Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
José Lidón: un apetecible desconocido
Un Requiem para Pérez
Por Publicado el: 17/03/2017Categorías: Recomendación

Harding: músicas de buen gusto en Ibermúsica

Músicas de buen gusto

Dos atractivos programas los que esta semana nos ofrece Ibermúsica. En primer lugar por la agrupación orquestal que los va  a protagonizar, un consolidadísimo conjunto que parece tener grabado a fuego en su nombre aquella máxima de que cuanto más joven es una orquesta más posibilidades hay de que toque bien. Ya lleva en el mercado 30 años desde que Abbado se la sacara de la manga, y en todo este tiempo ha nutrido de músicos a más de un conjunto europeo de bandera. Son jóvenes y triunfadores, nunca se salen del tiesto, siempre es un placer volver a escucharlos, sea en Salzburgo, en Lucerna, en Londres o aquí mismo, en Madrid.

 

En segundo lugar porque el director invitado es Daniel Harding, un maestro del que todavía se puede escribir ´el joven maestro´ , pues todavía anda por los cuarenta y muy pocos, pero sobre todo porque está desarrollando una interesante carrera como intérprete. Sus maestros y mentores, primero Rattle, luego Abbado, seguramente vieron en él eso, un intérprete en estado puro, a la espera de afianzar el oficio. A mí me parece que Harding ha demostrado ya una capacidad de trabajo y un recorrido que nos hace olvidar ciertos ´accidentes´ al inicio de su carrera. Se ha serenado mucho en la última década, en la que se ha convertido en un maestro de buena técnica y estupendo decir, en la que ha perdido muchos miedos, pero en la que, sobre todo, ha dejado de ser un poco niño terrible. En otras palabras, ha madurado el músico, y eso se nota, y por eso tiene mucho interés seguirle. Estos conciertos son una buena oportunidad para ello.

Hay un tercer aliciente todavía: la intervención en las dos sesiones de un cantante que está en un momento maravilloso, y que se va a enfrentar a dos no menos celestiales partituras. Hablo del barítono Christian Gerghaher, reencarnación del sublime e irrepetible Fischer-Dieskau en más de un sentido. En el primer concierto cantará las preciosas Noches de estío de Berlioz, una auténtica prueba para medir la sensibilidad y el buen gusto, aunque con Berlioz nunca acaba ahí la cosa; siempre hay más carne para echar a un verdadero asador de sentimientos y sensaciones. Otra obra maestra, esta vez de la radicalidad musical, para el segundo concierto, cuya programación desde luego hay que agradecer hasta el  infinito, los Altenberg Lieder de Alban Berg, que Gerhaher interpretará junto a dos arias de Alfonso y Estrella, la ópera de Sschubert.

Las dos obras básicas de las dos veladas son de total repertorio y encierran unos cuantos compromisos interpretativos. La segunda sinfonía de Schumann, como las demás del catálogo del autor alemán, es una obra muy fácil de escuchar pero enormemente difícil de tocar. La escritura schumanniana es muy compleja, y las orquestas –y sobre todo los directores- suelen patinar con frecuencia al enfrentarse a ella. Harding la tiene en repertorio desde hace mucho, y hasta donde sé por interpretaciones anteriores, su visión es más bien  clásica, afortunadamente, y muy alejada de los experimentos. No he escuchado nunca su quinta de Bruckner, pero de nuevo el esfuerzo que requiere la interpretación de esta partitura es enorme. Personalmente la tengo por la sinfonía más difícil en estructura y más compleja en sonido de todo el catálogo del autor, con dos descomunales movimientos extremos, y el último en particular, una verdadera carrera de obstáculos. Música sin duda para un maestro muy formado, y con ganas de aceptar grandes retos. Por todo ello, doblemente interesante. Para completar el primero de los conciertos Harding ha escogido las Cinco Piezas para orquesta de Arnold Schoenberg. Bien: una nueva muestra de exquisito gusto, que además se puede calificar de sorprendente, dado el poco caso que se le suele hacer a esta obra maestra absoluta. Pedro González Mira

Christian Gerhaher, barítono. Gustav Mahler Jugendorchester. Dir.: Daniel Harding. Obras de Schoenberg, Berlioz y Schumann. Auditorio Nacional de Música, Sala sinfónica. Lunes 20, 19.30. Entre 35 y 140 €.

Christian Gerhaher, barítono. Gustav Mahler Jugendorchester. Dir.: Daniel Harding. Obras de Berg, Schubert y Bruckner. Auditorio Nacional de Música, Sala sinfónica. Martes 21, 19.30. Entre 35 y 140 €.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa