Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimos comentarios

Últimas 20 entradas

Kaufmann-debut-verona-twitterJonas Kaufmann debuta en Verona
joel-sandelson-premio-karajanJoel Sandelson, premio concurso Karajan
Por Publicado el: 12/08/2021Categorías: Colaboraciones, Noticias

Obituario de Gianluigi Gelmetti: Maestro de Maestros, por J.M. Pérez Sierra

Gianluigi Gelmetti: Maestro de Maestros

Cuando hablamos de la carrera de Gianluigi Gelmetti, inmediatamente nos damos cuenta de estar ante uno de los directores de orquesta más importantes del último medio siglo. Nacido en Roma en 1945, apenas adolescente ingresó en la Accademia Chigiana para estudiar guitarra con nuestro gran Andrés Segovia y dirección de orquesta con Sergiu Celibidache y Franco Ferrara, comenzando rápidamente una fulgurante carrera, siendo casi un niño prodigio. Berliner Philharmoniker, Wiener Philharmoniker, London Symphony… son sólo algunas entre el centenar de orquestas que marcaron su imparable actividad internacional. Fue director musical de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Stuttgart entre 1989 y 1998, del Teatro de la Ópera de Roma (2000-2009), de la Orquesta Sinfónica de Sidney (2004-2008) y de la Orquesta Filarmónica de Montecarlo (2012-2016), que le nombró Director Honorario Vitalicio.

Músico de enorme cultura y poliédrico donde los hubiera (su repertorio iba del barroco a Wagner, del settecento napolitano a Mahler, de Mozart a Nino Rota o Varese) se dedicó con especial esmero al redescubrimiento de títulos prácticamente desconocidos en nuestro tiempo: Marie Victoire y La Fiamma de Respighi, o Sakùntala de Alfano son buena prueba de ello. Tampoco podemos olvidar su fundamental contribución a la renaissance de la ópera seria rossiniana: sus memorables versiones de Tancredi, Maometto II, Otello o Guillaume Tell ayudaron de manera determinante a restituir estos títulos en el repertorio después de un siglo de olvido.

Gianluigi-Gelmetti

Compositor, director de escena… Es sencillo encontrar información sobre todas las facetas de este fascinante artista. Pero a mí me gustaría hacer hincapié en aquella que el gran público conoce menos: su ingente legado como docente de directores, Maestro de Maestros.

En las últimas décadas se ha puesto de relieve (con total justicia) la figura de algunos Maestros ligados a jovenes directores emergentes. Incluso, apenas aparecía un segundo o tercer alumno interesante, se hablaba de “conductor makers” (hacedores/creadores de directores). Pues bien, puedo afirmar sin temor a equivocarme que el auténtico “conductor maker” de nuestra época es Gianluigi Gelmetti.

Durante sus 18 años al frente del curso de dirección de la Accademia Chigiana de Siena pasaron por sus manos más de 500 alumnos, de los cuales hoy se nutren todos los teatros y orquestas del mundo. En el panorama actual, es difícil encontrar un director importante por debajo de los 50 años, en cuyo curriculum no figure la frase “estudió en la Accademia Chigiana con Gianluigi Gelmetti”. Podríamos decir que Gelmetti ha dejado su impronta en toda una generación de directores, del mismo modo que lo hicieron sus maestros, Celibidache y Ferrara.

Su formación con estos dos colosos de la docencia directorial, unido al trabajo que realizó más tarde con el mítico Hans Swarowsky, seguramente fue lo que hizo de Gianluigi Gelmetti un docente extraordinario. Poseedor de un talento cautivador, una agudísima inteligencia, intuitivo, constructivo y mordaz a la vez, nunca buscó crear “clones” a su imagen y semejanza, sino profundizar en la personalidad y en las características de cada alumno para luego extraer lo mejor, lo único e irrepetible que pudiera tener cada uno.

Fue, cómo no, en la Chigiana donde tuve la inmensa suerte de cruzar mi camino con el de Gelmetti. Pocas veces en mi vida me he sentido más exigido, más presionado… y más querido y ayudado, al mismo tiempo. El Maestro Gelmetti sabía llevarte al límite, y al mismo tiempo darte (o mejor dicho, enseñarte a buscar) los elementos necesarios para superar ese límite en pro del siguiente desafío. No era sólo un gran profesor de dirección: era también un magnífico “preparador” de directores. Sabía exactamente lo que hacía falta para subir a un podio (tanto a nivel musical como humano) y sabía exactamente cómo motivarte para alcanzarlo. Sin su influencia fundamental y su sabio consejo, hubiera sido muy difícil afrontar con garantías esta profesión, que es sin duda una de las más bellas que existen, pero también una de las más duras.

Gracias a Gelmetti entablé una fraterna amistad con Antonino Fogliani. Nuestra hermandad en la música y en la vida, llena de cariño, admiración y respeto mutuo, es uno de los regalos más bellos que me ha dejado el Maestro. Fogliani, su discípulo predilecto, compartía ayer conmigo el emotivo relato de su encuentro con el Maestro Gelmetti, con estas hermosas palabras: 

“Conocí al Maestro Gelmetti en 1997 en Milan, durante un curso con I Pomeriggi Musicali. Mi padre estaba gravemente enfermo de cáncer, y yo estaba con él en Roma para un último intento desesperado de tratamiento. Era Septiembre, Roma era tan bella y llena de vida que me parecía imposible estar viviendo esa terrible pesadilla de sufrimiento y miedo. Aún deseando participar en aquel prestigioso curso, había decidido permanecer al lado de mi padre. Pero fue él mismo el que me pidió que fuese. Ese gesto de Amor paterno está siempre presente en mi pensamiento: fui a Milán con el corazón lleno de lágrimas, pero con gran determinación. Creo que el destino me hizo un gran regalo entonces: yo era demasiado inexperto e incapaz de afrontar el mundo solo. Todavía tenía necesidad de un padre, de una figura ante la cual pudiera sentirme un imbécil libremente, ante la cual eres libre de equivocarte pero sabes que recibirás siempre una mirada llena de amor y compasión. 

Mi padre me dejó en Enero del año siguiente. Llegaron a casa varios telegramas de condolencias. Uno de ellos era del Maestro Gelmetti. Apenas lo leí, corrí a la habitación donde reposaba el cuerpo de mi padre. Por un momento pensé gritarle: “Has visto, Papá? El gran Maestro te ha escrito un pensiero…” Me sentí tan estúpido, y al mismo tiempo tan feliz de que el Maestro hubiera pensado en mi dolor, en mi soledad… Fue entonces cuando sentí que aquel “burbero” Maestro podría convertirse en la figura masculina más importante de mi vida. Y así fue! 

Hoy no me siento solo: demasiado vasta y demasiado sabia ha sido la enseñanza de mi Maestro, que con su inteligencia y agudo sentido del humor me ha dado todos los instrumentos para afrontar la partitura más compleja, que es la vida. Mis lágrimas son sólo una bendición que, bañándome el rostro o nublándome la vista, me invitan a mirarme dentro, en lo profundo de mi alma, donde todavía siento el abrazo de su gran cuerpo que nunca me abandonará. Gracias, Maestro mío amado: ahora estoy preparado para ser yo también Padre, yo también Maestro, yo también Hombre.” 

Yo sólo puedo añadir que Gelmetti es uno de los mejores hombres que he conocido. Detrás del fino intelectual y del músico atrozmente exigente (¡a veces hasta la extenuación!) había un ser humano sencillo, con un corazón de oro, amante de su familia y sus amigos. Disfrutaba de un partido de fútbol o de una buena conversación casi tanto como con la música, y era capaz de jugar con mi hija de pocos meses teniéndola en brazos durante horas, haciéndola reír sin parar… Recuerdo con particular cariño las ediciones de 2017 y 2018 del Festival Rossini de Wildbad, cuando tuve el honor de compartir cartellone con él y con Fogliani, director musical del Festival. Pudimos pasar mucho tiempo juntos, y entre ensayo y ensayo paseábamos, conversábamos… mi admiración y respeto reverencial de los tiempos de la Chigiana se transformaron en una hermosa amistad y un profundo afecto hacia el Maestro, que conservaré toda la vida.  José Miguel Pérez-Sierra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

IBERM-22-banner-Yo-Yo-Ma-Kathryn-S-Beckmesser-250-x-250
banner.entradas-cndm

Calendario de conciertos en España

ABAO-Beckmesser_IPuritani_250x250px
banner-festival-premio-iturbi-22
OFGC-si_public_beckmesser_ofgc_2223.gif
banner-version-digital-aida
banner-palau-musica-valencia-entradas

calendario operístico 2022/2023

banner.oscyl-aboanate-22-23
liceo-banners-abonat-22-23_250x250_cast