Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Minkowski con la ONE, popular pero infrecuente
Un “Fausto” con altura de miras
Por Publicado el: 06/02/2009Categorías: Crítica

Kavakos, Eschenbach y Filadelfia, impresionante Sibelius

Ciclo de Ibermúsica
Filadelfia, impresionante Sibelius
Obras de Schönberg, Sibelius y Prokofiev. Leonidas Kavakos, violín. Orquesta de Filadelfia. Christoph Eschenbach. Auditorio Nacional. Madrid, 5 de febrero.
¡Qué enorme pérdida va a suponer para la Orquesta de Filadelfia el fin de los días de Christoph Eschenbach como titular y su sustitución por Charles Dutoit! La agrupación de la que fueran titulares Stokowski, Ormandy, Muti y Sawallisch sigue sonando espléndidamente, con una admirable homogeneidad en todas sus secciones y una personalidad americana que no deja dudas. Pudimos admirar su solidez como conjunto de cámara en la siempre difícil “Kammersymphony n.1” de Schönberg y, como gran orquesta, en una versión vibrante de la “Sinfonía n.5” de Prokofiev.
Sin embargo lo más sorprendente del dilatado programa fue la lectura del “Concierto para violón” de Sibelius. ¡Qué contraste la audición sucesiva de las dos partituras, casi coetáneas, de Shönberg y Sibelius! La demostración de dos genialidades que, en un mismo tiempo y diferentes espacios, supieron escribir dos autores por sendas marcadamente diferentes. Leonidas Kavakos (Atenas, 1967) y Eschenbach ofrecieron la versión de tempos más pausados que he escuchado, con un segundo movimiento en el que parecía pararse el tiempo y, sin embargo, no se desmoronaba la obra. Como si Celibidache hubiese resucitado. Gran interpretación del solista que fuese el primero en grabar la versión original de la partitura, delicada y al tiempo poderosa, trasparente, con un sonido precioso… Y tuvo la suerte de contar con el gran acompañamiento de Eschenbach, que le dejó tocar y cantar sin apagarle un solo momento. Los bravos surgieron espontáneos e impulsivos. Un gran concierto. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa