Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Florian Bösch, un interesante debut
Frühbeck, puro nervio
Por Publicado el: 01/01/2011Categorías: Crítica

FRANKIE NO FUE EL PEOR

FRANKIE NO FUE EL PEOR

Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena
Obras de Johan STRAUSS (padre e hijo), Joseph HELLMESBERGER, Josef STRAUSS, Eduard STRAUSS. Orquesta Filarmónica de Viena. Director: Franz Welser-Möst. 1 de enero de 2011, Goldene Saal, Musikverein, Viena

La crueldad de los músicos, en su caso los de la London Philharmonic, granjeó al austríaco Franz Welser-Möst (Linz, 1960) el apodo de “Frankie Worse than Most”, o sea, “Frankie el peor de todos”. Entre 1990 y 1996, al suceder en el puesto a Klaus Tennstedt, un artista tan difícil como genial, Möst atravesó la más dura etapa de su carrera, rechazado por su orquesta, la crítica y el público. Granjearse la amistad del “Gran Yoda” de la prensa musical británica, Norman Lebrecht, tampoco resolvió mucho, y cuando a los 36 años abandonó Londres –había llegado con 30-, otro comentarista fue aún más brutal en su texto de despedida: “Vino de ninguna parte y se va a ninguna parte”.
Pero la profecía no se cumplió. Welser-Möst no fue a ninguna parte, sino a la Ópera de Zürich, donde, de la mano de ese maestro de la gerencia que es Pereira, consiguió afianzarse profesionalmente y crearse, con tenacidad de hormiguita, una reputación y un crédito, valores estos que, trece años después, en torno al 2000, hicieron que Cristoph von Dohnányi le recomendara como su sucesor en la Orquestra de Cleveland y que la formación americana refrendara la propuesta. Al empezar el siglo XXI, Welser-Möst, 40 años, era el heredero de la orquesta de George Szell, nada menos. De ahí al retorno triunfal a Europa, signado por giras con la formación estadounidense y un significativo contrato fonográfico con Deutsche Grammophon, sólo mediaba un paso, que se produjo en 2010, cuando la Ópera de Viena le designó nuevo Director Musical de la institución.
Ayer, día 1 de enero de 2011, la revancha de Welser-Möst, 50 años cumplidos el pasado octubre –la venganza es un plato que se come frío-, llegó a su clímax, cuando el artista dirigió el concierto más visto y oído del planeta, el de los “Valses”, el de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, que le ha recibido con orgullo patrio –desde Karajan y Harnoncourt, ningún austríaco dirigía la sesión-, compartido por el público, que ya le vitoreó antes de haber tocado una sola nota.
Y Franz, desde luego, no fue el peor director del Año Nuevo, pero tampoco el mejor. Su carácter, serio, circunspecto, introvertido, no cuadra en exceso con el ambiente festivo, desenfadado y hasta jocundo que preside la propuesta, siempre dentro de un altísimo nivel artístico que el de Linz mantuvo con su proverbial eficacia y claridad gestual. Pero cuando tiene que hacer de ferroviario, como en la Polka “Sin demora”, y reemplazar la batuta por un marca agujas, se le nota forzado y cohibido, aunque su humor fuera creciente y terminara por marcar al público las palmas de la “Marcha Radetzky” con entusiasmo progresivo.
En conjunto, la selección de obras, entretenida y brillante, estuvo carente de grandes páginas de los dos hermanos Strauss, Johann y Josef. Se homenajeó a Liszt -200 años del nacimiento en el 2011- con inteligencia y lujo sonoro, aunque en el “Vals Mefisto”, de nuevo, faltó, más que chispa, malevolencia. Se ninguneo a Mahler- 100 años de la muerte en el 2011-, del que difícilmente se podían programar valses, pero del que se podía haber tomado algún ‘Ländler’ o vals rural de sus Sinfonías, pero aunque ha dirigido composiciones suyas Möst es poco ‘fan’ de sus obras. Pero lo obvio es que Welser-Möst tiene un punto de sosería del que le cuesta alejarse, y sólo ciertos instantes del “Danubio azul” o las divertidas páginas para-españolas –la inefable “Danza gitana” de la opereta de Hellmsesberger “La perla de Iberia”, la “Marcha española” de Johann hijo o el “Cachucha Galop” de Johann padre- dejaron claro cuánto y bien puede hacer musicalmente el artista.
No fue Carlos Kleiber, no fue Karajan, no fue Mehta, Prêtre o el inalcanzable Boskowski, pero ayer dejó claro a sus detractores que la época del fácil desprecio pasó a la historia y que hay que contar con él. Y la reacción de la Filarmónica y de la audiencia permiten entrever que este “Neujarhr Konzert” sólo ha sido el primero de su historial. José Luis Pérez de Arteaga



Free counter and web stats


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

IBERM-22-banner-Yo-Yo-Ma-Kathryn-S-Beckmesser-250-x-250
banner.entradas-cndm

Calendario de conciertos en España

ABAO-Beckmesser_IPuritani_250x250px
OFGC-si_public_beckmesser_ofgc_2223.gif
banner-sinfonica-tenerife-t3
banner-palau-musica-valencia-entradas
banner-01-250x250px-otoño-soriano-2022

calendario operístico 2022/2023

liceo-banners-abonat-22-23_250x250_cast