Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Niños en la ópera: Dales la oportunidad de desear volver al teatro
Vasily Petrenko: Gramophone Artist of the Year
Por Publicado el: 18/09/2017Categorías: Noticias

Cómo era (realmente) un castrado

Cómo era (realmente) un castrado

Últimamente vivimos un verdadero boom con el tema de los castrados, de cómo cantaban, de si su voz se parecía más a la de una soprano, un sopranista o un contratenor, de si cantaban más o menos fuerte, su fiato…

Las casas discográficas buscan histéricamente una nueva partitura en bibliotecas oscuras y dedican sus discos a estos cantantes del pasado.

El caso es que están de moda pero, ¿cómo eran?, ¿cómo influía la falta de hormonas en la ejecución de su canto?

Para ello se exhumó el cadáver de Gaspare Pacchierotti, un famoso soprano masculino del siglo XIX. Los investigadores pudieron con ello estudiar los efectos que la castración había producido en su cuerpo. El análisis también descubrió que el simple hecho de ser un cantante profesional había hecho estragos en lo que quedaba del esqueleto de Pacchierotti.

La información sobre la vida temprana de este cantante es poca, pero se sabe que nació en 1740 y fue castrado antes de cumplir los 12 años para preservar la tesitura de su voz. Desde su debut a los 19 años hasta su retiro a los 53, Pacchierotti fue uno de los cantantes de ópera más conocidos y aplaudidos de la época. Murió a la edad de 81 años y, al parecer, la presencia física no era su fuerte.

El equipo de investigación, dirigido por Alberto Zanatta, encontró evidencias no sólo de su castración, sino también de la ocupación de Paccherotti como cantante de ópera, utilizando técnicas forenses de arqueología, así como análisis de TC y radiografía (XMT).

Los castrati eran generalmente bastante altos, como resultado de la fusión tardía de los huesos largos de las piernas, y Zanatta y sus colegas encontraron que Pacchierotti efectivamente tuvo una estatura de unos 191 centímetros.

El tamaño corporal del cantante, en particular, de su pecho, sumado a su pequeña laringe se asocia al poder de su voz y a su prolongado fiato. El cantante era descrito en su época como «una extensa soprano».

El estudio de su dentadura descubre una erosión muy avanzada debido al bruxismo, probablemente causado por la tensión psíquica compulsiva que suele acompañar a presos o a personas obligadas a hacer cosas contra su voluntad.

Los castrati solían sufrir de osteoporosis a una edad temprana debido a la disminución de la densidad mineral ósea como resultado del cambio en las hormonas. El equipo encontró que la columna lumbar de Pacchierotti tuvo varias fracturas, y que los huesos de sus piernas y brazos tenían una baja densidad ósea, todo ello relacionado con esta enfermedad.

Al examinar más detenidamente el esqueleto de Pacchierotti y la literatura médica, Zanatta y sus colegas identificaron tres anomalías esqueléticas que pueden ser el resultado de su dedicación a la ópera.

En primer lugar, «descubrimos modificaciones en la inserción de tres importantes músculos respiratorios: escaleno posterior, serratus anterior y serratus posterior superior», escriben en su artículo. Estos músculos elevan las costillas y ayudan en la respiración y la inspiración… estas modificaciones las encontraríamos en el esqueleto de cualquier cantante de ópera debido a la necesidad de utilizar el diafragma a la hora de cantar ópera.

La segunda anomalía se encuentra en la articulación del hombro. Ambos omóplatos tenían marcas que indicaban un fuerte músculo tríceps braquial que, según los investigadores, «actúa sobre la articulación del hombro y participa en la retroversión y aducción del brazo». Pacchierotti, creen, utilizaba mucho sus brazos durante las actuaciones. Ya se sabe, en aquella época los directores de escena no existían.

Y finalmente se encontró un gran deterioro cervical que se relaciona con el estudio, el trabajo repetitivo y la tensión muscular propios del trabajo del cantante (y del músico en general) y se detalla: «la postura ideal del cuello en un cantante es con la parte posterior del cuello alargada en comparación con la posición de los hombros, de manera que la rotación del cuello de cabeza no está limitada. Esta técnica también permite evitar la inclinación pasiva, el levantamiento o estiramiento de la caja de la laringe, lo que permite la libertad de gestión del sistema glotal glotal-superior que promueve una mayor facilidad de desarrollo de armónicos. Una actitud postural correcta requiere que la columna vertebral cervical se mantenga en una posición erguida, consiguiendo el alargamiento de la nuca, evitando la lordosis, la extensión y la elevación de la mandíbula». Esta postura fue la causante de la erosión progresiva de las vértebras cervicales de Pacchiarotti.

El cadáver de Farinelli también fue exhumado, pero sus restos estaban mucho más fragmentados y en peores condiciones… la mala vida debió acompañarle después de su muerte.

El artículo completo está disponible de libre acceso en la revista Nature: Zanatta, A., et al. 2016. Marcadores ocupacionales y patología del cantante castrado Gaspare Pacchierotti (1740-1821). Para leerlo entero seguid este link

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22