Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
La Quinta de Mahler, proyecto lleno de iniciativas
Recuerdos de Parsifal en el Teatro Real
Por Publicado el: 15/04/2016Categorías: Artículos de Gonzalo Alonso, Cartas

Carta abierta al director del Teatro Real

Ignacio García-Belenguer

Teatro Real

Madrid,15 de abril de 2016

cola TR

Mi estimado director general,

Comprendo tu reacción de ayer, poco amable y educada, cuando te presenté mi queja, que era la de muchos, respecto al caos en la entrada del teatro antes de los arcos de seguridad. Me consta que el personal de sala te había informado de lo que sucedía entre las puertas giratorias y los arcos citados y que mi observación incidía en un problema para el que aún no se ha encontrado solución. La comprendo, pero no fue de recibo que tu respuesta fuese «Si has tardado diez minutos en entrar será porque has estado de charla».

No, señor director, quienes llegamos a las ocho menos veinte, pasamos a duras penas las puertas giratorias porque dentro se acumulaba tanta gente que casi no dejaban salir de ellas, nos tuvimos que meter dentro del cuarto de taquillas para incorporarnos a la larga y desorganizada cola, no estábamos de charla, sino indignados por tener que estar en aquella situación, como en el metro en hora punta. Tal era la situación que hubo de salir personal de sala para dar instrucciones con las que aligerar el acceso.

Medidas de seguridad similares las he sufrido en otros teatros como la Bastilla, pero mucho mejor organizadas. Nuestro teatro cuenta sólo con tres arcos de control, por los que han de pasar todos los espectadores. A teatro lleno eso supone unas 25 personas por minuto, dado que el público llega en su mayoría en los veinte minutos previos al inicio de los espectáculos. Es imposible tal rapidez en cuanto hay que inspeccionar bolsos y sacar teléfonos. No es extraño que escuchase a un espectador contestar a la pregunta de si llevaba móvil al sonar en el arco «Mire, lo que suena es mi cerebro de acero» y pasar tranquilamente. La seguridad de este tipo aporta poco.

El teatro debe abrir las dos puertas laterales que permanecen ahora cerradas. Soy consciente de la dificultad para colocar arcos en ellas, pero una solución es lo que se espera de vosotros.

Por último, te agradezco que al menos hayáis seguido mi consejo de abrir las puertas principales del teatro, las que dan a la plaza de Oriente, a la finalización de los espectáculos. Estoy a tu disposición para ver juntos las imágenes de las cámaras antes del recital de Renee Fleming y ayudarte con más ideas.

Estoy seguro que comprendes que mis observaciones no persiguen otro fin que evitar la mala imagen del teatro.

Cordialmente,

Gonzalo Alonso

Patrono de la Fundación durante quince años y ex miembro de su ejecutiva

8 Comments

  1. RGA 15/04/2016 a las 10:59 - Responder

    Parecía que íbamos a coger un vuelo de easyjet a Torrevieja.

  2. alvaro 15/04/2016 a las 17:57 - Responder

    Infumable. Tercer mundo.

  3. José María 15/04/2016 a las 18:43 - Responder

    ¡Gracias por contar lo que muchos padecimos!

  4. Ignacio 15/04/2016 a las 18:59 - Responder

    Yo tambien sufri la cola y el lamentable espectaculo. Impropio de un Opera House que pretende codearse con los mejores.
    Todavia queda mucho que aprender y hacerlo con humildad.

  5. Luis 15/04/2016 a las 23:24 - Responder

    Más claro, imposible

  6. R.A. 16/04/2016 a las 08:39 - Responder

    El director administrativo debería reducir sus ansias de figurar en las conferencias de prensa artísticas, en las que no pinta nada, y dedicarse a solucionar problemas como éste u otros muchos que hay en el teatro y de los que el personal somos conscientes.

  7. ysabel 16/04/2016 a las 12:57 - Responder

    mi tristeza es infinita.
    soy trabajadora de este teatro desde hace años y veo como se va degradando constantemente: tuberías atascadas que se rompen continuamente anegando zonas varias, agua turbia en las cañerías (incluidas las del agua de las fuentes), barandillas que se caen en la zona del púbico, suelo del escenario lleno de boquetes, presagian un futuro poco alagüeño. el presupuesto de mantenimiento y limpieza dejan bastante que desear y los trabajadores vemos entristecidos como el edificio enferma a velocidad de vértigo.
    sólo se piensa en el corto plazo y no se ponen soluciones reales.

    no sería mala idea que el patronato escuchara a los trabajadores y no sólo al director, solo preocupado por ser retratado en los medios.

  8. trabajador 16/04/2016 a las 19:10 - Responder

    Les sigo desde hace mucho tiempo y admiro su independencia y valentía, lo que demuestran una vez más con esta carta abierta del sr. Alonso. Hace también mucho tiempo que trabajo en el Teatro Real y mi preocupación aumenta cada día. Por ello les haremos llegar el resumen que estamos elaborando un grupo de nosotros con nuestras opiniones sobre la situación de nuestro teatro y que confiamos sea de su interés.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22