Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

EL ORFEÓN PAMPLONÉS ARRANCA ESTA NOCHE SU GIRA AMERICANA
Joan Sutherland, soprano La más “stupenda” voz del siglo
Por Publicado el: 14/10/2010Categorías: En la prensa

Lo último de Rosa Torres-Pardo

Lo último de Rosa Torres-Pardo
Forum Clásico

Una multitudinaria reunión de amigos, críticos y periodistas, directivos de la cosa musical y la industria discográfica, políticos y demás asiduos a las presentaciones de productos culturales tuvo lugar el 5 de octubre, en el lugar más emblemático para la cultura de la ciudad de Madrid, la Residencia de Estudiantes.

Se compartió allí, con una naturalidad que no suele ser lo más propio de estos actos, el nacimiento de un disco. Pero no de un disco cualquiera, sino de una grabación que quiere encerrar el –en los tiempos que corren para el disco- más perseguido y ambicionado deseo de todo buen creador: que el producto trascienda a su consumidor natural, para ocupar un espacio en el que aquél pueda convivir a gusto con un nuevo público, neófito en materia de música clásica pero dispuesto a disfrutar de forma inteligente de lo bueno aun para él desconocido. El acto gozó, en ese sentido, de una extraordinaria funcionalidad y de una encomiable eficacia.

En la dilatadamente representada mesa figuraron el periodista Iñaki Gabilondo, que actuó de maestro de ceremonias; el alcalde de Madrid, impenitente aficionado a la buena música, Alberto Ruiz Gallardón; el -entre otras cosas- compositor Emilio Aragón; un representente del sello dicográfico para el que se ha grabado el disco, Alex Sánchez, y, junto a la gran protagonista del registro, la pianista madrileña Rosa Torres-Pardo, un miembro del Cuarteto Assai, también presente en la grabación. Y de manera absolutamente infrecuente, el acto no pesó; al contrario, fue dinámico, entretenido, versado e informativamente muy intereante. Sin duda fue así porque en el centro de todo estuvo en todo momento –dirigiendo y organizando- un auténtico monstruo de la comunicación y del periodismo oral. Gabilondo no se conformó con ir dando paso a cada uno de los pesonajes allí congregados para que “vendiera” su idea, sino que estableció un diálogo entre ellos que alcanzó momentos entrañables y simpáticos pero también sustanciales y de altura tertuliana. El edil madrileño volvió a exhibir su cultura, buen gusto, preparación y capacidad comunicativa, y, por su parte, Emilio Aragón (que participa en el disco con un encargo personal de Torres-Pardo) se mostró cercano, afable y modesto, no en vano comparte en el disco cartel con autores de enorme peso. Rosa Torres-Pardo y Joaquín Ruiz (violonchelo del Cuarteto Assai) mostraron su entusiasmo ante el producto, cuya realización ténica calificaron de excelente. El acto finalizó en los jardines de la Residencia, donde los asistentes disfrutaron de la soleada mañana, tomando una copa de vino.

Pero naturalmente, el centro,el verdadero centro de todo el acto ha de situarse en el contenido del disco, así como en el interés de sus interpretaciones. Resulta bastante evidente que tras él está la mano de Rosa Torres-Pardo, una señora auténtica señora del piano cuando se pone seria, o un torbellino irrefrenable a la hora de pensar en los intereses de un público –con aficiones clásicas y menos clásicas- que empieza a estar un poco aburrido de escuchar lo mismo de siempre. Y no hablamos de fusiones o fórmulas que sirvan par facilitar; hablamos, lisa y llanamente, de elección de repertorio, y en una clave muy seria, sin necesidad –y lo que es más importante, deseo- de hacer concesiones gratuitas o espurias. Éste es un disco fenomenal en todo, y por todo, a la cabeza de cuyo ´todo´ hay que situar la música seleccionada, muy inteligentemente seleccionada, y con un gusto exquisito. Son siempre músicas de ida y vuelta, se podría decir acudiendo al tópico, pero habría que añadir que, no como en otros casos, los más abundantes, de muy pensada, elaborada y trabajada ida, para una vuelta llena de nuevas sugerencias sonoras y rítmicas, seguramente esas que tanto pueden atraer a los nuevos públicos.

El cincuenta por ciento del disco está dedicado a Piazzolla; acaba y empieza con su música, un recorrido por sus estacione porteñas, cuatro obras maestras absolutas, entrelazadas con dos piezas igual de fundamentales pero mucho menos conocidas: Coral y Tangata, para cuareto de cuerda (sendos arreglos del primer violín del Cuarteto Assai, Reynaldo Maceo). En el resto de la grabación se exploran repertorios paralelos, por ejemplo Albéniz, de quien se incluye el famoso Tango, en la doble versión de piano y de violín y piano, con la estupenda idea de entrelazarlas. O también trabajos de Ernesto Halffter ( la no menos transitada Habanera, música refinada y preciosa donde las haya), Juan José Ramos (el espléndida y retrancada Milonga sureña), dos maravillas de Ignacio Cervantes, Adiós a Cuba e Ilusiones perdidas, o las Tres danzas argentinas op.2 de Alberto Ginastera, seguramente una música que pasará más inadvertida, pero con toda probabilidad la mejor música de todo el disco. Con todo, la sorpresa del mismo viene de la mano de la obra de Emilio Aragón, Acullá, un quinteto para cuerda y piano muy bien construido, de una importante solidez camerística, muy atractivo rítimica y armónicamente y de una expresividad contagiosa y entusiasmante. Esta obra sí suena a fusión, en el buen sentido. Porque nos arrastran sus reminiscencias caribeñas, pero nos puede recordar tambien los mambos que suenan en las estrechas calles del Wets Side neoyorquino.

El disco está muy bien grabado, no en vano ha quedado en manos de Universal Music, cuya división en España se ha encargado del asunto. Pero, por encima de las calidades técnicas, lo más resaltable es la interpretación al piano de Torres-Pardo, pero no solo de Torres-Pardo, sino del Cuarteto Assai y el contrabajista Manuel Valdés. Todos están sensacionales, aunque es de justicia destacar el pianismo de la madrileña, que cada día toca mejor y es mejor y más madura intérprete.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023