web analytics

Sobre el autor

Artículos Relativos

3 Comentarios

  1. Víctor Manuel

    Buenos días.
    La Orquesta, como anunció la metafonía instantes antes del inicio, dedicó el concierto del Sábado a nuestro queridísimo concertino Víctor Martín. ¿Por qué el del Sábado? Pues porque fue cuando conocimos la noticia; se valoró la oportunidad de dedicar el concierto aquel mismo día o si hacerlo el domingo, y consideramos que debíamos realizar nuestra pequeña muestra de respeto el mismo día.
    Guardamos en su honor y en su memoria un emocionante minuto de silencio, y ofrecimos toda nuestra música en su recuerdo. Fue ese día, sábado y no viernes, cuando el solista dedicó su propina a su amigo Víctor (según sus propias palabras).
    A veces es que uno no sabe qué hacer. Probablemente porque en situaciones de emoción como las vividas este fin de semana no lo piensa y se deja guiar, y cree que lo mejor que puede ofrecer es su respeto, su silencio en pie y su dedicatoria. Que tras hacerlo te expongas a que quede flotando en el aire la inmerecida sombra de una duda ya escapa a nuestras capacidades.
    Conviene, en fin, que el lector de esta crítica sepa que la Orquesta y Coro Nacional de España sí recuerda con dolor a los suyos, diga lo que diga el insuficientemente informado señor crítico.

    Responder
  2. M. Ángeles Díaz-Maroto

    El concierto de la OCNE del sábado 23 de septiembre comenzó con un minuto de silencio en recuerdo a Victor Martín y se le dedicó expresa e íntegramente -no solo el Requiem. Además Zimmermann le dedicó la propina.

    Responder
    1. SpR

      Gracias por el comentario, que nos ha servido para modificar el texto inicial, que decía así “Lo que no era de esperar fue el fallecimiento de Victor Martín, concertino de la agrupación desde 1977 hasta 2001. Me dicen que el solista Frank Peter Zimmermann dedicó el viernes su propina al fallecido. Si fue así, bien estuvo, pero era la propia orquesta la que debería haber dedicado el “Requiem” de Fauré –no podía haber mejor obra‐ a quien fuera su compañero durante tantos años. Desde luego no hubo el domingo la menor mención y sí, en cambio, ramos de flores para una corista que presumiblemente se jubilaba. El muerto al hoyo y el vivo al bollo. Los aficionados de años lo comentaban en el entreacto. Estas cosas marcan a las instituciones.”
      Obviamente se estaba refiriendo a lo sucedido el domingo, incluso advirtiendo que días anteriores pudo ser de otra forma. Lo que se comentaba era absolutamente cierto, al margen de lo que hubiese sucedido el sábado.

      Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Beckmesser 1992-2004-2012