Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Lisette-Oropesa-Ruben-Fernández-Aguirre-Zarzuela-2021Lisette Oropesa canta zarzuela
bohème-final-Real-2021Crítica: La Boheme en el Teatro Real, fogonazo de luz
Por Publicado el: 15/12/2021Categorías: En vivo

Crítica: Cambra al Palau. Franckistas en L’Almodí

CICLO “CAMBRA AL PALAU»

Franckistas en L’Almodí

Enrique Palomares (violín), Óscar Oliver (piano) Obras de Debussy, Ravel y Franck. Lugar: Centre Cultural L’Almodí. Entrada: Alrededor de 140 personas. Fecha: sábado, 11 diciembre 2021

palomares-oliver-cambra-palau

Palomares y Oliver. Cambra al Palau (c) Foto Live Music Valencia

“¿Eres “franckista?”. Pues no, por supuesto, responde el interlocutor sorprendido. “Pues entonces no te va a gustar el recital”. Conversación del violinista Enrique Palomares poco antes del comienzo del recital que ofreció el sábado en L’Almodí junto con el piano cómplice y en absoluto “acompañante” de Franckistas en L’Almodí. Tanto monta, monta tanto en un programa de tantas exigencias para ambos instrumentistas, culminado con una radiante y dichosa versión de esa obra maestra del repertorio violinístico y de todos los demás que es la sonata que César Franck concluye en 1886, pero ya planeada 27 años antes, dedicada y estrenada por Eugene Ysáye.

Nadie que el sábado escuchara la versión que regalaron Palomares y Oliver podría no ser “franckista”, apasionadamente “franckista”. Sus cuatro movimientos, que son una reflexiva narración de la vida, con un luminoso último tiempo que dan ganas de volver a nacer, fueron revividos por ambos artistas con esa serenidad natural e implicación instrumental propia de los verdaderos artistas. No era música de cámara, era la felicidad contagiosa de dos músicos involucrados y fusionados en un único sentir, casi un solo instrumento conformado por las cuatro cuerdas del violín y las 88 teclas del piano. El concierto, “en memoria de Mariano Oliver”, fallecido pocos días antes y padre de Óscar Oliver, no podía rendir mejor homenaje que con el relato y canto a la vida que es la franckiana y nada franquista Sonata de César Franck.

Fue el final radiante de un programa todo él sobresaliente. De fuertes aromas franceses. Desde la revolucionaría y breve Sonata para violín que compone Debussy en 1917, al final ya de su vida singular, a la eclosión raveliana, personificada en su Segunda sonata para violín, compuesta solo diez años después de la de Debussy. Un abismo estético y vital de dos compositores tan frecuentemente vinculados cuando en realidad son tan diferentes como puedan serlo Falla y Albéniz. De la vaporosa libertad de Debussy a la milimétrica perfección raveliana. Versiones bien maduradas en las que nada hizo pensar que era la primera vez que Palomares y Oliver tocaban por primera vez ambas genialidades. Maestros a la primera. Maestros de primera.

Tres obras rotundamente geniales, definitivamente novedosas. Interpretaciones marcadas más por el sentir que por la acotación; por la intuición más que por el rigor inerte del pentagrama. El virtuosismo imprescindible y de alto voltaje que requieren estas tres sonatas capitales del repertorio violinístico quedó relegado a su función de soporte y servidor de la música. Enrique Palomares, concertino de la Orquestra de València desde 2001, hizo gala de su talento y raigambre violinística. La falta de ambición y el gusto entrañable por las raíces probablemente no sean ajenos a que su arte no haya querido involucrarse en el estrépito de una carrera de solista internacional.

Todo, después de este tricolor canto a la vida en tres sonatas, se prolongó fuera de programa con la sencillez de una cancioncilla de juventud de Debussy. Apenas contaba 18 años cuando compuso Beau soir, para voz y piano, sobre un poema de Paul Bourget. ¿Qué mejor que, al final, volver a la juventud? Aún quedaban veinte años exactos para que el verista Puccini estrenara, en 1900, Tosca y su Adiós a la vida. Justo Romero

Publicada el 14 de diciembre en el diario Levante

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

IBERM-22-banner-Yo-Yo-Ma-Kathryn-S-Beckmesser-250-x-250
banner.entradas-cndm

Calendario de conciertos en España

ABAO-Beckmesser_IPuritani_250x250px
banner-festival-premio-iturbi-22
OFGC-si_public_beckmesser_ofgc_2223.gif
banner-sinfonica-tenerife-t3
banner-palau-musica-valencia-entradas

calendario operístico 2022/2023

banner.oscyl-aboanate-22-23
banner-01-250x250px-otoño-soriano-2022
liceo-banners-abonat-22-23_250x250_cast