Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Rescatando al otro Hoffmann
Hilary Hahn y Juanjo Mena, entre suspiros y rotundidades
Por Publicado el: 11/05/2014Categorías: Crítica

Las dificultades de Rossini en el teatro de la Zarzuela

Stabat Mater Zedda

Crítica de música clásica

Las dificultades de Rossini

Obras de Rossini. C.Romeu, C.Mouriz, D.Korchak, R.Amoretti. Coro del Teatro de la Zarzuela y Orquesta de la Comunidad de Madrid. A.Zedda, director. Teatro de la Zarzuela. Madrid, 10 de mayo

Los triunfos se acumulan en el Teatro de la Zarzuela en estos últimos tiempos en los que el género propiamente dicho va cediendo paso en la programación a otras categorías musicales. Tras el sonado triunfo de Leo Nucci le ha tocado turno a Rossini de la mano de un especialista tan reputado como Alberto Zedda. En el programa una escena de su ópera “Ermione”, la cantata “La morte de Didone” y el “Stabat Mater”.

Las dos primeras obras reúnen muchas de las grandes dificultades de Rossini en la ópera seria. Tanto el aria y la cabaleta de Andrómaca como la citada cantata presentan fuertes contenidos dramáticos que no están al alcance de cualquier voz. La donostiarra Clara Mouriz sube día a día peldaños en su carrera, pero no pudo responder a todas las exigencias de una parte que requiere una mezzo de la talla de Horne o Ganassi. Mejor se logró defender Carmen Romeu, último premio revelación de los Premios Campoamor, si bien hubo de exponer mucho ante unas notas escritas para una soprano dramática de agilidad, cuando su voz se encuadra dentro de las eminentemente líricas. Todas estas dificultades se acrecientan, hasta resultar lógicas algunas destemplanzas, si coro y orquesta suenan con los decibelios que ama Alberto Zedda.

Más sencillo es el “Stabat Mater” a pesar de algunas notas agudas extremas. Ópera y polifonía se mezclan en esta obra bellísima que, por cierto, nació en Madrid y que muchos podrían no asimilar al género sacro, dada la teatralidad de números como el “Cujus animan”, si bien retoma en su final el carácter para la que fue creada. Romeo y Mouriz lo tuvieron más fácil, le faltó volumen al bajo Rubén Amoretti y Celso Albelo fue sustituido a causa de enfermedad por Dmitry Korchak, tenor que recientemente intervino en el “Don Pasquale” de Muti en el Teatro Real y que no se amedrantó en el agudo del “Cujus animan”, cantado a plena voz. Cumplieron coro y orquesta sin alcanzar el nivel de sus mejores días, bajo las órdenes del maestro Alberto Zedda, en quien a sus increíbles 86 años se valoran más vitalidad e intención que finura en la ejecución. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner Pollença - 5 - Janine Jansen
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23