Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Octavi-Rumbau-MasgrauOctavi Rumbau Masgrau, Premio Reina Sofía
focus-festival-ocneCrítica: Fructíferos paralelismo
Por Publicado el: 09/03/2021Categorías: En vivo, Sin categoría

Critica: Sin sexo, Día internacional de la Mujer

Xelo Giner y Lucía Marín

Sin sexo

Orquesta de València. Solista: Xelo Giner (saxofón). Directora: Lucía Marín. Pro­gra­ma conmemorativo Día Internacional de la Mujer: Obras de Marianne Martínez, Claudia Montero, Debussy, Ravel y María Rodrigo. Lugar: Teatre El Musical. Entra­da: Alre­de­dor de 250 perso­nas (lleno). Fe­cha: 5 marzo 2021.

Volvió la Orquesta de València al Cabanyal, y de nuevo para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. En esta ocasión, el Teatre El Musical ha escuchado un programa finamente hilvanado, iniciado con la Sinfonía en Do mayor que la vienesa Marianne von Martínez compone bajo la influencia poderosa de su maestro Joseph Haydn, y cerrado con las cinco Rimas infantiles que la madrileña María Rodrigo compone en 1930 a partir de populares canciones de corro. En medio, el recuerdo y homenaje a la recientemente fallecida Claudia Montero, cuya armónica, melódica y melodiosa creación llegó representada por sus evocadores Rincones de Buenos Aires, y las músicas universales y también sin sexo de Debussy y Ravel.

Defensora de tan interesante y variado programa ha sido la directora jiennense Lucía Marín, que debutaba al frente de la Orquesta de València y concertó con ilusión y vehemencia este programa cargado de novedad y claridades. Como solista, la saxofonista de Silla Xelo Giner, virtuosa de fuste y genuina expresividad, reveló las sutilidades, colores y esencias de la Rapsodia para saxofón de Debussy y la Pieza en forma de habanera, en arreglo para saxo, arpa y cuerdas de Ismael García. Solista y maestra acercaron la vaporosa maravilla raveliana al ritmo sugerente del tango-habanera que tanto gustaba Albéniz.

Haydn llamaba a su alumna Marianne von Martínez (1744-1812) “la pequeña española”. Sin embargo, nada de pequeña o menor tiene la música de tan interesante personaje vienés, nieta de un soldado de origen español instalado en Nápoles. Escritos en 1770, los tres movimientos de su muy clásica Sinfonía en Do mayor delatan una joven pero ya definida personalidad de claro talento instrumental. Cualidades que también distinguen la escritura de la argentino-valenciana Claudia Montero (1962-2021), cuyos tres rincones bonaerenses revivieron en los atriles de la OV en una versión que destilaba afecto, emoción y cercanía. El lento y cantable segundo “rincón” (Llueve en Buenos Aires) quedó agigantado por el canto efusivo del violonchelo de Mariano García.

La figura señera de María Rodrigo sintetiza y simboliza el injustificable silencio que tantas compositoras han sufrido durante siglos en una sociedad en la que tradicionalmente el papel de la mujer en la música estuvo relegado, y con peros, al mundo de la interpretación. La nómina de compositoras relevantes resulta interminable, desde Leonor de Aquitana, Francesca Caccini, Barbara Strozzi, Clara Wieck, Pauline Viardot, las hermanas Boulanger o, sin ir más lejos, la castellonense Matilde Salvador… a la contemporaneidad de Sofia Gubaidulina, Kaija Saariaho o la sevillana Elena Mendoza, por citar algunos nombres.

Víctima de esta marginación secular fue María Rodrigo, sólida pianista y compositora de nítida inspiración, alumna de Strauss en Múnich y compañera de pupitre de Furtwängler y Carl Orff. De vuelta a España, trabajó como repetidora en el Teatro Real y acompañó a Miguel Fleta como pianista en algunas giras por Europa. El desastre de la “Guerra incivil” la llevó al exilio, que compartió con la gran marginada María Lejárraga y otras grandes de la cultura española, Murió lejos, en Puerto Rico, en 1967.

Punta de iceberg de un robusto catálogo creativo marcado por la influencia wagneriana y en el que no faltan ballets, zarzuelas y óperas, las Rimas infantiles de María Rodrigo delatan su talento y pasión -tan común a su generación fracturada- por la música popular española. A partir de temas tan sencillos y conocidos como las cancioncillas Tengo una muñeca o En Cádiz hay una niña, Rodrigo recrea un universo soñado cargado de evocaciones, referencias y afectos. En la versión ahora escuchada, Roberto Turlo (oboe) y Francisco Barberá (trompeta) se lucieron en sus importantes solos. Ellos, y sus compañeros de atril de la Orquesta de València, se hicieron acreedores de la mano de Lucía Marín al vivo aplauso colectivo que disfrutaron al final de este concierto tan necesario como bienvenido. ¡Que pronto todos los días sean día de la mujer! Justo Romero

 Publicado en el diario Levante el 7 de marzo de 2021

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa