Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Un soberbia “Tercera” de Mahler
Goerne, bella monotonía
Por Publicado el: 09/02/2010Categorías: Crítica

Una excelente Pastoral

Ciclo de la ORCAM
Una excelente Pastoral
Obras de Albéniz, Ravel y Beethoven. Alba Ventura, piano. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Miguel Ángel Gómez Martínez, director. Auditorio Nacional. Madrid, 8 de febrero.
Miguel Ángel Gómez Martínez y Rafael Frühbeck vuelven estos días a las salas de conciertos españolas en medio de sus triunfos en el extranjero. El de Burgos acaba de cosechar críticas impresionantes en Filadelfia y el segundo otro tanto con nada menos que treinta y tantas representaciones de la ópera “Carmen” en Copenhague. Sorprendentemente uno sólo ha dirigido una vez en la nueva historia del Teatro Real y el otro ninguna. Tanta excepcionalidad con dos de los tres directores españoles más internacionales ha de tener a la fuerza una causa.
Gómez Martínez abrió su concierto con la Orquesta de la ORCAM con cuatro piezas de la “Suite española” –“Cataluña”, “Cádiz”, “Cuba” y “Castilla”- de Albéniz en orquestaciones de Frühbeck de Burgos. Partituras breves pero no fáciles de preparar, a las que siguió el “Concierto en sol” de Ravel. Fue su traductora la joven Alba Ventura, saliendo airosa de la sustitución a Guillermo González, aunque no sea la obra más adecuada a sus características por precisar mayor sonido y timbre. Ese momento especial que muchas veces no se presenta en los conciertos, sí que apareció en la “Pastoral” beethoveniana. Hace poco se la escuchábamos a Gardiner con la Sinfónica de Londres. Obviamente la ORCAM no es la inglesa, pero se superó a sí misma gracias al trabajo del director, quien logró una versión muy fiel a la partitura, sin buscar originalidades absurdas sino yendo a su meollo musical y exponiéndolo con claridad y transparencia de texturas, precisión y balances dinámicos muy bien resueltos. La célebre escena de la tormenta tuvo su fuerza arrolladora y el “andante” todo su lirismo campestre. Un grande y merecido éxito. ¿Qué habría sido si Gómez Martínez hubiese contado con los de Londres? Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa