Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

250X250 EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS BANNER
Sokolov: Una vez al año... una bendición
Recomendación: Perianes y Heras-Casado
Por Publicado el: 16/02/2018Categorías: Recomendación

Recomendación: Kissin y el Cuarteto Kopelman

Recomendación: Kissin y el Cuarteto Kopelman

A más de uno nos han salido los dientes musicales escuchando los recitales y los conciertos de Ibermúsica; en Madrid, en el antiguo Teatro Real, en el de la Zarzuela, luego en el Auditorio; y fuera de Madrid. Y, a pesar de que la marca siempre pesó más en el caso de los conciertos (el ciclo se llamó durante un tiempo ´Grandes Orquestas del Mundo´), sus ciclos de recitales instrumentales o de cámara (en variados formatos), con solistas de primera línea, siempre revelaron su vocación musical pura e indiferenciada. Para muestra, lo que va a suceder esta semana: sendos conciertos de cámara y sinfónico en dos días consecutivos, y protagonizados por figuras escandalosamente brillantes.

Evgeny Kissin es un pianista asiduo de la casa, para la que trabaja en España en régimen de verdadera exclusiva. Lo escuchamos casi todos los años en los más variopintos programas, pero esta vez viene capitaneando a un grupo que se ha ganado a pulso su nombre artístico, el Cuarteto Kopelman. Es la primera vez que este  actúa para Ibermúsica. Se trata de una, podríamos decir, venerable y experimentada agrupación, a pesar de su relativa corta vida (fue fundada en 2002), dada la importantísima experiencia artística de sus componentes, comenzando por su primer violín, Mikhail Kopelman, antiguo líder del legendario Cuarteto Borodin; algunos de ellos colaboraron directamente con Shostakovich cuando este escribía ya sus últimos cuartetos y, recuérdese: Kopelman fue primer violín de los Borodin durante 20 años. De manera que se trata de una sólida asociación, pues a ese pedazo de historia musical rusa se le une la fuerza y el magnetismo de uno de los pianistas más potentes del panorama actual; un Yevgeny Kissin todavía joven pero en permanente estado de prematura madurez. Y es muy de agradecer que en el programa propuesto se ponga a trabajar a Kissin en las tres obras escogidas, diríase exprimiendo así todas las posibilidades, pues es de suponer que, igualmente, Mikhail Kopelman actuará de primer violín en los tres casos. A saber, por un lado los cuartetos con piano K. 478 y Op. 15 (no op. 115, como erróneamente se anuncia en el programa) de Mozart y Fauré, respectivamente; y el Quinteto Op . 81 de Dvorak. No hay mucho más que añadir: una velada camerística a la clásica, y de enorme altura.

Al día siguiente la música se expresará en un lenguaje bien diferente. Tendremos a una de las mejores y más personales orquestas del mundo, la Royal Concertgebouw, de Amsterdam, a cuyo frente se situará otro ruso famoso que dignifica la escuela de su área de procedencia en todos los lugares del mundo con un envidiable oficio. Es la octava vez que Semyon Bychkov visita Madrid para el sello Ibermúsica, y la tercera que lo hace con la orquesta holandesa. Incluye en el concierto la participación de las hermanas Labèque, colaboradoras asiduas de su batuta, para regalarnos una pieza inhabitual, el Concierto para dos pianos y orquesta de Max Bruch, una música de sólidos contenidos formales, que seguramente –y con buen criterio- será convenientemente aligerada por la chispa y la comunicatividad del dúo Labéque. Los extremos del concierto estarán protagonizados por el preludio del acto primero  de Los maestros cantores de Nuremberg, de Wagner (Bychkov dirige bastante Wagner; recuérdese su estimable Parsifal en el Teatro Real), y la inevitable quinta de Shostakovich, una partitura cuya escucha siempre agradece el gran público.

En definitiva, dos espléndidos conciertos que ponen en su sitio a una de las instituciones musicales de mayor salud del país,  a la que hay que desear  vida ´a perpetuidad´ en todas sus versiones posibles.  Pedro González Mira.

 

Yevgeny Kissin, piano. Cuarteto Kopelman. Obras de Mozart, Fauré y Dvorak. Auditorio Nacional de Música, Sala sinfónica. Lunes 19,19.30. Entre 20 y 90 €.

Katia y Marielle Labéque, pianos. Royal Concertgebouw Orchestra. Dir.: Semyon Bichkov.  Obras de Wagner, Bruch y Shostakovich.  Auditorio Nacional de Música, Sala sinfónica.Martes 20,19.30. Entre 45 y 195 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

banner-liceu-flauta-magica-22

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-festival-de-granada-22