Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

Extraordinaria Alcina de Joyce DiDonato
Carmina Burana de Orff participativo
Por Publicado el: 15/10/2014Categorías: Crítica

Caterina Antonacci, el poder del buen decir

XXI Ciclo de lied

Antonacci, el poder del buen decir

Obras de Orff, Respighi, Tosti, Poulenc, Ravel y Falla. Caterina Antonacci, soprano y Donald Sulzen, piano. Teatro de la Zarzuela. Madrid, 13 de octubre.

Caterina Antonacci

Si no hace mucho Caterina Antonacci nos deleitaba con un recital barroco en la sala de cámara del Auditorio Nacional, ahora volvió a conseguirlo con un exigente programa de lied. Nada menos que obras en cuatro idiomas diferentes –italiano, francés, hebreo y español- pertenecientes a compositores de estilos muy diversos y sin que hubiera más concesión a la galería que las “Siete canciones populares españolas” de Falla, clara muestra de afán por agradar al público español.

Lo que más se admira en esta cantante, a la que uno no sabe si clasificar como soprano o mezzo, es su excepcional capacidad para el buen decir. No sólo se la entiende absolutamente todo lo que canta en cualquier lengua, sino que sabe expresar dando intención y modulando cada palabra, cada frase, y con ello llegar al oyente. Lo demostró en todos los bloques de su recital, siempre muy correctamente acompañado por su pianista habitual Donald Sulzen, sin necesidad de tener que esforzarse demasiado ya que el repertorio no exigía grandes entregas. Quizá fuese “L’alba separa dalla luce” de Tosti donde mayor fue la entrega, donde hubo de subir hasta llegar a destemplarse pero tal crispación, muy típica en voces de este tipo, quedó enseguida compensada por la maravillosa forma en que expuso la siguiente siguiente pieza del mismo autor, “In van preghi”. Las breves canciones de Respighi o las de Poulenc no son piezas que provoquen el delirio y por ello el recital gustó sin llegar a provocar el clima de apoteosis de otras ocasiones, lo que bien podría haber sucedido si hubiese seguido el rumbo apenas iniciado con la melodíaa hebrea “Kaddisch”. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23