Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
La Favorite en Sevilla
"Andrea Chenier" toma la Bastilla con una nueva producción que se verá en el Real
Por Publicado el: 09/12/2009Categorías: Crítica

Sylvia Schwartz, una nueva Julie Andrews

Sagi vuelve al Chatelet
Sylvia Schwartz, una nueva Julie Andrews
«The sound of music» de ORogers y Hamemerstein II. S.Schwartz, R.Gilfry, K.Criswell, C.Arand, L.Alvaro, J. McOran-Campbell. E.Sagi, dirección de escena. K.Farrel, dirección musical. Teatro Chatelet. Paris, 8 de diciembre
Lo más importante en la producción de un musical es lograr continuidad, que resulte ágil y rápida sin que los cambios de escena pesen lo más mínimo. Lo consiguen al cien por cien Emilio Sagi y su equipo habitual, Daniel Bianco en los decorados y Jesús Ruiz en el vestuario. Si adicionalmente funcionan solistas y orquesta y además se logra implicar al público, el éxito está asegurado. La audiencia de un Chatelet lleno a rebosar disfrutó a rabiar con esta cuidada y formidable presentación, coreando pasajes con sus palmas y viviendo inesperadamente en sus propias carnes el concurso coral final, incluyendo la toma del teatro por las SS, con oficiales y soldados por toda la sala, algo que a más de un parisino no le traería gratos recuerdos. Naturalmente, y dado que los derechos de autor de Rogers y Hammerstein controlan cualquier cambio, no faltaron montañas y prados, pero también añadidos como el inspirado momento en que desaparece la gran alfombra roja con la esvástica que ha cubierto por completo las verdes praderas de los Trapp, siendo absorbida por un agujero negro. En fin, lo mejor que puede decirse de estas «Sonrisas y lágrimas» es que no hacen añorar la inmortal película de Robert Wise de 1965 ni el musical basado en una gran plataforma ofrecido en Londres hace un par de décadas.
El buen sonido del foso se vio acompañado por intérpretes magníficos en todos los papeles, sobresaliendo Kim Criswell como madre superiora y Rod Gilfry en el papel del capitán Trapp y, muy especialmente, Sylvia Schwartz, una española convertida en revelación como la Carmen escagliera de Anita Rachvelishvili, y digna sucesora de Julie Andrews, hasta el punto de resistir perfectamente cualquier comparación. Esta joven soprano, exalumna de la Escuela Superior de Canto madrileña, canta habitualmente Paminas, Zerlinas, Sevilias, etc en la Staatsoper unter den Linden de Barenboim, quien no ha dudado en empujar su carrera. Algunos pueden recordarla como Pamina en “La Flauta mágica” del primer y añorado festival del Escorial con el que se inauguró el teatro. Es de esperar que vuelva pronto a nuestros escenarios.
Éxito memorable, con ovaciones y vítores incesantes de un público que no deseaba abandonar la sala, tras seguir hipnotizado “My Favourite Things”, “Do-Re-Mi”, “Edelweiss”, “Climb Ev’ry Mountain”, “Sixteen Going on Seventeen”, “The Lonely Goatherd” o la propia “The Sound of Music”, que da título a la obra, todas ellas melodías que suenan a cualquier aficionado. Sagi se reafirma en el Chatelet, donde ya ha firmado con anterioridad “El cantor de Méjico», «La Generala» y «Las hadas» y donde sin duda afrontará nuevos proyectos. Llenan de satisfacción los éxitos de los españoles Emilio Sagi, Sylvia Schwartz o María José Montiel en Chatelet y Bastilla en estos días. Por una vez tenemos más sonrisas que lágrimas. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa