Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

Inicio de la ORCAM: Horrores bélicos
Venecia: Una interesante obra del jovencito Rossini
Por Publicado el: 23/09/2014Categorías: Crítica

Un Barbero de Sevilla de escaso brillo en el Liceo

IL BARBIERE DI SIVIGLIA (G. ROSSINI)

Gran Teatre del Liceu de Barcelona. 16 Septiembre 2014.

Inaugura la temporada de ópera el Liceu de Barcelona con un título de los considerados seguros para la taquilla. Sin embargo, este título, por más tirón que pueda tener para la venta de localidades, pocas veces viene acompañado de un triunfo incuestionable, ya que  para  su  éxito  hace  falta  la  conjunción  de  varios  elementos:  una  producción adecuada y que no moleste, una dirección musical ligera y chispeante y un reparto vocal adecuado a las exigencias rossinianas. Como explicaré a continuación, en la práctica ningunos de estos ingredientes ha estado plenamente presente en el Liceu.

IL BARBIERE DI SIVIGLIA. LICEU_page4_image1Escena

La producción escénica lleva la firma de Joan Font, de quien ya se habían visto otros montajes en este mismo teatro, siendo los últimos La Flauta Mágica y La Cenerentola. La producción que ahora nos ocupa se estrenó hace tres años en Houston, habiéndose repuesto un año más tarde en Burdeos. Si antes yo hablaba sobre la necesidad de que la producción escénica no moleste, en este caso tengo que decir que el primer problema de la representación ha radicado justamente en la producción de Joan Font. El catalán hace su show, como si no creyera que la ópera tuviera vida por sí misma. Para ello introduce en escena nada menos que 11 figurantes que están en continuo movimiento, mientras los cantantes interpretan la  preciosa música de Rossini. Este continuo movimiento no hace sino distraer, a menos que el espectador cierre los ojos para concentrarse en la música. Ese afán de protagonismo de Joan Font termina siendo el mayor problema de toda la representación. Habría sido muy difícil que cantantes de importancia hubieran aceptado cantar en esta producción.

Por lo  demás  Joan Font quiere incidir a  ultranza en  el  aspecto bufo  de  la  ópera, especialmente con vestuario (Joan Guillén) exagerado y muy colorista, que parece sacar a los personajes bufos (Don Bartolo, Don Basilio, Don Alonso e incluso Fígaro) de  un  tebeo.  La  escenografía,  del  mismo  Joan  Guillén,  es  simple  con  una  fácil transición del exterior al interior de la casa de Don Bartolo, en la que destaca un gran piano, al que se suben los cantantes y figurantes en varias ocasiones. El ambiente de la producción es eminentemente nocturno y la iluminación de Albert Faura no saca todo el  partido  que  podría  esperarse.  Esta  producción,  eliminando  los  figurantes  y centrándose más en la dirección escénica, podría resultar mucho mejor.

La dirección musical estuvo  encomendada a Giuseppe Finzi, nuevo en esta plaza y, seguramente, en este país. Este director lleva unos años como ayudante de Nicola Luisotti en San Francisco y debo decir que me sorprendía su presencia en el foso del Liceu. Su dirección se puede considerar como eficaz, echándose en falta mayor chispa, diversión y ligereza en más de una ocasión. Bajo su batuta la Orquesta del Liceu sigue siendo una formación claramente mejorable. El tiempo pasa y la cosas no mejoran. Josep Pons lleva ya dos años como director musical y la orquesta sigue siendo la asignatura pendiente para un teatro de la solera del Liceu de Barcelona. Bien el Coro del Liceu, que estrena director en la persona de Peter Burian.

IL BARBIERE DI SIVIGLIA. LICEU_page4_image2Annalisa Stroppa y Mario Cassi

 Del Fígaro de Mario Cassi repetiré lo que escribí con motivo de su actuación en el mismo personaje en el Teatro Real el año pasado. La presencia de Mario Cassi como Figaro es un error de bulto, que no tenía que haberse producido, puesto que ya había cantado otras veces en el Teatro Real y no ha hecho todavía un año que cantó este rol en Valencia.   Este cantante no tiene otro afán que mostrar el tamaño de su voz, dedicando un auténtico recital de sonidos abiertos y bastos, olvidándose de cantar con elegancia y refinamiento. Vociferar no es cantar. Pues eso.

Annalisa Stroppa lo hizo bien en la parte de Rosina. La voz tiene calidad y anda cómoda  en  agilidades,  aparte  de  tener  buena  desenvoltura  escénica.  Lo  menos
convincente de su actuación radica en la debilidad en las notas bajas y que está un tanto apretada por arriba.

IL BARBIERE DI SIVIGLIA. LICEU_page4_image4

Juan Francisco Gatell

El argentino Juan Francisco Gatell dio vida al Conde Almaviva y lo hizo bien. No pasa de ser un tenorino con una línea de canto aseada y suficiente en agilidades. El mayor problema del argentino radica en las notas altas, que están un tanto comprometidas. Incluyó, como ya es de rigor, el Cessa di piú resistere, que resolvió de manera aseada y sin excesivo brillo, notándose más aquí sus debilidades.

 IL BARBIERE DI SIVIGLIA. LICEU_page4_image3

Carlos Chausson

La figura del reparto fue Carlos Chausson como Don Bartolo, que dio un auténtico recital de cómo interpretar y cantar un   rol bufo en escena. Una auténtica lección escénica de un gran artista.

El bajo canadiense John Relyea cumplió con su cometido en la parte de Don Basilio. Su voz no está sobrada de tamaño ni calidad.

En los personajes secundarios Marisa Martins exhibió su conocida voz de escasa calidad en la parte de Berta, cantando sin brillo y con cierta gracia el aria del sorbetto. Manel Esteve lo hizo bien doblando como Fiorello y Oficial.

El Liceu ofrecía una ocupación de alrededor del 90 % de su aforo. El público se mostró cálido, sin entusiasmos. Las mayores ovaciones fueron para Carlos Chausson.

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 3 horas y 8 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 34 minutos. Cinco minutos de aplausos.

El precio de a localidad más cara era de 222 euros, costando la butaca de platea 155 euros. La localidad más barata con visibilidad costaba 32 euros. José M. Irurzun

 

 

 

IL BARBIERE DI SIVIGLIA (G. ROSSINI)

Gran Teatre del Liceu de Barcelona. 22 Septiembre 2014.

Dos han sido los repartos programados para estas representaciones, los dos al mismo precio.  Si  al  referirme  al  primero  de  ellos,  lo  califiqué  de  mediocre,  el  mismo calificativo se puede usar para   este segundo reparto o reparto alternativo, como prefieran.

Nada que añadir a la producción de Joan Font, que sigue destacando por la abusiva presencia de figurantes en escena, cuyo objetivo parece ser el de impedir la concentración de los espectadores en la música.

IL BARBIERE DI SIVIGLIA. LICEU. REP. 2_page3_image1Escena

Sobre la dirección musical de  Giuseppe Finzi no hay mucho que añadir, salvo el hecho de que los tiempos fueron más vivos que el día anterior, especialmente en el segundo acto de la ópera. Particularmente llamativa resultó la viveza con la que dirigió el Cessa di più resistere. No sé si por estar en una localidad distinta el sonido de la orquesta me pareció peor que el día del primer reparto. El apartado musical del Liceu es altamente preocupante.

El nuevo reparto se movió en la más pura mediocridad, quedando por debajo en calidad respecto del reparto titular.

El nuevo Fígaro era el barítono belga Lionel Lhote, que seguramente era la primera vez que actuaba en España. Su actuación se ha movido por caminos de corrección y de impersonalidad. Es de esos intérpretes de los que uno se olvida al salir del teatro. No lo hace mal, pero no sale de una mediocre monotonía. La voz no está mal, aunque el centro es un tanto reducido.

La georgiana Ketewan Kemoklidze dio vida a Rosina y mostró notable desenvoltura escénica. Vocalmente, hay una diferencia de registros notable entre el tercio agudo y las notas graves, que suenan como artificialmente emitidas. Me recordaba en este sentido a Veselina Kasarova.  El centro tiene cierto atractivo, aunque es de tamaño reducido. Más me parece una soprano corta que una auténtica mezzo soprano

IL BARBIERE DI SIVIGLIA. LICEU. REP. 2_page3_image2Ketewan Kemoklidze y Bogdan Mihai

El tenor rumano Bogdan Mihai fue un Almaviva de voz atractiva, pero de tamaño bastante reducida. Resulta impecable en agilidades, que es lo mejor que puede ofrecer. Su centro es muy reducido y está bastante apretado en las notas altas, cortando todos los agudos que puede. Cantó el Cessa de più resistere y volvió a brillar en agilidades y a mostrar sus carencias en volumen y en agudos, cortados de manera inmisericorde uno tras otro.

El barítono portugués José Fardilha fue un adecuado Don Bartolo, pero muy por debajo de Carlos Chausson en el  reparto titular. Cumplió con suficiencia.

La voz más importante del reparto era la del bajo ruso Dmitry Ulyanov en la parte de Don Basilio. Al menos el colpo di cannone parecía tal. Otra cosa es el estilo.

Repetían  actuación  el  correcto  Manel  Esteve  en  Fiorello  y  Oficial,  y    la  poco afortunada Marisa Martins en Berta.

El Liceu ofrecía una entrada de alrededor del 95 % de su aforo. El público se mostró cálido con lo artistas, aunque no hubo entusiasmo. Los mayores aplausos fueron para Ketewan Kemoklidze y Dmitry Ulyanov.

La representación comenzó puntualmente y tuvo una duración de 3 horas y 2 minutos, incluyendo un intermedio. Duración musical de 2 horas y 28 minutos. Es decir,   6 minutos menos que en el primer reparto. Cinco minutos de aplausos.

El precio de a localidad más cara era de 222 euros, costando la butaca de platea 155 euros. La localidad más barata con visibilidad costaba 32 euros.  José M. Irurzun

Un comentario

  1. Raquel Ita 18/09/2014 a las 14:24 - Responder

    Largo al factotum – Manuel Lanza: http://youtu.be/j6Zc6-qPTSM

    Sobran las palabras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23