Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

La OCNE sobre la renovación a Afkham
Por Publicado el: 22/01/2023Categorías: Cartas

Vuelven las hienas tras Plácido Domingo

Vuelven las hienas tras Plácido Domingo

Ruego a herr Beckmesser que me otorgue licencia, haciendo uso de mi derecho a la libertad de expresión, que me concede el articulo 20.1 de nuestra Carta Magna para exponer cuanto sigue.

Tras dos largos años ¡han vuelto las hienas!

Plácido-Domingo-foto

Plácido Domingo

Pensaron que esta vez sería un apetitoso bocado, para exhibirse ante los espectadores de este penoso Serengueti Hispano, deseando obtener las debidas cuotas de visibilidad por parte de los adocenados turistas del safari ecológico. Desde hace unos seis meses se conjuraron, ante una visión ajena a la auténtica verdad, en concertar un ataque contra don Plácido José Domingo-Embil y Ferrer-Echaniz, cuando ya éste, a sus recién cumplidos 82 años (nato el 21 de enero de 1941), va dejando, poco a poco, los intensos avatares musicales, en el empeño de disfrutar con su familia gratos momentos de sosiego y de otra de sus pasiones -esta vez congénita en madre vasca y en padre aragonés- cual es ¡la zarzuela!, en sus esferas de enseñanza vocal, declamatoria y escénica, que de eso sabe para dar y regalar.

La cuestión es que erraron en el ataque acosador, yéndose nuevamente de vacío, como decrépitas crocutas esteparias de manchas oscuras, temerosas en la individualidad buscando siempre el amparo de su cánido grupo, manipulando situaciones, creyendo encontrar una víctima propiciatoria se movieron con empeño, incluso aportando a ese paisaje yermo complementos de otras atmósferas ideológicas.

Les fallaron invitados de peso, pues los ojeadores nativos de acreditada experiencia, se negaron a dar su presencia para semejante contubernio. Tuvieron que acudir a resucitar pasajes ya vistos y a utilizar determinados trucajes que, tal vez, algún día podrán ser escritos. Igual será ese día (soñar es libre, gratuito y no constituye pecado) en que en las Españas haya un tipo de legislación anti-libelo como existe en tierra de yankis.

Entrando dentro del terreno legislativo es pertinente, otra vez, en relación con el señor Domingo Embil, plantearse las siguientes cuestiones: a) ¿se le ha procesado en algún momento?; b) ¿alguna persona perjudicada ha presentado algún tipo de denuncia, por un presunto ilícito legal, que implique a este caballero?; c) ¿existe alguna prueba de cargo -testifical incontrovertida, documental, o pericial- que motive la intervención de una acusación privada o pública (léase Ministerio Fiscal)?; d) ¿conocen estas hienas -amén de las que quieran subirse a este renqueante carro- lo que es la prescripción penal? e) ¿están libres de culpa para tirar el primer mordisco pétreo?; f) ¿saben lo que es la presunción de inocencia?; g) ¿siguen escarbando para obtener el logro de una compensación económica, que les cubra su fallido bocado, como fue el caso del felón sindicato de cantantes liricos norteamericano?.

¡Déjenle ya en paz! ¡Gracias, maestro cantor herr Beckmesser!

Manuel Cabrera

16 Comments

  1. Karzia 22/01/2023 a las 09:00 - Responder

    Quienes tu insultas llamando hienas y otras barbaridades, ¿Tienen o no presunción de inocencia?
    Es muy lícito defender a alguien, pero insultando de ese modo se incidan tus argumentos. Dale una vuelta a eso, por favor.

    • manuel cabrera manzanares 22/01/2023 a las 14:49 - Responder

      Ciudadano o ciudadana Karzia (ignoro su género), si usted no sabe a quién me refiero, por qué dice que insulto a alguien?, ¿a qué otras barbaridades se refiere?.

      ¡Clarfíquese por favor!, pues tiene todo el derecho a hacerlo.

      «A buen entendedor, pocas palabras», dice en viejo refrán español, como lo hizo Cervantes en ‘El Quijote’, o Fernando de Rojas en «La Celestina», refiriéndose a la persona inteligente que comprende fácilmente lo que se le quiere decir.

      ¡Ah!, y por favor de ‘usted’, pues nunca hemos compartido mesa, mantel y viandas.

      Aquí, s.s.s.

  2. Raul Sualdea 23/01/2023 a las 12:38 - Responder

    Es asqueroso que personajes de esta catadura (políticos /as y no políticos/as ) dediquen su tiempo a perseguir a esta persona, en vez de dedicarse a hacer su trabajo que es por lo que LES PAGAMOS paren ya. No será que hay una piara de despechadas que él rechazó en su día y quieren venganza ?

    • Asensio Bermúdez 26/01/2023 a las 07:26 - Responder

      Ante argumentos tan asquerosos, viles y machistas como ese poco hay que decir. Tú mismo te retratas, amigo.

  3. Isabel López 23/01/2023 a las 16:04 - Responder

    En Instagram Beckmesser, en el post «Lo que España le debe a Plácido Domingo», con una foto de él, he hecho un extenso comentario, sobre mi opinión (y la de mucha gente por fortuna) sobre este tema.
    Les recomiendo que lo lean, especialmente usted Sr Cabrera, puesto que a usted va dirigido.

  4. Francisco Miralles 23/01/2023 a las 16:43 - Responder

    No se puede demonizar a víctimas, por muy virtuoso que sea en su profesión.

  5. Edite Perkons 23/01/2023 a las 19:46 - Responder

    ¡Bien dicho Manuel Cabrera!

  6. Guillermo 24/01/2023 a las 13:53 - Responder

    Don Plácido, la primera vez que se vio acusado dijo (más o menos) que «eran otros tiempos» ni lo negó ni lo justificó solamente aludió al contexto, imagino que pensó que su impunidad sería eterna ,pero los tiempos han cambiado, ahora son también otros tiempos, tiempos en que las mujeres denuncian sin miedo y sí, también ajustan cuentas

  7. Juan 25/01/2023 a las 15:21 - Responder

    Alguien sabe cuál es el domicilio fiscal de Domingo? España, México…?

  8. Juan Gades 26/01/2023 a las 10:40 - Responder

    Cuando alguien a quien admiramos como artista, o como persona, demuestra que tiene un lado oscuro, nos sentimos decepcionados, avergonzados y tratamos de negarlo o ignorarlo. Es un mecanismo de defensa sicológica ampliamente estudiado. Pero los hechos son los hechos. Afecten a Placido Domingo o a Juan Carlos I. Está muy bien que estos hechos salgan a la luz y que todo el mundo sepa que hay que respetar la libertad sexual de las mujeres y que todos los hombres sepamos que no hacerlo así no solo no es un rasgo de hombría, sino una canallada. Y dicho esto, comentar que mi admiración por Plácido Domingo me llevó a pagar 180 euros por una entrada para verle en la Producción de Traviata que se hizo en el Metropolitan en 2017 y en la que hacía el papel de Germont. Solo pisar el escenario, todo el público prorrumpió en una ovación espontánea de la que como aficionado a la ópera y como español me sentí orgulloso. Y me entristece que no vuelva a ocurrir pero, sinceramente, creo que hizo aquello de lo que se le acusa y creo que se merece la reprobación que sufre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023