Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

Puccini bien servido musical y vocalmente por ABAO
OCNE: El imponente concierto de Busoni
Por Publicado el: 26/02/2016Categorías: Crítica

Ibermúsica: Kavakos, enjundia y destreza

ENJUNDIA Y DESTREZA

Obras de Szymanowski, Poulenc y Strauss. Leonidas Kavakos, violín. Enrico Pace, piano. Auditorio Nacional, Madrid. 24-2-2016. Temporada Ibermúsica.

Kavakos

            Pocos artistas tan serios, adustos, estatuarios como el melenudo Kavakos. También pocos tan inteligentes, conspicuos, severos y sólidos. Nos ha mostrado de nuevo, con su Stradivarius Abergavenny de 1724, sus altas cualidades técnicas y expresivas: arco de una sutileza diabólica, afinación pura, sonido muelle, rico en armónicos, no especialmente grande. Por otro lado, seguridad de ataque y dominio de las dinámicas más refinadas.

            La magnífica partitura que abría la sesión –bien planteada, con obras poco frecuentes, “Mitos, op. 30”, de Szymanowski, evanescente, de aromas impresionistas, tuvo una ejecución memorable, con el fino vibrato, el uso discreto del glisando, el juego de intensidades. Sus tres movimientos –“La Fontaine d’Arethuse”, “Narcisse” y “Dryades et Pan”- fueron expuestos con un gusto fuera de norma. Con la “Sonata” de Poulenc, escrita a la memoria de García Lorca, entramos en otro mundo, en el que la ligereza de arco y el trabajo minucioso en la reproducción de retazos evocadores de Andalucía, nos ofreció toda la liviandad y transparencia de unos pentagramas que, en virtud del tratamiento armónico y la acentuación virulenta, nos conduce a un remate en el que se encierra la tragedia del poeta.

            La segunda parte del concierto estuvo centrada en Richard Strauss: un arreglo de la secuencia nº 2 de los “Valses” de “El caballero de la rosa” debida al violinista checo Vasa Prihoda (1900-1960), como nos aclara García del Busto en sus notas, tocado magistralmente, aunque algo falto de sabor bailable, y la juvenil “Sonata op. 18”, espumosa, no exenta de bellezas, aunque de estructura dubitativa. Ideas melódicas y rítmicas no le faltan, desde luego. Fueron puestas de relieve sin mácula por Kavakos, que, según se nos informó, estaba aquejado de un agudo dolor en la espalda. ¡Quién lo diría! A la espléndida labor del violinista se sumó el acostumbrado buen hacer del pianista Enrico Pace, atento, matizado, ideal colaborador. Un arreglo de la “Danza del molinero” del “Tricornio” de Falla y la “Romanza andaluza” de Sarasate, cerraron la brillante velada ante un Auditorio con tres cuartas parte de ocupación. Arturo Reverter

Un comentario

  1. Orlando 21/10/2016 a las 01:55 - Responder

    PARECERÍA COMO ESCASO. ES NECESARIO MÁS MÚSICA Y MÁS MUSICOS.
    HARAN MUCHO BIEN. SALUDOS ORLANDO. pacebene67@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner-Pollença-3-Piamontesi
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23