Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

festival-salzburgoSalzburgo presenta su edición de Pentecostés y verano 2023
Juanjo Mena dirige un monográfico de Beethoven con la Sinfónica de Navarra
Por Publicado el: 10/12/2022Categorías: Noticias, Artículos de Gonzalo Alonso

200º aniversario del nacimiento de César Franck

Hoy se celebra el segundo centenario del nacimiento del compositor belga, renovador de la literatura para órgano y la música nacional francesa

Cesar-Franck

César Franck

Hoy, 10 de diciembre, se conmemora el 200º aniversario del nacimiento de César Franck, “el más francés de los compositores belgas”. Nacido el Lieja, Bélgica, en 1822, Franck vivió en París gran parte de su vida, donde fue organista de 3 catedrales, profesor en el Conservatorio y miembro de la Société Nationale de Musique.

César Franck llegó a París por primera vez en 1835. Su padre, Nicolas Joseph Franck, impuso a sus dos hijos una severa disciplina para hacer de ellos virtuosos de fama internacional. Rechazado una primera vez por no ser ciudadano francés, Franck fue finalmente aceptado en el Conservatorio de París en 1837, a los 14 años. Durante sus años como estudiante, Nicolas Franck sometió a su hijo a una frenética agenda de conciertos para darse a conocer y mantener así a la familia.

En 1848, César Franck decide, contra la voluntad de su padre, casarse con su alumna de piano Eugénie Félicité Saillot Desmousseaux. Finaliza aquí un periodo de composición forzosa, con piezas escritas para interpretar en sus conciertos, e inicia otra de mayor libertad pero marcada por las dificultades económicas. Entre las dos décadas siguientes, Franck será nombrado organista en la iglesia de Nôtre Dame de Lorette (1849) y en la nueva basílica de Sainte Clotilde (1860). Es este un “momento trascendental” en su vida, indica Víctor Pliego, que considera “el contacto con este instrumento [dos órganos construidos por Aristides Cavaillé-Coll] el despertar de un nuevo afán creativo para este oscuro organista”. A este momento pertenecen las Seis piezas para órgano y los Tres corales, con los que consigue aportar al instrumento “una profundidad plenamente adecuada”.

El optimismo de estos años culmina con la obtención de la cátedra de órgano en el Conservatorio de París, que alivió sus problemas económicos y le dejó más espacio para la composición. Un año antes, en 1871, se fundó la Société National de Musique, a la que Franck se adhirió desde el primer momento. Impulsada por Romain Bussine y Camille Saint-Saëns, el objetivo de la Sociedad era promover la composición francesa y auspiciar el estreno de obras de jóvenes compositores, una reacción a la recién iniciada guerra francoprusiana con la que reafirmar la posición de la música francesa frente a la tradición germánica.

Esta será la etapa más fecunda de Franck, que escribe entonces el Quinteto en fa menor, el himno Panis angelicus, los poemas sinfónicos Leonora, El cazador maldito y Psyché, las Variaciones sinfónicas para para piano y orquesta, la Sonata para violín y piano, el Preludio, coral y fuga, la Sinfonía en re menor, el Cuarteto de cuerdas y la ópera Hulda. La Société le nombrará presidente en 1887 y tres años después se extenderá su reconocimiento gracias a la popularidad del Cuarteto. Sin embargo, complicaciones de salud debilitaron al compositor, que falleció en la capital francesa en 1890.

Aparte de sus piezas para órgano, y aunque su obra es extensa, hoy día se programa su música de cámara y, muy especialmente, la Sinfonía en re menor, una página que han abordado casi todas las grandes orquestas con su directores al frente. Si embargo, personalmente tengo una especial predilección por Las Bienaventuranzas, un oratorio para solistas, coro y orquesta basado en San Mateo en adaptación de Mme. J. Colomb. Me resulta inolvidable el concierto que tuve ocasión de disfrutar en la Herkulessaal de Munich en 1974 bajo dirección de Rafael Kubelick con los Coros de la RTF y la Orquesta Sinfónica de Radio Baviera y un plantel canoro inconmensurable: Jessye Norman, Brigitte Fassbaender, Birgit Finnilä, René Kollo, Dietrich Fischer-Dieskau y Raffaele Arié. Les recomiendo vivamente la grabación existente. (MF/GA)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023