Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Estella: música antigua en un marco de ensueño
Traca final en el Festival de Santander
Por Publicado el: 28/08/2017Categorías: Noticias

Netrebko: «Mi voz cambió cuando nació mi hijo»

Netrebko: «Mi voz cambió cuando nació mi hijo»

Anna Netrebko ha estrenado Aida este verano en Salzburgo y, cual Isabel Preysler del mundo de la ópera, ha sacado al mercado un nuevo servicio de té diseñado por ella misma que se compone de tetera, azucarero, jarrita de leche, platito y taza, todo realizado en San Petersburgo y en una edición limitada, sólo para muy fans aficionados a las buenas costumbres británicas.

Nacida en Krasnodar, Rusia, y defensora a ultranza de Putin, la soprano es ya ciudadana del mundo, recordemos que, desde 2016 es austríaca de pura cepa.

Es la nueva diva, de hecho la revista Time la ha considerado el músico más influyente de la actualidad, y sus visitas a los grandes teatros del planeta se convierten matemáricamente en un acontecimiento del que todos tenemos que estar pendientes.

Este año su vida musical ha estado plagada de estrenos: Elsa de Lohengrin en San Petersburgo con Gergiev, que luego repitió en con Thielemann en Dresden, Giovanna d’Arco en La Scala con Chailly, rol por el que recibió once minutos de ovación, Adriana Lecouvreur con Gergiev, que repetirá este noviembre en Viena con Pidò, además de la Aida de Salzburgo.

Esta próxima temporada también tendrá que estudiar nuevos papeles, entre ellos la Maddalena di Coigni de Andrea Chenier, que debutará en La Scala con Chailly en una nueva producción de Martone, Tosca bajo la direccióin artística de David McVicar en el Met con el maestro de Billy, que más tarde cantará en Munich… Además de repetir la Lady Macbeth en Londres y Berlín, que, como diría aquel, no es «moco de pavo».

Su voz asciende la escalinata hacia los papeles dramáticos e intentamos saber, a través de sus declaraciones, cómo ha hecho esta «superwoman» para pasar de Susanna a Tosca, de Adina a Elsa, en un corto espacio de tiempo, cosa que, para la gran mayoría de las sopranos, es misión imposible. Y parece que todo tuvo que ver con el nacimiento de su hijo, en 2008:

«Mi voz cambió definitivamente cuando nació, pero aún puedo cantar mi repertorio anterior. En cualquier caso, ya no es algo interesante para mí, puesto que ya lo he hecho y pertenece a mi pasado. Quería probar cosas nuevas. He cumplido años, podría decir que con ello me he hecho más sabia. Naturalmente mi voz ha cambiado y ahora me van mejor otros roles».

Estas declaraciones se las hizo al periodista Peter Bleha cuando todavía tenía en mente cantar en Londres y Nueva York la Norma, compromisos que canceló en abril del pasado año esgrimiendo a The Sunday Times: «Abrí la partitura y honestamente, no pude ni siquiera terminar de escuchar la ópera. Estoy siendo honesta con usted. No me gusta esa música, no me produce ningún interés. No me gusta el rol. Lo he intentado, de veras, porque el proyecto era muy importante, pero al final me dije «no puedo, mi corazón no está allí», y si no está allí no puedo hacer nada especial por cantarlo. Esa es la razón por la que lo cancelé».

Parece por sus declaraciones que el secreto estuviera en rotar roles que estrena con roles que conoce estupendamente: «Llevo cantando más de 20 años y si no me hubiera arriesgado no habría progresado nada. También cuando empecé cantaba roles que no eran apropiados para mí en ese momento, y no estaba preocupada por ello. Lo que nunca he querido hacer es cantar partes difíciles como las de Traviata o Lucia di Lammermoor tres años seguidos sin descanso. Siempre he combinado los roles más complicados con los que me son más fáciles a lo largo de mi carrera. Y creo que esa combinación entre diversos estilos y diferentes niveles de dificultad es lo que me ha ayudado en el desarrollo de mi voz».

«Al elegir papeles siempre sigo mi intuición. Siempre puedo decir o sentir si soy capaz de cantar una parte o no. Otra cosa que me importa mucho es si la obra me gusta o no. Así que basándome en estas dos premisas tomo la decisión de seguir o no adelante con un papel. Pero reconozco que esto es siempre muy arriesgado, porque nunca sé si finalmente podré hacerlo».

Tras un verano en el que ha empapelado Istagram de simpáticas fotos con su marido esperamos que ya haya abierto las partituras y le hayan gustado las obras… más que nada porque seguramente tendrá todas las funciones vendidas.

https://www.youtube.com/watch?v=hIi6m1dz5iw

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22