Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

CRÍTICA: "Recuerdo y despedida"
CRÍTICA: "La fanciulla del West"
Por Publicado el: 10/06/2013Categorías: Crítica

CRÍTICA: «Del Mozart más vitalista»

Del Mozart más vitalista

Mozart: “Serenata K 239”, “Concierto para piano nº 26”, “Sinfonía nº 39”. Orquesta de Saint Martin in the Fields. Murray Perahia, pianista y director. Auditorio Nacional, Madrid. 9-6-2013. Juventudes Musicales.

Ha vuelto a Madrid el tándem Perahia-St. Martin in the Fields. Lo ha hecho con la acostumbrada donosura. Él como pianista refinado, musical, de sonido muy trabajado y muelle, de fraseo natural y elegante, con el toque preciso para encontrar el acento que exige siempre Mozart, ese creador de pentagramas de carne de pájaro, que decía Sopeña. El juego del pianista neoyorkino continúa teniendo perfiles muy propios. Hay sustancia y, sin embargo, gracilidad, un binomio que eleva el canto a esos lugares inefables ideados por el compositor salzburgués.

La orquesta –cerca de cuarenta músicos-, desplegada y compacta, pero transparente y sensible, hizo una introducción primorosa y dio cauce al discurso del piano en el Concierto nº 26, «de la Coronación», en una exposición de notas picado-ligadas ejemplar, todas ellas claramente diferenciadas, embarcadas en un fluir cómodo y contrastado. Hubo abandono en el «Larghetto», aunque más tensión y regularidad que las que consigue, por ejemplo, en un relato más acariciador y sinuoso, de refinada poesía, Mitsuko Uchida, escuchada hace poco en el mismo escenario. Un bis de regalo: la «Giga» de la Suite Francesa nº 5 de Bach.

Como aperitivo, la orquesta sola tocó de manera alada y ligera la original Serenata nocturna para cuerdas y timbales K 239, con una disposición de “concerto grosso”. Las alternancias, la delineación de los motivos, los ágiles “pizzicati” en diálogo con los parches, fueron reproducidos con limpieza y gracia. Todo sonó en su sitio, desde el Adagio inicial al Allegro postrero, en la Sinfonía nº 39 K 543, con Perahia en el podio. La suya es una rectoría clara pero falta de elegancia en el trazo, un poco rígida, aunque muy mozartiana en el impulso y la dicción. Acordes plenos y fraseo animado, continuidad y vitalismo. Todo habría ido mejor si el director hubiera tenido un mayor cuidado en la planificación y hubiera controlado el volumen de los metales. No fue muy personal la visión; pero la música sonó muy bien. Arturo Reverter

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23