Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Critica: La Séptima sinfonía de Brahms con Liebreich
Joven-Orquesta-y-Coro-de-Euskal-ErriaCrítica: Joven orquesta y coro de Euskal Herria en el Teatro Victoria Eugenia
Por Publicado el: 14/01/2023Categorías: En vivo

Crítica: Nuno Coelho dirige la Joven Orquesta Nacional de España

Juventud a toda vela

Obras de Dvorák, Stravinski y Beethoven. Joven Orquesta Nacional de España, JONDE. Director: Nuno Coelho. Auditorio Nacional, 12 de enero de 2023.

concierto en el Auditorio de Madrid el 12 de enero de 2023

La JONDE, creada en 1983, y curo primer director musical y artístico fue Edmón Colomer, es un rico crisol en el que se han formado y forman futuros instrumentistas. Su actual directora artística es la violinista y docente Ana Comesaña Kotliarskaya, quien sale a la palestra de vez en cuando para ejercitarse y mostrar las calidades de sus trabajo. Viaja en estas semanas de la mano del joven portugués Nuno Coelho (Oporto, 1989), titular actual de la Sinfónica del Principado de Asturias, con el que ha actuado en Madrid en el concierto que reseñamos y que ha puesto en evidencia la excelente forma de la agrupación. A la vez que ha mostrado las virtudes del maestro, hombre menudo y de corta estatura, pero que se crece sobre el podio hasta extremos insospechados.

Exhibe una muy buena técnica de batuta, clara, ágil, precisa, imantadora y corajuda. Marca en todos los planos con notable fogosidad y se hace ver. Los músicos no le quitan ojo. Es cierto que ha de templarse, tranquilizar su agitación permanente, apaciguar su nerviosa “maniera”. Buscar en mayor medida el “legato” y las distintas formas de “rubato”, planificar con más sapiencia y conseguir la sonoridad ideal y propia de cada composición. El programa ofrecido desde luego no era nada fácil.

Comenzaba con la oscura, sinuosa y poco prodigada obertura de “Otello” de Dvorák, que se inició bien, de forma pausada y con una tímbrica muy apropiada. Luego apreciamos la buena pintura de los momentos más dramáticos y, particularmente, la precisión de los ataques, controlados por un gesto seco y conminativo. “El pájaro de fuego” de Stravinski (versión de 1919) tuvo una adecuada atmósfera, evanescente y asordinada en una cautelosa y bien declinada “Introducción”. Luego buen juego tímbrico en la “Ronda de las princesas”. La “Danza infernal de Kastchei” tuvo un correcto desarrollo rítmico y una muy relativa claridad. Coelho supo otorgar el adecuado aire pausado y balanceante a la “Berceuse” y estableció un acusado contraste con el “Final”, donde nos parecieron demasiado secos y fustigantes los acordes masivos. Cierre esplendoroso tras un conseguido silencio.

Para cerrar, nada menos que la “Sinfonía nº 3”, “Heroica”, de Beethoven, dirigida con buen pulso y dinámicas bien estudiadas; y con casi total ausencia de lirismo. Un poco, para entendernos, en la imaginaria estela de Toscanini. Perfiles claros en general y sabor agreste. En la reexposición, luego de un desarrollo (gigantesco, como se sabe) bien trabajado, hubo numerosas borrosidades y la coda, bien impulsada, con nervio y mucha tralla, quedó algo confusa. Destacamos en la “Marcha fúnebre”, bien construida, la buena mano en los pasajes fugados.

Ritmo bien establecido en el “Scherzo”, con tres trompas formidables. Sus nombres: Marta Montes, Cristina Cortés y Jesús Díez. Las variaciones del “Finale” sobre el tan conocido tema trabajado por Beethoven en tantas ocasiones, quedaron generalmente bien perfiladas, aunque no todo fue claro. Las maderas quedaron sepultadas más de una vez. Abundantes cambios de “tempo”, bien destacados. Mucha lentitud de la buena en la gran perorata con el motivo central por todo lo alto, excelentes subrayados de la intensa cuerda en la coda, a falta, en cualquier caso, de una nitidez mayor.

Gran éxito, vítores y bravos de la concurrencia que casi llenaba la sala, y dos propinas marchosas a toda pastilla: el final de la Obertura de “Guillermo Tell” de Rossini y el Preludio de “La boda de Luis Alonso” de Giménez, en los que se lucieron los fogosos instrumentistas en su seguimiento de la fustigante y desbocada batuta. ¡Y qué habilidad la suya para pasar, limpia y vertiginosamente, las páginas de las partituras! Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023