Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Infundios sobre Helga Schmidt
Dibujos-de-reyes-magos-de-oriente-8Nuestra carta a los Reyes Magos
Por Publicado el: 22/01/2015Categorías: Artículos de Beckmesser

El caso Schmidt

                                                                             EL CASO SCHMIDT


Palau Arts 3

Hace justo ahora quince años que Helga Schmidt fue contratada por Eduardo Zaplana con el único objetivo de abrir el Palau de les Arts, entonces en construcción. Era enero de 2000. El teatro fue inaugurado por Doña Sofía en octubre de 2005 con Roberto Alagna, Angela Gheorghiou, Carlos Alvarez y Lorin Maazel. No fue fácil ya que la intendente no tuvo capacidad de contratación alguna hasta seis meses antes de dicha fecha, porque las obras se iban retrasando alterando los muchos proyectos que planeaba. Algo similar a lo sucedido con Ros Marbá en el Teatro Real, sólo que Schmidt es una mujer de enorme coraje que ha aguantado el tipo lidiando con las muchas zancadillas que se ha ido encontrando en el camino. No sólo zancadillas de personas, sino también imprevistos como el hundimiento del escenario, la inundación del mismo o recientemente la caída del trencadis. Ella fue capaz de mantener la actividad a pesar de que otros llegaron a querer tirar la toalla.

Puso una condición imprescindible para asumir el cargo: la creación de una orquesta de nivel que permitiese la llegada de grandes directores y la colocación artística del teatro a nivel internacional. En aquellos años no había crisis y se le dejó amplio margen presupuestario. Al fin y al cabo lo que se hiciese artísticamente en el Palau de les Arts había de estar a tono con la arquitectura de la Ciudad de la Imagen. Fichó a Lorin Maazel como director musical del teatro y a Zubin Mehta como director musical del Festival del Mediterraneo y, con el primero, se recorrió medio mundo realizando audiciones para crear la gran orquesta que tuvo –aún tiene- el teatro. Todo eso ciertamente costó dinero, pero siempre contó con el beneplácito de la Generalitat para ello. Hubo muchos momentos difíciles, pero ya se sabe que las medallas siempre se las ponen los políticos y las desgracias se imputan a quienes no lo son. Cumplió con lo que se le encargó: abrió el teatro, creó la mejor orquesta del país y en las biografías de los artistas en los programas de mano de la Scala, Metropolitan o Munich aparecía el Palau de les Arts como lugar en el que habían cantado. El Palau estaba en los circuitos.

Helga Schmidt es responsable artística del teatro y la Generalitat siempre puso a su lado una persona para acompañarla como responsable de la administración. Jamás tuvo firma ella sola. Siempre existieron dos firmas. Hubo varios responsables administrativos, colocados no por sus capacidades sino por otras consideraciones y ello no le facilitó las cosas a una persona como Schmidt, muy dada a acaparar las decisiones y poco a delegar, más aún si no tenía a quien.

Algunas de estas personas llegaron a la deslealtad e intentaron a provechar momentos difíciles para intentar subir en la escala jerárquica de la sociedad valenciana. En un momento determinado, ya en los inicios de la crisis, Schmidt le exigió a Maazel una reducción de sus honorarios, ya que la orquesta estaba formada y su tarea era menor. Lorin Maazel no aceptó y encontró una salida en Qatar. La intendente buscó un sustituto, que le vino recomendado por Barenboim y Domingo. No fue ciertamente una buena decisión la contratación de Meir Wellber. La entonces inmadurez del hoy internacionalmente colocado director causó muchos problemas. Al poco de su fichaje volvió a aparecer en escena Maazel. Le había fallado Qatar y quiso regresar. Era imposible y se enfadó. Hay tres críticos de peso que pueden dar testimonio de una tensísima situación en el camerino de Schmidt por el trato desagradable del maestro a la intendente al término de una premier. Wellber se percató de las intenciones de Schmidt de prescindir de él y se alió con una de las personas administrativas colocadas por la Generalitat para intentar un golpe de estado en el Palau por el que él seguiría como titular musical, un amigo como director artístico y la persona administrativa en cuestión como intendente. El golpe fracasó.

meir wellber

Schmidt trató de fichar a Chailly tras la salida de Wellber, pero la filtración de su contrato en la prensa local, que provino de donde provino, enfureció al maestro y se echó atrás en una decisión que tenía prácticamente tomada.

Al presidente de la Generalitat le llegó un día la noticia de que la consejería quería prescindir de Schmidt por su elevado sueldo. Ella ganaba entonces una cifra algo superior a los 150.000€. Mortier en el Real percibía más de 250.000€ y Lissner en la Scala alcanzaba el millón, pero en Valencia nadie podía ganar más que el presidente. Ella accedió a rebajarse honorarios hasta algo menos de 70.000€. No hay en el mundo responsable artístico de teatro del nivel del Palau que gane sólo esa cifra. También hay que decir que el mal de “ganar menos que el presidente” ha alcanzado otros lugares como Donostia e incluso Madrid.

Mucho se ha escrito de dispendios económicos, a veces con razón y a veces no. Hubo mucho gasto porque la Valencia musical también estaba en tracas, pero cuando llegaron las vacas flacas el Palau se apretó el cinturón. De los grandes divos se pasó a figuras prácticamente desconocidas, pero capaces de mantener un alto nivel artístico. Así conocimos en Valencia muchos cantantes que, como María Agresta, están hoy en candelero.

Se ha acusado a Schmidt de alojarse en hoteles de lujo. Lo hace habitualmente, pero ella asegura tener los justificantes de pago de la diferencia a los hoteles habituales de cuatro estrellas. También ha explicado públicamente que en ocasiones esas facturas no correspondían sólo a alojamiento sino que incluían alquileres de salas para audiciones.

Mayor importancia podría tener el supuesto déficit acumulado del teatro, pero no estamos ante un déficit de gestión. El patronato del Palau de les Arts ha aprobado anualmente unos presupuestos que luego no se han cumplido por la parte de los ingresos. El teatro paga un canon a la Ciudad de las Artes, cuyo importe había de serle integrado a través de la consejería, mas finalmente tal importe no ha llegado.

Helga Schmidt llora

En fin que, como ven, las cosas no son fáciles. De hecho son aún mucho más complicadas y tiempo habrá, si llega el caso, de profundizar en ellas. El caso es que ahora se acusa a Schmidt de cobrar comisiones de hasta 508.000€ por las contrataciones artísticas. Absolutamente falso. Aclarémoslo.

La parte administrativa encargada de conseguir patrocinios no lograba cumplir objetivos. Ante ello, un grupo de empresarios acordó con el beneplácito de las más altas instancias la constitución de una sociedad que se encargase de la financiación por patrocinios, percibiendo una comisión entre un 10 y un 30% por las recaudaciones que alcanzase. El asunto no tiene hasta aquí nada de escandaloso. En otras ciudades del mundo se funciona así y no sólo con la sociedad civil. De hecho hay intendentes en cuyos contratos figura una parte de remuneración en concepto de comisión por los patrocinadores que ellos aporten. Alexander Pereira es perfecto ejemplo de ello. La sociedad, constituida en 2008, se denominó Patrocini de les Arts y Schmidt no ha poseído una sola acción de la misma. Se le pidió a la intendente su incorporación al consejo de administración a fin de que los posibles patrocinadores viesen una presencia institucional en la empresa que favoreciese su confianza. Junto a ella, y por el mismo motivo, entró el presidente del Consell Juridic. Un año después la asesoría legal del propio teatro aconsejó la salida de ambos de la sociedad para que nadie pudiese interpretar que podía haber un conflicto de intereses y ambos siguieron el consejo. Por tanto la señora Schmidt no pudo llevarse comisiones a su bolsillo, dado que no era accionista de la empresa. Todo ello fue analizado en su día por la Intervención de la Generalitat, sin encontrar irregularidades destacables.

La intendente estaba enferma en cama –lo sigue estando- cuando apareció en prensa la acusación. Quiso convocar inmediatamente una conferencia de prensa para aclarar todo el asunto pero, al parecer, la superioridad se lo impidió, como también supuestamente paralizó durante horas el comunicado de prensa que finalmente redactó Schmidt en el que anunciaba la presentación de una querella contra el diario que publicó la noticia. Al parecer ha solicitado un acto de conciliación para que, por vía amistosa, este diario proceda a retractarse o, en caso contrario, seguirá adelante con la correspondiente querella.

domingo y schmidt

Al asunto no han ayudado las aparentemente tímidas declaraciones de Plácido Domingo al respecto en Salamanca, aunque realmente no han sido tan tímidas, sino que han sido utilizadas resaltando lo que ha convenido al medio que las ha publicado.

EUPV –la Izquierda Unida local- ha preguntado al Consell en las últimas horas por qué no ha sancionado a Helga Schmidt. Ello supone ya claramente la utilización del nombre de la intendente para la lucha política de cara a las próximas elecciones. Hay quien asegura que en el desmembramiento del propio PP en la comunidad valenciana se encuentra también el origen del calvario que, sin comerlo ni beberlo, padece la intendente hasta el punto de ser retenida.

Uno se pregunta, con lo claro que parece todo a quien lo conoce, por qué desde la Generalitat no se es más contundente en la defensa del honor de su intendente en vez de desalojarla de su cargo hasta que se aclare una situación que la Generalitat sabe perfectamente cual es. Lo más probable ahora es que Helga Schmidt se marche a su casa italiana a recuperar su salud y que el Palau de les Arts acabe en una traca de diez espledorosos años artísticos. En cualquier caso parece acabada una etapa. Al parecer será sustituida por David Livermore. Beckmesser

operarios-retirado-trencadis-Palau-Arts_EDIIMA20140128_0434_5

En el siguiente enlace encontrarán más sobre este asunto: Infundios sobre Helga Schmidt

2 Comments

  1. Recuerdos Pasados 20/01/2015 a las 11:58 - Responder

    Imagino que ya se habrá enterado Usted que la Policía está registrando en estos momentos el Palau de les Arts. Le agradeceremos que informen ustedes, tan detalladamente, como han hecho hoy. Gracias

    http://www.lasprovincias.es/politica/201501/20/policia-registra-palau-arts-20150120103339.html

    http://www.levante-emv.com/cultura/2015/01/20/policia-registra-palau-les-arts/1214707.html

  2. Estrella Estévez 21/01/2015 a las 08:52 - Responder

    Pues mire: si en otros sitios las cosas funcionan así y los intendentes cobran comisiones, derrochan dinero y tienen sueldos estratosféricos, que lo arreglen, porque también está mal. Muy mal. Y sí señor, me parece escandaloso. Y además, si eliminas un departamento de gestión de patrocinio para crear una empresa privada en la cual participas y que se lleva comisiones… Ni te cuento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa