Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Critica: OSM: eclecticismo programado
Crítica: Beatrice Rana, Albéniz, Stravinsky y para qué más
Por Publicado el: 18/11/2019Categorías: En vivo

Critica: Feliz regreso, prometedor debut

Feliz regreso, prometedor debut

Orquesta de València. Solista: Borís Giltbug (piano). Director: Karel Mark Chichon. Pro­gra­ma: Obras de Martin i Soler, Liszt, Dzenītis y Stravinski. Lugar: Auditori del Palau de les Arts. Entra­da: Alre­de­dor de 1300 perso­nas. Fe­cha: 15 noviembre 2019.

Karel Mark Chichon

Apenas unos meses de su triunfal debut con la Orquesta de València -el pasado febrero- Borís Giltburg ha regresado, ya convertido en artista residente, para volver a dejar constancia de su pianismo brillante y singular con una versión muy personal y diferente del Primer concierto para piano de Liszt. Tuvo en esta ocasión el pianista ruso-israelí la fortuna de contar con el apoyo concertante del maestro Karel Mark Chichon (Londres, 1971), que en su primera actuación al frente de la formación valenciana ha desarrollado un concienzudo trabajo que ha cuajado en uno de los más meritorios conciertos de las últimas temporadas. Su descriptiva, enigmática y luminosa lectura de la suite de El pájaro de fuego queda como hito en los nutridos anales de la veterana formación titular del Palau de la Música.

Chichon, actual titular de la Filarmónica de Gran Canaria y maestro experto tanto en el arte operístico como en el sinfónico, planteó una lectura de abrasadores contrastes, con una expansiva gama dinámica para la que supo desarrollar y potenciar las posibilidades de una orquesta nutrida de maestros capaces de desarrollar un trabajo consistente y planificado. Como ocurrió recientemente con Pablo Heras Casado, los profesores de la OV se volcaron e involucraron antes los positivos estímulos llegados desde un podio que sabía lo que quería y cómo conseguirlo. Fue así que Chichon obtuvo una motivada prestación instrumental y artística muy superior a la acostumbrada en los últimos años.

El pájaro de fuego, la obra maestra absoluta, rotundamente vanguardista y eternamente fascinante que da a conocer Stravinski en 1910, se escuchó y sintió enaltecida por el inconfundible silencio que se origina cuando sobre el escenario se produce algo verdaderamente importante. Ni siquiera la acústica poco propicia del Auditori del Palau de les Arts pudo amortiguar el intenso impacto de la obra de arte cuando es animada por tan entregados servidores.

No fue la única maravilla de un programa variado e interesante, que se inició en plan camerístico con la interpretación de la fiel revisión y transcripción que el gran músico de Benaguasil Salvador Sanchis (solista de  fagot de la Orquesta de la Comunitat Valenciana) realizó de los divertimentos para viento de su paisano Vicente Martín i Soler, concretamente del cuarto de ellos. Ocho instrumentistas con Chichon a la cabeza desplegaron sonoridades y resaltaron su versatilidad para ofrecer una versión plena de gracia, ligereza y chispa clasicista, en la que asomó con estilo y transparencia la inconfundible impronta del creador de Una cosa rara.

El divertimento de Martín i Soler fue el preludio del Liszt arrollador de Giltburg, artista de fuerte personalidad que rompió clichés y referencias comunes para plantear su particular versión, que él conjuga con el virtuosismo absoluto que es marca de la casa (de Liszt y de Giltburg). Algunos desajustes resultaron inevitables, aunque podrían haber sido bastantes más de no mediar el oficio y la veteranía de una batuta tan ducha en estos menesteres acompañantes como Karel Mark Chichon, que, a la manera de Barenboim, optó por ubicar el triángulo junto al piano, dando así notoriedad al ya de por sí sustancial papel que cumple el instrumentito.

El surtido programa se completó con el estreno en València de Postludium.Ice, suerte de escueto poema sinfónico –dura apenas doce minutos- compuesto por el letón Andris Dzenītis (1978) en 2009, es decir, casi exactamente cien años después de El pájaro de fuego. Como en la obra maestra de Stravinski, Dzenītis despliega un muy cuidado uso de las gradaciones dinámicas. No es éste el único punto en común: ambas partituras confluyen igualmente en la efectiva administración de los recursos tímbricos que posibilita la opulenta plantilla orquestal, cuyos pentagramas transcurren en un largo crescendo en el que las texturas sonoras discurren en una atmósfera sugerente y enigmática –de nuevo la referencia de El pájaro de fuego-, “lenta y contemplativa”, según reclama el compositor en la partitura. Fue la guinda de una velada redonda en la que al regreso bienvenido de Giltburg se añadió el aliciente del debut prometedor de un maestro que, a tenor de lo visto, oído y hablado el jueves, está llamado a frecuentar el hoy cuestionado podio de la Orquesta de València. Justo Romero

Publicado en el diario Levante el 16 de noviembre de 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023