Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Las críticas en prensa a Carmen en el Real
Blancas sublimiza los Cuatro últimos Lieder
Por Publicado el: 12/10/2017Categorías: En vivo

Una “Carmen” de dos rombos

Temporada del Teatro Real

Una “Carmen” de dos rombos

“Carmen” de Bizet. Anna Goryachova, Francesco Meli, Kyle Ketelsen, Eleonora Buratto, Borja Quiza, Jean Teitgen, Isaac Galán, Mikeldi Atxalandabaso, Olivia Doray, Lidia Vinyes Curtis. Dirección musical: Marc Piollet. Dirección de escena: Calixto Bieito. Orquesta y Coro Titulares del Teatro Real. Madrid, 11 de octubre de 2017.

Peculiar por más de un motivo esta “Carmen” que llega al Teatro Real nada menos que dieciocho años después del estreno de la idea original de Calixto Bieito en Peralada y exactamente veinte de la reapertura del Real. Curioso que se anuncie como “producción de la Ópera Nacional de París”. Sus razones habrá. Reseñable que se ofrezcan nada menos que dieciocho representaciones, lo que unido al gancho del título y a los varios cast combinando estrellas con desconocidos obliga a pensar que el teatro trata de hacer hucha con Bizet, lo que está muy bien, ya que así será posible financiar obras tan complejas como “Soldaten”, por cierto el gran reto de Bieito en el Real esta misma temporada. Lo que para muchos no será tan positivo es la parquedad del reparto español con tantas funciones. Pero esto poco importa a los medios de comunicación, centrados en si bandera sí o no o cómo se ha cambiado la escenografía para no herir al público. Un altísimo cargo de Cultura me decía el otro día “¡Con la de Carmenes que hay y han tenido que escoger la de Bieito!”. Pero, al final, hasta esto vende y, a fin de cuentas, es lo que quiere el Real con el título. Lo logrará.

¿Qué decir de la obra? Es una de las joyas líricas del repertorio y brinda amplias oportunidades de lucimiento a los cantantes y directores de orquesta. ¡Ay de los registas! Título siempre arriesgado y más en España. Estamos ante uno de los primeros trabajos de Bieito y uno de los mejores, que ha viajado desde Peralada al Escorial, San Sebastián, Barcelona, París…

Vale cuanto escribí en 1999, calificando a la producción como “Valiente, inteligente y polémica. Una “Carmen” muy pensada, fronteriza y marginal, fuera de los tópicos de la castañuela y la pandereta e imagen de otra España, la de Gil –un poco la de Gil y Gil y un mucho la de Gil de Biedma- que nos traslada a Ceuta. Se abre con la dureza de un cuartel legionario. Un soldado en calzoncillos es castigado a correr en círculos a paso ligero, con su Zetme en las manos, hasta desfallecer. Los niños no juegan a los soldaditos, sino que asaltan a la guardia en busca de sustento. La cabina telefónica y un mástil en el que ondea la bandera española componen todo el decorado del primer acto. El segundo, el más discutible escenográficamente, nos lleva a un descampado al que acuden a celebrar un picnic Lilas Pastia, los contrabandistas de tabaco y los legionarios compinchados en ese polvoriento y desvencijado Mercedes marroquí que tantas veces vemos en tránsito por España. El entreacto siguiente nos presenta al maletilla que torea furtivamente, totalmente desnudo, a la luz de la luna. A estas alturas algunos espectadores ya no pueden ocultar su incomodidad. El enorme toro de Veterano le sirve de fondo a Bieito como lo hiciera a Bigas Luna en “Jamón, jamón”. El mural se desploma violentamente, parte del público se asusta, y comienza el drama final. Aquí los hallazgos son muchos, empezando por la supresión del tan problemático desfile de la cuadrilla torera, gracias a un soberbio manejo del coro. Y el asesinato a solas, concentrando el drama. Muchos aciertos, alguna que otra cosa mejorable como provocaciones innecesarias y fácilmente prescindibles: la rubia bañista en bikini con la bandera española como toalla, la bandera que sirve como trapo para limpiar el cristal de un coche o la insinuación de pedofilia” y terminaba “Se hablará de esta “Carmen”. Otras recientes, de carton-piedra, ya las hemos olvidado”.

Casi veinte años después ya no resulta tan rompedora, a pesar que para eliminar la bandera, ésta se haya sustituido por un exceso escenas de contenido sexual, con mucho desnudo, felaciones, etc. El Real ha hecho bien con su supresión, dado el panorama político, pero Bieito cae en la vulgaridad con el cambio.

El primer reparto funciona bien, vocal y escénicamente. La combinación de famosos y desconocidos es acertada. La Carmen de Anna Goryachova convence porque su voz de mezzo resuelve todas las papeletas correctamente y aúna una conveniente actuación escénica. Francesco Meli nos gustaba más en el repertorio más lírico de cuando empezó, pero concluye sin problemas a pesar de forzar. Su “flor” recibe ovaciones. Kyle Ketelsen es un Escamillo vocalmente discreto. Los tres comparten una cierta dosis de tosquedad y exceso de volumen. De ahí que la más contenida Eleonora Buratto sea casi la más aplaudida. Suele suceder en papeles como Micalela o Éboli. Homogéneo el resto del reparto. Marc Piollet dirige con pulso, si bien con más decibelios de los necesarios en orquesta y coro. Una cosa es volumen y otra nervio, como bien sabían grandes en esta ópera como Kleiber, Maazel o Karajan. Misión cumplida: habrá lleno diario porque el espectáculo merece la pena y logra crear al final esa rotunda división de opiniones en el apartado escénico que crea interés y polémica. Gonzalo Alonso

 

2 Comments

  1. Roberto Álvarez Orgaz 12/10/2017 a las 14:24 - Responder

    Suelo estar de acuerdo con las críticas de Beckmesser, pero no lo estoy para nada en este caso:
    una orquesta que toca sin ningún refinamiento y con exceso de decibelios, un coro que brama y desafina (¡a los cuartos!…), unos solistas que no pasarán a la historia de esta ópera, un francés generalmente ininteligible (salvo el del estupendo Zuñiga, el mejor cantante ayer en el escenario), una Carmen sin personalidad y, last but not least, una escenografía indigente. Gran decepción, pese a algún acierto ocasional, la que me produce Calixto Bieito, tras haber admirado mucho su Wozzeck: introducción gratuita de tres personajes mudos e inútiles, ausencia de decorado (como si el teatro estuviera en quiebra), proliferación absurda de gestos obscenos, alguna buena idea desaprovechada (el maletilla a la luz de la luna), desaparición de Sevilla (¿por qué?), desaparición de la taberna de Lilas Pastia (¿por qué?), exceso grotesco de contrabandistas en el III, etc. Soy favorable a la innovación cuando aporta algo a la obra, no cuando le resta, la empequeñece y la afea. Y lo único bonito que había ayer en el escenario eran cuerpos masculinos desvestidos, viniera o no a cuento. Meli cantó muy bien el aria de la flor (se ve que se la había trabajado), en todo lo demás estuvo muy forzado. Eleonora Buratto fue una correcta y agradable Micaela, sin más. La voz de Ketelsen es demasiado grave y mate para el papel de Escamillo. Goryachova tiene un buen físico y una bella voz, pero algo escasa.Lo peor es que su Carmen no tiene una personalidad definida, no llena la escena, es un personaje más, y una Carmen sin Carmen – o con media Carmen – no es «Carmen». Salí bastante decepcionado, la verdad. Espero que Stéphanie d’Oustrac sea capaz de darle más vida al personaje…

    • SpR 12/10/2017 a las 14:50 - Responder

      Pues, más o menos, esas observaciones están en la crítica… Lea en breve las de los diarios de difusión nacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa