Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Karita Mattila, quien tuvo retuvo
Halffter resalta el ocaso de la Maestranza
Por Publicado el: 06/05/2016Categorías: Crítica

Lewis: De la introspección a la turbulencia

DE LA INTROSPECCIÓN A LA TURBULENCIA

Obras de Schubert, Brahms y Liszt. Paul Lewis, piano. Auditorio Nacional, 3-5-2016. 21 Ciclo Grandes Intérpretes. Scherzo-El País.

Paul_Lewis_

            Este pianista de Liverpool (1972) concurrió en sus años mozos a la primera convocatoria de Jóvenes Instrumentistas que organiza la revista Scherzo y que va ya por su edición número 14. Un dato que no se recoge en la biografía del programa de mano. Pero a los que peinamos –ya pocas- canas se nos viene a la memoria la buena disposición, el criterio y la seriedad de los que en aquel momento hizo gala este instrumentista recién cumplidos los 28.

            Esas cualidades, claro, han acrecido con el tiempo y hoy Lewis se nos muestra un artista sereno, firme, seguro, aplomado, de sólidas bases musicales y una técnica muy acabada fundamentada en la variedad de ataques, la exactitud de digitación, la calidad del sonido, propiciada por un juicioso empleo de los pedales, y la flexibilidad del fraseo. El espectro es muelle y oscuro, redondo y acolchado, sin estridencias; ni siquiera en pasajes turbulentos, como los que alberga la “Sonata Dante” de Liszt, tocada de manera fulgurante, abierta con secos y perentorios acordes, abundosa en escalofriantes octavas y tormentosas escalas, sólo pasajeramente borrosas Límpidos trinos y elegante y tranquila “cantabilità” en los instantes de más arrebatado lirismo.

            Lewis nos brindó en el resto del recital, como contraposición, unas recreaciones sentadas, de trazo severo pero de cálidos reflejos, instrospectivas y maduras, las propias de un instrumentista en sazón, aquí sí muy controlado, que mira hacia adentro en busca de la expresión más auténtica. Así pudimos escuchar una juvenil “Sonata D 575” de Schubert a media voz perfectamente regulada de “tempi” y dinámicas, coloreada y provista del deseado aire danzable. Fue admirable la manera en la que el pianista supo atemperar y diferencias los planos, cantar y ligar las frases de las “Cuatro Baladas op. 10” de Brahms, a las que se aplicó ese inaprensible sentido de lo legendario, de lo evanescente. Adornos discretos y rasgos pictóricos del mejor estilo. Cristalino fraseo y refinamiento nada artificial, claroscuros muy sutiles en los “Cuatro Intermezzi op. 117” del mismo compositor. El Schubert ofrecido como bis se situó en el mismo plano de exquisitez. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22