Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
daniele-gattiDaniele Gatti podría sustituir a Pappano al frente de la Orquesta de la Academia de Santa Cecilia
alexander-rammScheherezade y La Traviata en la programación de abril de la Fundación Excelentia
Por Publicado el: 06/04/2021Categorías: Noticias

50 años de la muerte de Igor Stravinsky

50 años de la muerte de Igor Stravinsky

Nacido el 17 de junio de 1882 en Orianenbaum (hoy Lomosonov), Igor Stravinsky pasó su infancia en San Petersburgo. Su padre, Fyodor Ignatievich Stravinsky, bajo primero de la Ópera Imperial, y su madre, Anna Kirillovna Stravinsky, pianista, promovieron desde su infancia la educación musical de su hijo, que comenzó a recibir clases de piano a los 9 años y visitó regularmente el Teatro Mariinsky. Allí escuchó por primera vez composiciones de Chaikovski, y, como él mismo expondría posteriormente, el recuerdo de su obra impulsó su deseo de ser compositor.

Igor-Stravinsky

Igor Stravinsky

Mientras estudiaba derecho en la universidad, recibió clases de armonía y contrapunto de Rimsky-Korsakov y en 1909, Sergei Diaghilev, director del ballet itinerante Ballets Russes, descubrió su obra Scherzo Fantastique y Fuegos Artificiales, animándole definitivamente a continuar componiendo.

Su suite El Pájaro de Fuego fue estrenada en la Ópera de París con gran éxito, consolidando el reconocimiento internacional del joven ruso, de 28 años en aquel momento. Comenzó así a frecuentar los círculos artísticos de la capital francesa, de los que también formaban parte Picasso, Braque, Cocteau, Satie, Debussy, Ravel y Florent Schmitt. Un año más tarde, Stravinsky estrenó Petrushka en el Teatro del Châtelet, con Vaslav Nijinsky como protagonista. La impecable interpretación del bailarín le valió el encargo, por parte de Diaghilev, de la coreografía para La Consagración de la Primavera, que se estrenó el 29 de mayo de 1913 en el nuevo Teatro de los Campos Elíseos. A diferencia de sus anteriores obras, su estreno fue un enorme escándalo que, al mismo tiempo, inició un nuevo camino para la composición del siglo XX.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Stravinsky se exilió en Suiza, donde escribió música para conjuntos reducidos, entre las que se encuentran Historia de un soldado y Les Noces, en colaboración con el escritor Charles-Ferdinand Ramuz. En 1917 estrechó su amistad con Pablo Picasso, con quien trabajó en su ballet Pulcinella, siendo el pintor el responsable de la puesta en escena y Léonide Massine su coreógrafo. Con esta obra, Stravinsky se adentra en lo que hoy se considera su etapa neoclásica.

En 1925, Stravinsky realizó su primera gira por Estados Unidos, donde firmó un contrato con Columbia Records para grabar sus obras. De nuevo en París, el compositor profundizó en la tradición clásica y propuso a Jean Cocteau la composición de una ópera-oratorio, que resultaría en Edipo rey, presentada en 1927.

La muerte de Diaghilev en agosto de 1929 causó un tremendo vacío en la vida del compositor, cortando lazos con su tierra natal e inaugurando una nueva etapa en su creación, estrechamente vinculada con la religión. En la década de los 30 escribió tres obras sacras: la Sinfonía de los Salmos – para el 50 aniversario de la Sinfónica de Boston -, un Credo y su Ave Maria. El 10 de junio de 1934, Stravinsky adquirió la ciudadanía francesa.

Stravinsky regresó a Estados Unidos diez años después de su primer viaje, en 1935, año en que publicó su autobiografía, ‘Crónica de mi vida’, y debutó en la Metropolitan Opera de Nueva York. Stravinsky se establecería definitivamente en Norteamérica en 1940, fallecidas su mujer, Catherine, su hija mayor, Ludmilla, y su madre, todas por tuberculosis. Ciudadano americano desde 1945, Stravinsky encontró una nueva fuente de inspiración en el jazz. Su obra El Progreso del libertino, escrita entre 1948 y 1951, ópera de tres actos en inglés, marca el final de su etapa neoclásica y su obra Cantata, inicia su etapa serial.

Stravinsky volvió a Rusia después de 48 años de exilio para celebrar el 80 cumpleaños de Nikita Krushev, líder soviético, realizando una gira por su país con destacadas actuaciones de Moscú y Leningrado.

Entre 1957 y 1967, Stravinsky llevó a cabo la grabación de su obra, perseguido por la idea de alcanzar la interpretación más exacta a sus exigencias. En el 67, a los 85 años y con la salud debilitada, Stravinsky dio su último concierto en Toronto. Dos años más tarde se trasladó de Hollywood a Nueva York, donde falleció hace hoy 50 años, el 6 de abril de 1971.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa