Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

enrico-onofriLa Italia adula a la Francia
Pitó la Flauta
Por Publicado el: 20/01/2016Categorías: Crítica

Una Parténope sin Jaroussky

La cancelación del divo no tuvo efectos artísticos, pero sí mediático

PARTÉNOPE (G. F.HAENDEL)
Auditorio el Baluarte de Pamplona. 19 Enero 2016.

Esta ópera de Haendel no forma parte de las más populares de su autor, aunque se ha representado en los últimos años con más frecuencia que lo que muchos creen. De hecho, en los 5 últimos años se ha representado escénicamente en Europa, América y Oceanía y con notable éxito. Indudablemente, se trata de una de las pocas óperas semi- serias  de  Haendel  y  pide  a  gritos  una  puesta  en  escena  adecuada,  quedando notablemente infravalorada en una versión de concierto.

Al rebufo de una grabación discográfica de la ópera, se ha organizado una gira de conciertos, que comenzó el pasado día 13 en París y terminará el próximo día 23 en el Auditorio de Madrid. Esta gira se había montado alrededor de la figura del contratenor Philippe  Jaroussky,  uno  de  los  cantantes  más  mediáticos  de  la  actualidad  en  el repertorio barroco. Justamente, la víspera de comenzar la gira falleció el padre de la estrella, lo  que le  llevó  a  cancelar su  participación. El  impacto mediático de  esta cancelación ha sido muy grande y algunos teatros se han visto en la necesidad (poco justificada desde mi punto de vista) de cancelar el concierto (caso de La Coruña) o de ofrecer la posibilidad de devolver las localidades (caso de El Baluarte). Todo ello ha contribuido a que el auditorio ofreciera un aspecto desolador.

EmelyanychevMaxim Emelyanychev

Como digo, la gira estaba centrada en la promoción del nuevo disco y contaba con las fuerzas musicales de la grabación, es decir la orquesta Il Pomo d’Oro, aunque también ha habido sustitución en la gira, ya que Ricardo Minasi causó baja en la dirección de la orquesta  días  antes  de  empezar  la  gira,  siendo  sustituido  para  la  misma  por  el clavecinista de la formación, el joven (26) Maxim Emelyanychev. La orquesta es algo más reducida que lo habitual en estas óperas, ya que no pasaba de 20 profesores, incluyendo los metales. Me pareció una buena orquesta, aunque no excepcional, sobre todo comparándola con otras que circulan por los escenarios del mundo.  En cuanto a la dirección de su joven maestro, mi opinión es bastante positiva. Hubo exceso de frialdad en el primer acto, pero la cosa mejoró notablemente en los dos últimos, resultando una dirección mucho más convincente. Hay, sin embargo, un aspecto de importancia que me resultó sorprendente. Tratándose de una de las pocas óperas semi-serias de Haendel – la única junto con Agrippina – faltó una mayor gracia y chispa en la versión, ya que parecía  más  una  ópera  dramática  con  final  feliz.  Se  echó  mucho  en  falta  la representación escénica.

El personaje de Parténope fue interpretado por la soprano canadiense Karina Gauvin, que fue de menos a más durante el concierto. La encontré particularmente fría y  tirante por arriba en el primer acto, para mostrarse más cómoda y adecuada en la continuación. La voz tiene una calidad indudable y está muy familiarizada con la ópera barroca.

PARTÉNOPE. 2

Saludos

El  contratenor  americano  Lawrence  Zazzo  tenía  la  difícil  papeleta  de  sustituir  a Philippe Jarouusky en el personaje de Arsace y salió triunfante de la prueba. Fue el cantante más brillante del reparto, siendo además uno de los pocos que vivió intensamente su parte en el concierto. La distancia mediática entre Jaroussky y Zazzo es mucho mayor que la artística.

Llamaba poderosamente la atención la presencia en el reparto de la mezzo-soprano americana Kate Aldrich en el personaje de Eurimene/Rosmira. No es Kate Aldrich una cantante habitual en ópera barroca, siendo su presencia mucho más frecuente en óperas de gran repertorio, especialmente Carmen. En su haber hay que señalar su expresividad, viviendo el  personaje con intensidad, mientras  que su voz  sonaba un  tanto sorda, cumpliendo sin excesos en los pasajes de agilidades.

La soprano húngara Emöke Barath me causó una positiva impresión en el personaje de Armindo. La voz es atractiva y canta con gusto. Habría sido interesante verla desenvolverse en escena.

PARTÉNOPE.

Imágenes del concierto

John Mark Ainsley lo hizo bien en la parte de Emilio, resolviendo con solvencia sus dos importantes arias de la ópera.

Adecuado el bajo-barítono Victor Sicard en la breve parte de Ormonte.

El Baluarte ofrecía un aspecto desolador, con una entrada que no llegaba al 50 % de su aforo. Parece que las devoluciones de entradas fueron numerosas. El público se mostró frío durante el concierto, ofreciendo una cálida recepción final a los artistas. No hubo saludos individuales.

El concierto comenzó con 5 minutos de retraso y tuvo una duración total de 3 horas y 11 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 43 minutos. Sorprendente que se hiciera el descanso a los 10 minutos de iniciarse el segundo acto, como sorprendente fue la parada para afinar instrumentos antes de terminar el primer acto. Cuatro minutos de aplausos.

El precio de la entrada más cara era de 52 euros, costando 28 euros la más barata. José M. Irurzun

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner Pollença - 5 - Janine Jansen
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23