Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

UNIVERSAL CLASSICS Y STEINWAY ANUNCIAN SU PRÓXIMA GRAN COLABORACIÓN
Gregorio Marañón: «El Patronato ha llegado a estar un año sin reunirse»
Por Publicado el: 01/01/2008Categorías: En la prensa

Gregorio Marañón: «El Patronato ha llegado a estar un año sin reunirse»

Por su especial interés reproducimos parte de la entrevista a Gregorio Marañón publicada en El Mundo el día 26 de diciembre.
GREGORIO MARAÑON Nuevo presidente del Patronato del Teatro Real

«El Patronato ha llegado a estar un año sin reunirse» DARIO PRIETO

MADRID.- El nombramiento de Gregorio Marañón y Bertrán de Lis como presidente del Patronato del Teatro Real abre una nueva etapa dentro del coliseo. El consenso entre Ministerio de Cultura (PSOE) y Comunidad de Madrid (PP) ha hecho posible que este cargo ya no dependa de cuestiones políticas. Recién nombrado, el nieto del doctor Gregorio Marañón atiende a los medios.

Pregunta.- ¿Puede ser un modelo para otras entidades, como el Reina Sofía o el Prado?

Respuesta.- Creo que sí. Yo parto del convencimiento de que la totalidad de las instituciones importantes de nuestro país deberían tener unos niveles de consenso político que les permitiesen disfrutar de autonomía para poder gestionarse protegidas de las circunstancias políticas, que son siempre muy cambiantes. Tomemos como ejemplo el Real: En los 10 primeros años se han sucedido seis presidentes del patronato y, sobre todo, cuatro directores generales y cuatro directores artísticos. Es imposible configurar un proyecto así…/…

P.- ¿Cuál fue su primer contacto con el Real?

R.- El primer recuerdo que tengo es, todavía siendo niño, un recital maravilloso de la Callas, en la que fue su última visita a Madrid.

P.- ¿Podría resumir su relación con el Patronato?

R.- Pertenecí al primer patronato tras la obra de reforma que permitió abrir el Real. Se me propuso, a través de Carmen Alborch, incorporarme, y me hizo una enorme ilusión. En ese momento, en el que parecía que flotaba una sensación de esperanza, Elena Salgado era la directora general y Stéphane Lissner el artístico. Luego hubo un cambio electoral y, después de unos tanteos curiosamente distintos a lo que luego se decantó, ya que la posición inicial de Esperanza Aguirre era de mantener el proyecto, Elena Salgado fue cesada. Un conjunto de patronos, como Luis de Pablo, Alberto Ojeda y yo mismo decidimos irnos, al ver que el Real carecía de ese ámbito de autonomía. Que 10 años después nos reencontremos aquí y que se pueda dar este paso, me ilusiona.

P.- Además del Real, está presente en otras muchas instituciones, como la Real Fundación de Toledo, la Fundación Ortega, el Teatro de la Abadía, la Real Fábrica de Tapices, la Fundación Ortega, la Fundación Marañón… ¿Cómo compagina todo?

R.- Es un problema de tiempo. Y eso se compatibiliza con un enorme esfuerzo personal. Tendría que plantearme dejar alguna de las otras posiciones que tengo, precisamente para poder atender ésta y mi incorporación a la la Comisión Artística del Auditorio Nacional de Música. Mi problema es que no soy un profesional de la gestión cultural; mi actividad profesional va por el mundo de la empresa y la abogacía. Esto es más bien una vocación …/…

P.- ¿Cuáles cree que son los principales problemas del Teatro Real?

R.- El Real, en cuanto a su dirección, ha creado un proyecto muy bonito que requiere solamente tiempo para consolidar lo que Miguel Muñiz tiene entre manos. Mi primera tarea consiste en apoyarle, pero luego sí que cabe otro ámbito, el institucional, donde está casi todo por hacer. Quisiera que el patronato tenga más vida, que participe más. Ahora las reuniones son escasísimas, e incluso en un año no ha habido ninguna.

Por otro lado hay una junta de protectores que prácticamente no existe y que es un magnífico camino para involucrar en el mecenazgo a la sociedad civil. Los estatutos prevén también una Comisión Asesora, que no debe ser muy amplia, 10 o 12 personas, y que tampoco tiene que restringirse a personas españolas.

Hay una cuarta tarea, que es la aprobación de un código de buenas prácticas, en la línea de lo que está promoviendo el INAEM y el Ministerio. Y me gustaría que el Real tuviese una cierta proyección internacional.

P.- Podría decir que su postura es más bien no intervensionista.

R.- Claramente. Aquí hay una dirección general que reporta a una comisión ejecutiva, que posiblemente también presida yo, pero colegiadamente con el consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas, y con el director del INAEM, Juan Carlos Marset…/…
Hay cosas que me ilusionan una barbaridad, como el programa desarrollado por Miguel Muñiz para acercar este año la ópera a 40.000 jóvenes. Es ahí donde está el futuro, no en el público estable que garantiza la viabilidad temporada tras temporada, sabiendo que tenemos 28.000 abonos vendidos.

P.- ¿Y en la programación?

R.- Insisto que no quiero interferir. Pero es evidente que hay que hacer algo de música española, y también de música española contemporánea. Como ahí hay mucho más riesgo, hay que apoyar más. Tenemos un conjunto de excelentes compositores a los que no hay que darles la espalda.

P.- Por ejemplo, un Tomás Marco.

R.- Tomás es buen ejemplo. Le falta tener un encargo aquí, como ya tuvieron García Abril y Cristóbal Halffter. Y también a Luis de Pablo….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023