Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Natalie Dessay en El Baluarte con un concierto de añoranzas
Kissin en Madrid: diáfano y caluroso
Por Publicado el: 19/11/2014Categorías: Crítica

Noches de misterio en la ORCAM

Temporada de la ORCAM

Noches de misterio

Obras de C. Del Campo y Mendelssohn. L.Casariego, G.Peña, G.Bermúdez, C.Alcedo, F.Nieto, P.Adarraga. Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid. V.Pablo Pérez, director. Auditorio Nacional. Madrid, 17 de noviembre

Una de las cosas que más hay que agradecer a los ciclos de la Comunidad de Madrid es la originalidad de sus planteamientos programáticos desde los tiempos de José Ramón Encinar. El concierto de esta semana fue buena muestra de ello, con dos obras absolutamente infrecuentes, desconocidas para el 99% de los asistentes, en cuta programación existía además coherencia. De un lado por el tema de las dos obras tocadas – “La flor del agua” de Conrado del Campo y “La primera noche de Walpurgis” de Mendelssohn- presentaba en común el de esas noches misteriosas que tanto han atraído a literatos y compositores. De otro porque permitía economizar medios, con solistas que podían repetirse en ambas.

Del Campo sigue siendo un compositor desconocido a pesar de que en tiempos, un tanto exageradamente, se le apodase como “el Strauss español”. La música de la zarzuela escrita en 1909 y estrenada cinco años más tarde está lejos de la straussiana e incluso de aquella “Consagración de la primavera” que se estrenaba escandalosamente en París por las mismas fechas. Tampoco esto quiere decir que carezca de interés, que lo reúne más en los pasajes musicales que en los vocales, ya que estos últimos no acaban de levantar el vuelo ni en la romanza del príncipe disfrazado de juglar. Por cierto que el libreto posee un cierto paralelismo con el de “Tristán e Isolda”, aunque aquí el final resulta feliz. Obviamente no es tan larga como aquella, pero incluso le sobran algunos minutos.

Más lograda es “La primera noche de Walpurgis”, un cuento de cristianos y druidas de un autor joven pero que ya era en estado puro el Mendelssohn conocido. Amplios corales, algún notable pasaje orquestal y gratos números vocales a cargo de soprano, tenor y muy especialmente barítono componen una partitura que se escucha con sumo agrado.

Victor Pablo Pérez se mostró especialmente afortunado en Mendelssohn, mientras que en del Campo le sobraron decibelios. Entre los solistas se lucieron más las voces masculinas de Gustavo Peña y Gabriel Bermúdez, éste con una voz que gana peso con el paso del tiempo. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa