Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
pedro-halffterPedro Halffter y Rosa Torres Pardo acompañan a la OCNE
silvia-sanz-torreSilvia Sanz dirige la Orquesta Metropolitana y Coro Talía en un concierto dedicado a Shakespeare
Por Publicado el: 18/02/2020Categorías: Noticias

Cambios en la óperas tras el Movimiento #MeToo

Cambios en la óperas tras el Movimiento #MeToo

Las recientes acusaciones sobre Plácido Domingo, James Levine, Charles Dutoit o Daniele Gatti han generado una ola de cambio en el mundo lírico

escena-fantasma-opera

Escena de El fantasma de la ópera

Como cada etapa que acaba o comienza, la llegada del nuevo año ha sido objeto de múltiples resúmenes, retrospectivas y análisis. Uno de los eventos más destacados en el mundo operístico fueron las denuncias sobre acoso sexual de 20 mujeres sobre Plácido Domingo.

El mundo de la ópera se sumaba así al Movimiento #MeToo que se iniciaba en torno al cine, a raíz de los testimonios de diferentes actrices sobre los abusos del productor Harvey Weinstein. James Levine, Vittorio Grigolo, Daniele Gatti o el contratenor David Daniels son algunas de las figuras que se han visto salpicadas por estas acusaciones, que han obligado a la industria a revisar lo normalizado, examinar la conducta de los profesionales y crear conciencia sobre la realidad del abuso o acoso sexual.

“El problema es mucho más grande que Plácido Domingo. Es todo el ambiente”, declaraba la soprano americana Lauren Flanigan a Associated Press, quien destacaba que a lo largo de su extensa carrera “casi en todos los ensayos me vi sexualizada – literalmente en cada ensayo”. Kyle Albertson, bajo-barítono, reafirmaba que los abusos son prácticamente parte del trabajo de los cantantes: “No creo que nadie encuentre a ningún cantante en este negocio que no haya sido víctima de cualquier tipo de acoso, bullying o abuso de cualquier tipo”.

Como consecuencia, no solo se están llevando a cabo investigaciones sobre cada caso por parte de los propios teatros, sino que instituciones externas están interviniendo en el proceso para garantizar la neutralidad de cada estudio y son muchos los teatros de ópera que están incluyendo talleres de concienciación sobre el abuso y acoso sexual, así como la introducción de personalidad especializado en este campo para reformular las escenas de pasión y sexo en las producciones líricas. “Hoy ya es una opción poder alzarse contra un comportamiento abusivo y defender que no correcto”, concluye Albertson.

Por su parte, el director general de la Ópera de Houston, Perryn Leech, asegura que “está habiendo un cambio enrome en la cultura, aunque estamos aún muy lejos de llegar donde necesitamos estar”. Parte de ese largo camino implica el miedo de las víctimas a salir del anonimato, ya que su carrera podría acabarse o sufrir graves consecuencias. Como artistas autónomos, los cantantes de ópera dependen de agencias y contratos temporales, una inestabilidad que sumada a la denuncia hacia una figura en un puesto de poder podría desequilibrar la balanza y ennegrecer su futuro profesional.

La pianista y especialista en acoso sexual Kathleen Kelly determina que “estamos en una posición incómoda, pero ver cómo los espacios de trabajo empiezan a reflexionar sobre este tema es muy esperanzador”.

Y tampoco faltan las decisiones arbitrarias de políticos actuando a la ligera, como acaba de suceder en Gran Canaria al cancelar un concierto de Charles Dutoit con la excusa de que se ofrece en la semana de la mujer, hay dudas sobre el comportamiento del  director  y lo lógico sería que esa semana dirigiese una mujer e incluso se alterase también el programa para que actuase una mujer como solista de un concierto para violín o piano. ¿No se lo podían haber pensado antes? Lamentable la entrevista de la Consejera de Cultura en la que también se refiere a Plácido Domingo, que pueden escuchar aquí.

Curiosamente Jerónimo Saavedra, exministro, expresidente de Canarias, exalcalde de Las Palmas, etc. por el PSOE declaró en una entrevista su oposición a la sustitución de Dutoit. Léanlo aquí

Más detalles aquí.

Un comentario

  1. Manuel Cabrera Manzanares 18/02/2020 a las 16:56 - Responder

    Vamos a ver si nos tranquilizamos todos!
    El acoso sexual, sea de hombre a mujer, de mujer a hombre, de mujer a mujer o de hombre a hombre, es una grave quiebra al principio de libertad, en el el más amplio sentido y alcance de la palabra.
    De ahí a echar las patas al aire y pensar que todo el monte es orégano hay un auténtico abismo.
    No se puede condenar a nadie sin ser juzgado, lo que implica el legítimo derecho a defenderse.
    A MeToo se le hacen los dedos huéspedes en la mayoría de los casos, máxime usando del falso puritanismo luterano que prima en EEUU, país que es el mayor productor de cine pornográfico, utilizando a mujeres como piltrafas humanas. Contra eso dicho movimiento feminazi no se mete.
    Si tendencia/moda/fobia se expande en el mundo de la ópera, ya solo nos queda acudir a esperpentos escénicos donde se cambien todas las especificaciones teatrales (o la mayoría de ellas) indicadas por el libretista y asumidas por el compositor.
    Hay algunos (genérico admitido y recomendado por la RAE) que se la cogen con pinzas !!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa