Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Escena-de-Aida.-Anna-Netrebko-Aida-y-Ketevan-Kemoklidze-Amneris-c-Javier-del-RealCrítica: Primer, segundo y tercer reparto de Aida
Yeol-Eum-Son-con-la-Orquesta-de-RTVECrítica: Pablo Urbina dirige la Orquesta de RTVE
Por Publicado el: 25/10/2022Categorías: En vivo

Crítica: Seong-Jin Cho debuta con la Orquesta Nacional

Jornada bombástica

Obras de Rachmaninov y Shostakovich. Seong-Jin Cho, piano. Orquesta Nacional. Director: David Afkham. Auditorio Nacional, 22 de octubre de 2022.

David-Afkham-y-Seong-Jin-Cho-con-la-Orquesta-Nacional

David Afkham y Seong-Jin Cho con la Orquesta Nacional

A sus 28 años el coreano Seong-Jin Cho es ya un consumado pianista. Desde que ganara en 2015 el primer premio del Concurso Chopin, su carrera no ha hecho más que crecer. Pudimos comprobarlo no hace muchos meses en el Festival de Granada y en los Conciertos del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Ahora lo hemos visto aún más asentado y firme, más dueño de sus medios, que no son pocos, en la interpretación del “Concierto nº 3” de Rachmaninov, esa obra caudalosa, de un lirismo apasionado y extremo, de un discurrir proceloso e irregular, de un trabajo temático dificultoso y anárquico.

Cho construyó estupendamente y unificó la a veces desordenada escritura, bien apoyado en el atento y bien labrado acompañamiento de una excelente Nacional al mando, claro y atento, caluroso y afirmativo, de un Afkham muy entregado y sereno, traducido en amplias frases. Nada más comenzar nos solazamos en el exquisito canto, alado y tranquilo del tema principal, expuesto con dedos ágiles y finos por el solista, y con la subsiguiente intervención del “tutti”, apoyado en las cálidas cuerdas en la repetición variada del motivo.

Sobre él Rachmaninov edificó, con numerosas modificaciones y un desarrollo sui generis, un monumental movimiento de 20 minutos. Cho tocó con sentido, con un juego de intensidades muy flexible, con seguridad en el ataque, una evidente facilidad “cantabile” y una pulsación variada y precisa, bien que a veces nos pareciera, sobre todo en la turbulenta cadencia, que abusaba un tanto del pedal principal. La Orquesta sonó en ocasiones excesivamente fuerte apagando con ello la presencia del teclado. Cierre delicado y transparente.

Buen diálogo entre cuerdas en el “Intermezzo. Adagio”, expuesto con elegancia y suaves dedos, con la presencia de trompas luctuosas en el cierre. En el desordenado “Finale. Alla breve” destacamos las frases efusivas de la Orquesta, el ímpetu del solista. Diálogos intensos, gran caudal, ancho y vigoroso lirismo y un remate exultante y pleno, justo y rotundo. Enorme éxito y un bis exquisita y naturalmente cantado: “Momento musical nº 3” de Schubert.

Luego nos metimos en la espesura instrumental, en las turbulencias, en la ampulosidad y en el efectismo orquestal de la “Sinfonía nº 12” de Shostakovich,El año 1917”, una obra de radical inspiración política, descriptiva y alusiva a unos hechos muy concretos, como la llegada de Lenin a Petrogrado en 1917, año de la revolución. El curso y contenido de la composición, su sentido son muy bien descritos por Juan Manuel Viana en sus ilustrativas notas al programa.

Afkham, como siempre y desde hace tiempo, sin batuta, modeló y moldeó bien los accidentes, las alternancias, los efectismos de la obra. Desde el principio ató bien todas las costuras y nos brindó, junto a una Orquesta en buena forma, una versión sólida, maciza, extrovertida, suficientemente ampulosa, marcada por una evidente seguridad de trazo, apreciable desde el mismo comienzo a través de la agitación de la cuerda en pleno y la exposición del primer tema lírico, grave y “cantabile”. Asistimos a una excelente interpretación, que no ahorró ningunos de los guiños ni de las peroratas y repeticiones, muchas veces hueras, de la composición.

Se lucieron todas las familias, desde las más graves –magníficos contrabajos desde las profundidades- hasta los más agudos, con especial mención para las trompas y trombones (muy buen solo del primero). Percusión en su sitio, con el timbalero Juanjo Guillén a la cabeza. El cierre fue tan espectacular y bombástico como se esperaba. Muchos aplausos de un Auditorio casi lleno. Arturo Reverter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2023