Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

gautier-capuçonCrítica: Capuçon, demasiado humano
litaliana-in-algeri-teatre-del-liceuCrítica: Litaliana in Algeri en el Liceu
Por Publicado el: 20/12/2018Categorías: En vivo

Crítica: Schubertiada con la ONE

Juanjo-Mena

Juanjo Mena

Schubertiada con la ONE

Obras de Schubert y Britten. James Ehnes, violín. Orquesta Nacional de España. Juanjo Mena, director. Auditorio Nacional. Madrid, 16 de diciembre de 2018.

Concierto largo y nada fácil el elegido por Juanjo Mena en esta ocasión. Nada menos que dos sinfonías de Schubert en do mayor, la “Sexta” y la “Grande”, acompañadas del “Concierto para violín” de Britten. Un programa de esos que ponen a prueba un director y en el que Juanjo Mena demostró serlo una vez más.

La verdad, se entiende poco el calificativo de “la Pequeña” que lleva la “Sexta” si no es por diferenciarla de la “La Grande” de la “Novena”. La distancia entre ambas es amplia, una heredera de la tradición beethoveniana y la otra precursora en cierto sentido de Brahms y Bruckner. La “Novena” en una sinfonía de largas proporciones que exige de director y orquesta una gran capacidad de matización para que las repeticiones de temas a lo largo de toda la obra cobren cada uno su sentido y no suenen igual. Inolvidables las lecturas de Furtwängler y Karajan con los berlineses. Sin entrar en comparaciones, Mena y la ONE demostraron que en España también se puede ofrecer una lectura con fuerza y a la vez matizada, de tempos bastante ligeros. La ONE suena muy bien cuando a su frente hay un maestro de talla.

Pero por si la “Pequeña” y la “Grande” fueran poco, se acompañaron del “Concierto para violín y orquesta Op.15” de Britten, obra muy difícil, poco comprendida hasta la fecha pero que es un auténtico tesoro como señala Rafael Banús en las notas al programa de mano. Las reminiscencias jazzísticas del primer tiempo se combinan con el virtuosismo del segundo y la maestría de la pasacaglia empleada por Britten para el tercero. James Ehnes brindó una lectura serena, profunda, huyendo del virtuosismo por el virtuosismo pero dejando constancia de su dominio. Lo dicho: un concierto intenso y largo, de dos horas y media, que pone a prueba solista, orquesta y director y que ha de calificarse con sobresaliente. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023