos con la Fundación” que promueve la Fundación Più mosso, los estrenos fueron defendidos por un virtuoso del calibre del trompista valenciano Javier Bonet, que disfrutó del certero y efectivo acompañamiento de la pianista Miriam Gómez-Morán. Antes, como preámbulo del triple acontecimiento, los jóvenes pianistas valencianos Carlos Alfonso y Eduardo Alemany se adentraron con valentía, riesgo y mérito en enjundiosas obras del repertorio para teclado.

El primer estreno es un brillante homenaje del compositor, pianista y musicógrafo español Miguel Bustamante (Oruro, Bolivia, 1948) al polifacético e irrepetible Carles Santos, fallecido en diciembre de 2017, en el que el natural talento creativo de Bustamante abraza y se recrea  con la en todos los sentidos original “canción” Tocatico-Tocatà del genio de Vinaròs para configurar una suerte de luminoso divertimento para trompa y piano –Juegos sobre «Tocatico-tocatá» (Homenaje a Carles Santos)– cargado de atractivos, vitalidad y virtuosismo nunca gratuito, que sin perder su novedosa escritura mantiene con mimo y veneración el sello inconfundible de Carles Santos. Éste hubiese aplaudido con decidido entusiasmo el acabado trabajo recreativo de Bustamante y la brillante interpretación de Bonet y Gómez-Morán.

De la frescura directa de Santos-Bustamante a la escritura también cuidadosa, personalísima y de finos rasgos de José Luis Turina (Madrid, 1952), de quien se estrenó Consolación, dedicada como los otros dos estrenos al propio Bonet, quien puso sus recursos técnicos y artísticos al servicio de una obra cuyo título de inspiración lisztiana enmarca una caligrafía sugerente y tasada muy propia del mundo singular, conciliador de pasado presente y futuro, del compositor madrileño, nieto del gran Joaquín Turina y firma sustancial de la música española del último medio siglo.

También único e inconfundible es el centelleante fecundo universo del compositor y director de orquesta barcelonés Salvador Brotons (Barcelona, 1959), del que se escuchó por primera vez Introducció i Galop, obra que hace la número 147 de su nutrido catálogo, bien representativa de la vitalidad y contagiosa expresividad de su autor. El dúo Bonet-Gómez-Morán brindó una versión trepidante, de impecable pulso, colofón triunfal del reto admirable de presentar tres estrenos absolutos en un mismo concierto, anticipo del disco que grabarán próximamente con otras obras también inéditas de Miguel Ángel Tallante y de los valencianos Francisco Zacarés, Juan José Colomer y César Cano.

Los jóvenes teloneros Carlos Alfonso Ferri y Eduardo Alemany mostraron talento y futuro. El primero, en una plausible versión de Pour le pianode Debussy, y luego se arriesgó en el vértigo luminoso y peligroso de El Pelelede Granados. Más sonido y temple mostró Eduardo Alemany, que se recreó con gusto y estilo en la joya goyesca El amor y la muerte. Tras rendir tributo a la terreta con L’ombre de Torre Bermeja, compuesta en 1945 por Joaquín Rodrigo, el joven Alemany se envalentonó sin grandes sobresaltos ante una página tan desnuda y comprometida como el estudio La campanella de Liszt. Ambos, como luego Javier Bonet y Miriam Gómez-Morán disfrutaron del aplauso y hasta de los bravos del público que casi completó el aforo de la Sala RodrigoJusto Romero

Publicada el viernes 29 de marzo en el Diario Levante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023