Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Noticias y Maldades de 2003
Noticias y Maldades de 2002
Por Publicado el: 31/12/2002Categorías: Noticias y maldades

Noticias y Maldades de 2002 otras

Buena la ha armado el señor Stockhausen con sus declaraciones. «es la mayor obra de arte jamás realizada: el hecho de que unos seres se preparen como locos para un solo acto durante años y lo ejecuten una vez y mueran en la ejecución hace que sea la mayor obra de arte jamás realizada. Los compositores no podemos hacer nada comparable», afirmó. Como represalia a forma tan personal de valorar el arte han sido suspendidos sus conciertos en Hamburgo, donde su obra alternaba con la de Jimmy Hendrix y James Brown, fallecidos ídolos del pop. Y Ligeti le ha contestado que debería estar ingresado en un psiquiatrico. 
  Y también la ha armado José Luis Pérez de Arteaga al apostar que Josep Pons muy bien podría ser nombrado nuevo director titular de la Orquesta y Coros Nacionales. Ese mismo revuelo en el INAEM y la buena relación entre Pons y Felix Palomero, director técnico de la agrupación, hacen sospechar que podría acertar.
  La cola de pelotas era tan larga como representativa. Casi todo el mundo de la música acudió a Oviedo para rendir pleitesía a Emilio Sagi, nuevo director artístico del Teatro Real, que ponía allí en escena «Salomé». Acudieron hasta quienes nunca se desplazan a ver ópera fuera de casa. ¿Qué tendrá el poder?
El tenor Aquiles Machado cosechó un gran éxito como el Duque de Mantua en la primera representación de «Rigoletto» en la Arena de Verona. Machado hubo de bisar «La dona é móbile» tras los insistentes aplausos del público, que impedían la continuación de la representación. La función, que fue televisada para toda Italia, será la única que cante Machado ya que sus compromisos en Santander y San Sebastián le han impedido aceptar intervenir en las siguientes. Este papel, que como se sabe no lo cantará en el Real pese a haber existido un contrato firmado, lo abordará también en la Ópera de Roma.
Finalmente llegaron a un acuerdo en su contencioso el tenor Aquiles Machado y el Teatro Real. Fruto de tal acuerdo fue su actuación en la pasada gala del aniversario. Yo les avanzo lo que no se sabe aún: Machado cantará el «Fausto» de Gounod en el 2002. Ahora sólo falta que lo dirija Frühbeck de Burgos, que andaba con ganas de la obra.
 Pilar del Castillo marca: «Luis Alberto, ¿cómo le habéis hecho eso a Juanito?»…»¿Por qué lo preguntas, ministra?»…»Porque me ha llamado llorando y quejándose de que le habéis nombrado un alto cargo sin consultarle»… Y yo me pregunto hasta dónde llega la larga mano de Esperanza, que es quien le llamaba Juanito, porque Pilar apenas le conocía.
 Me cuentan que todo el personal del Teatro Real anda aprendiéndose una misma canción: «Asturias, patria querida». Y es que el lobby asturiano no para de crecer.
Buena se armó en la inauguración de la Bienal valenciana. A la Fura no se le ocurrió otra cosa que solicitar a los espectadores que enviasen sus opiniones por mensajes SIM de sus móviles a un determinado teléfono y proyectar las mismas en medio del espectáculo. El espectáculo fue ver y leer cuantos insultos se vertieron a los políticos de la región.
 Y, puestos a hablar de Valencia, hay que ver la que se les viene encima. El director de orquesta Jesús López Cobos no salía de su asombro ante la visita que le hizo en Laussane el célebre José Luís Moreno. “Yo voy a ser el contratista del futuro teatro de ópera valenciano”, aseguró. Quería contar con sus servicios para poner en marcha una orquesta en los tres meses antes de la apertura. Ah, y agárrense, le habló de las veinticinco nuevas producciones que va a realizar anualmente. Esas mismas pasarían también por un nuevo teatro en la periferia de Madrid, con lo que Valencia y sus veintitantos mil millones invertidos en el nuevo teatro acabarían equiparados a Pinto o Valdemoro. A medida que pasa el tiempo vamos conociendo más cosas del pasado Premio de Música Príncipe de Asturias. Ahora ya sabemos, lo cuenta Andrés Amorós por doquier, que no se premió a Boulez, propuesto por él, porque no podía ir a recogerlo y claro, los Premios quieren show. Tampoco se concedió a Montsalvatge porque otro conocido compositor se movió para que no fuese en solitario, sino que se repitiese aquel absurdo de los cantantes líricos: varios en comandita de la mano.
El director Carlo María Giulini pasó por Madrid a recoger el premio que le concedió la Fundación Albéniz. Aunque han sido muchos los que se jactan de haberle propuesto, lo cierto es que quien lo hizo fue Piero Farulli, director de la Escuela de Música de Fiésole y premio del año anterior. Eso sí, Teresa Berganza se encargó de aclarar a los patronos de dicha fundación que mucho mejor Giulini que el violinista Accardo. Y es que, al margen de los indudables méritos del maestro, la mezzo no olvida una ya lejana actuación junto a él en un Rossini del que habló toda Italia y no sólo por las calidades musicales, aunque hubo más fantasía quee realidad.
No había sido invitado y no entendía la razón. Es el marido de una señora que sí es alguien en la música española. Pero es que las invitaciones fueron unipersonales a diversas personas de la cultura madrileña, sin parejas. Así lo quisieron Casa Real y CAM. Claro que él se las arregló, sin que la organización supiese cómo, para que su nombre figurase en una de ellas. Y los responsables rápidamente separaron a la pareja para que no se notase el convidado de piedra.
 Y el Príncipe vio las obras del futuro teatro de El Escorial. Y vio también y se quedó perplejo del monumento ecologista a un supuesto pinsapo. El árbol sobresale, protegido por encofrados de cemento, en la mitad y todo lo alto del solar. ¿Servirá para dar sombra a alguno? La acción es admirable, pero en la consejería de medio ambiente parece que no se han enterado.
 ¿Adivina adivinanza? ¿Qué haría Carlos Kleiber por Sevilla, de riguroso incógnito, hace unos días? El excéntrico pero gran director canceló su participación en el Festival de Santander -las malas lenguas dicen que nunca pensó ir- pero hizo las maletas y recorrió diversos escenarios sevillanos. ¿Buscaría acaso a Carmen?
Buena se armó en el homenaje a Francisco Guerrero y es que a quién se le ocurre ponerse a hablar del centenario de Verdi en el de Guerrero. Estos críticos, locutores y presentadores no tienen precio. Y para precio el que paga Rafael Taibo, jubilado en Radio Clásica y de vuelta al trabajo para poder cobrar los cuatro años que le tuvieron apartado de la casa.

Zancadillas en Santander. La temporada de ópera de Santander pensaba llevar la estupenda producción de «Falstaff» firmada por del Monaco, mas he aquí que el agente de la mayoría de los cantantes que participarán prefiere y presiona para que lleven cualquier otra, por pobre que sea, antes de aquella. Todo porque la suegra de del Monaco también es agente y con ella no se lleva nada bien. Pero en Santander vencerá la profesionalidad. 
Y más de Giancarlo del Monaco, convaleciente de una luxación en un hombro. Cambreleng ha declarado para la revista italiana «Opera» que le es muy difícil escoger el mejor de sus hijos pero que, dispuesto a hacerlo, la mejor producción del Teatro Real hasta la fecha es la «Boheme» del italiano. Ahora le falta ser consecuente.  
Leaper es el nuevo director titular de la Orquesta Sinfónica de la RTVE. Lo que no se sabe es que la comisión de régimen interno y la delegación de la orquesrta barajaron también los nombres de López Cobos y Steinberg. El primero no estaba por la labor y al segundo le llegaba demasiado tarde la oferta, pues ya había aceptado la Suisse Romande.
 Dicen que el público del Real fue frío con «Guerra y Paz», pero es que en Washington irá la misma producción, con Gergiev sí, pero también con Obratzsova, Hvorostovsky, Gregoriam y Ramey. ¿Hubiera sido igual de frío de haber tenido ese mismo reparto? No, aquí nos sacan los cuartos a los advenedizos y nos dan gato por liebre. Afortunadamente el público demuestra enterarse más que quienes contratan.
 Marta Domingo avanza en su carrera como regista. La próxima temporada su «Sly» pisará el Metropolitan mientras Plácido realiza la dirección musical y en Washington presentará «Los cuentos de Hoffmann», aunque en esta ocasión su marido no participará. Sí lo hará cantando en «Dama de picas» y dirigiendo en «Carmen».
 Por cierto, Plácido Domingo abandonará el personaje de Otello. Su última aparición como el moro será en la Scala, con producción de Graham Vick y dirección de Muti.
José Luís García del Busto se refirió a Brahms el otro día en su programa radiofónico a cuento de una determinada obra compuesta cuando tenía 60 años. Le calificó de viejo prematuro a los 60 años. Yo me pregunto cuanta era la esperanza de vida en la segunda mitad del siglo XIX, porque me temo que a los 60 años todos eran viiejos. Lo que pasa es que a uno a veces le traiciona el suubconsciente y García del Busto, camino de los 60, no quería considerarse viejo, lo que por otro lado me parece muy natural.
En Madrid estuvo la directora del Palau valenciano para acompañar a su orquesta. De Beneito se alarmó cuando le comentaron que Justo Romero, el anterior gerente de la Orquesta de Valencia a quien ella cesó, añoraba aquella ciudad. «Está mucho mejor en Sevilla», aclaró. 
Hoy se presentará -¡por fin!- la programación del Teatro Real para la próxima temporada. Se abrirá con «Rigoletto», pero no será el único título verdiano, ya que también se cuenta con «Falstaff». Y en mi lista aparecen también «Cosi fan tutte», «Pelleas» y «Lucia de Lammermoor». La duda que me queda, y no sólo a mí, es si al anuncio de temporada le seguirá de inmediato un pleito. El Real dará a conocer que el duque de Mantua será el italiano Sabatini, aunque exista un primer contrato con Aquiles Machado, que mantiene libres en su agenda las fechas pactadas. ¿Qué hará Machado? ¡Ay Real, aguda espina dorada, que te siento en el corazón clavada!
Lo más grave no es que Duato y Cambreleng diriman en público sus diferencias y se llegue incluso a las amenazas. Lo más grave es que Duato ha dejado claro que en el Real quienes deciden las programaciones, contenido y fechas son los políticos, llámense Cortés, Cuenca o del Castillo. ¿Les pagamos para eso? ¿O es que les sobra tiempo?
 Menuda la armó Consuelo Díaz en el CDMC antes de ser cesada. Su sustituto se ha encontrado con un montón de sorpresas desagradables. Entre otras la programación para el próximo Festival de Alicante del estreno de una ópera que lleva la firma del compositor que puso a Díaz en el Centro para la Difusión de la Música Contemporánea. Fernández Guerra intenta aplazar el asunto al ver venir el escándalo. Algo a todo esto tendría que decir Amorós, muy amigo del compositor en cuestión.
 Tomás Marco, de quien habíamos logrado descansar unos meses, vuelve a la carga una vez recompuesta su red de influencias y poder. Atención a los próximos estrenos del CDMC y no sólo a ellos, ya que veremos su firma todas las semanas en las páginas del cultural de un veterano diario monárquico. ¿De qué nos escribirá? Me cuentan que intentará usar ese medio para lo mismo que usó los anteriores en donde estuvo. Sus opiniones alternarán con las de García del Busto, cuya febril actividad úlltima parece significar una vuelta a las taréas periodísticas.
A la lista de mis «Llorones» de semasa atrás hay que añadir a Nacho Duato, que se queja de que en el Teatro Real no se hace caso a la danza. Es verdad, pero él no es precísamente el más indicado para decirlo cuando está en él temporada tras temporada y con varios programas. Asegura que llena el teatro, pero de eso nada y Cambreleng haría bien en demostrarlo. Ya saben además el por qué de todo ello. Viene de los contratos que dejó comprometidos su gran admirados Miguel Ángel Cortés, el anterior Secretario de Estado de Cultura. Claro, ahora que ya no manda en el teatro, los nuevos contratos se espacían…
La Junta de Protectores de la Fundación del
Teatro Lírico ha quedado constituida. Nace con la finalidad principal de fomentar y
coordinar, dentro de la Fundación del Teatro Lírico, la cooperación e
inquietudes culturales y artísticas de todas aquellas personas y entidades
que colaboran económicamente en la consecución de sus fines fundacionales.

La Junta de Protectores será un órgano de colaboración de la Fundación del
Teatro Lírico, figurará en su estructura orgánica, y sus acuerdos,
sugerencias o recomendaciones serán elevados a los órganos de gobierno de
la Fundación para su consideración.

La Junta de Protectores ha elegido como presidente a Álvaro Muñoz,
presidente de la aseguradora Musini, que se integrará en el Patronato de la
Fundación del Teatro Lírico con carácter de miembro de pleno derecho en
razón de su cargo. El presidente de la Junta de Protectores coordinará la
comunicación entre los protectores, y entre éstos y los órganos de gobierno
de la Fundación, y trasladará a dichos órganos los acuerdos, sugerencias y
recomendaciones de los miembros de la Junta. Eduardo Montes, presidente de
Siemens España, será el vicepresidente, y Luis Martí Mingarro, decano del
Colegio de Abogados de Madrid, será el secretario.

Ha aparecido un nuevo movimiento en la escena musical española. se autodenominan los «García de Iberia» y, por lo que tiene de denuncia, bienvenidos sean, aunque no se esté de acuerdo al 100% con sus tésis. Conocerán éstas entrando en el apartado «colaboraciones». Este web se limita a recoger esta información existente en el medio musical, no teniendo nada que ver con su elaboración.
El tenor Aquiles Machado obtuvo en Bilbao un clamoroso triunfo en el papel de Edgardo de «Lucia di Lammermoor». Incomprensiblemente no sólo no tiene firmada ninguna actuación en el teatro de la ciudad donde reside, el Real, sino que incluso este teatro ha roto el contrato existente para «Rigoletto». Para todo teatro es bueno tener sus propios ídolos y el Real está desperdiciando la ocasión de contar con un auténtico tenor en plenitud.
Me aseguran que Cambreleng ya tiene su candidato para sustituir a García Navarro como director musical del Teatro Real. Sería el alemán Michael Boder, quien ya le ha sustituido en el concierto de Felicity Lott. Michael Boder comenzó sus estudios en la Academia de Música de Hamburgo
antes de trasladarse a Florencia para perfeccionar sus conocimientos con
Riccardo Muti y Zubin Mehta. También Michael Gielen ejerció sobre él una
importante influencia durante su estancia en Frankfurt (1984-1988) en
calidad de asistente suyo, donde dirigió Iphigénie en Tauride, Falstaff y
Hänsel und Gretel. Con unos treinta años, en 1989, fue nombrado director
musical de la Ópera de Basilea, donde permaneció hasta 1993. Especialmente
apreciado por sus interpretaciones de música contemporánea, ha tenido a su
cargo los estrenos mundiales de Ubu Rex de Penderecki (en Múnich), de Das
Schloss de Aribert Reimann (en Berlín) y de Was Ihr wollt de Manfred
 Trojahn (en la capital bávara). Al mismo tiempo ha destacado por su
conocimiento de óperas alemanas de diversas épocas, habiendo dirigido Der
Rosenkavalier, Capriccio (ambas en Berlín), Die schweigsame Frau de Richard
Strauss, Die Meistersinger von Nürnberg en Frankfurt, Der fliegende
Holländer y Der Ring des Nibelungen de Wagner en San Francisco, Lulu de
Alban Berg en la Ópera Estatal de Viena (producida por Willy Decker) en
febrero de 2000, a la que habían precedido en este teatro Wozzeck de Berg y
Elektra de Strauss, y a la que siguieron en octubre de ese año Die
Jakobsleiter de Schönberg y Gianni Schicchi de Puccini. Entre los futuros
proyectos a desarrollar en esa prestigiosa compañía se incluyen Die
Meistersinger y el estreno absoluto de Der Riese vom Steinfeld de Friedrich
Cerha.
Además de dirigir regularmente en las Óperas Estatales de Berlín (la
presente temporada Fidelio y Der Freischütz) y Baviera y en la Ópera de San
Francisco, Michael Boder dedica cada vez más tiempo a su carrera como
director sinfónico, habiendo subido a los podios de la Orquesta Filarmónica
de Hamburgo, de la Gewandhaus de Leipzig, Filarmónica de Oslo, Orquestas de
Venecia, Florencia y París, Sinfónica y RSO de Viena o la Tonhalle de
Zúrich, con la que ofreció el estreno mundial de Finite Infinity de
Reimann. En 1997 debutó con la Sinfónica NHK de Tokio y en 1999/2000 con la
Sinfónica de Bamberg, de la que es uno de los directores invitados
permanentes. Entre sus próximos proyectos se cuentan su presentación con la
Orquesta Filarmónica Checa y la Staatskapelle de Dresde. Ha grabado en
disco Das Schloss de Reimann (con la Orquesta de la Ópera Estatal de
Baviera) y Die Menschen de Detlev Müller-Siemens (con la Sinfónica de
Basilea).
Otro director sustituto: Pedro Halffter. Él se ha encargado del «Sueño de Geronte», que debía dirigir García Navarro. ¿No va siendo hora de que se defina definitivamente el futuro de García Navarro? Halffter lo hizo muy bien, con mucha astucia. Previó la cancelación del valenciano, se empoyó una obra desconocida y se ofreció una vez anunciada la renuncia de García Navarro. «Aquí tenéis a Superman», dijo.
Los cuerpos del Kirov ofrecieron en el real de Madrid «La Resurección» de Mahler. La misma obra que los cuerpos del Liceo también ofrecieron en su presentación en el Real. ¿Lo habrán hecho a posta para poder comparar? Pero yo a lo que voy es a advertirles de la resurección en ciernes. Dentro de poco volverá a la actualidad una importante e influyente figura de la música durante meses más callada que la música de Mompou. Atentos.
¿Pues Aquiles Machado no será el duque de Mantua en el real, en el Madrid de sus sueños, por aquello de que nadie es profeta… Sin embargo lo será en la Quincena Donostiarra y en la Ópera de Roma. En el Real siguen sin darse cuenta que la fabricación de ídolos locales es fundamental.
El dos de mayo, en el acto de la Comunidad de Madrid, hubo el habitual concierto, sólo que esta vez, por vez primera, se trató de un estreno. Ruíz Gallardón encargó a Pedro Halffter una obra que lleva por título «Armonía de los opuestos» y emplea piano, chelo, percusión y mezzosoprano. El pasado año el mismo Pedro dirigió una obra de su padre, Cristobal, para ocho chelos sobre el fandango del padre Soler. Dicen los suspicaces que el año próximo será el de Marita, esposa y madre.
Se juntan cuatro amigos que ayer fueron populares pero que hoy no lo son tanto y se reúnen para ver cómo volver a figurar. La solución: el homenaje a un ahora popular. Se pide prestado un local. Se invita a la gente a una cena previo pago de dos mil duros y a mover el cotarro. Otra vez discursos y otra vez en los papeles. Lo sorprendente es que haya quien piense que a tales actos se «haya» de acudir. 
Ha nacido el grupo «garcíaibera». Con sus email están volviendo loco a todo el mundo musical. Por sus plumas terribles ya han pasado el Real, Oviedo, Valencia y otros muchos se han puesto a temblar porque, aunque agresivos y mal redactados, no cuentan más que verdades.
Colean las noticias sobre el último Don Carlo en el Real. se anunció como coproducción de este teatro con los de Génova y Florencia, pero ahora han surgido algunos problemas en este último y podrían descolgarse del proyecto. ¿quién asumiría entonces su parte de coste? porque este Don Carlo ya ha costado más que los picos y las palas del gran capitán.
 El tenor José Cura ya ha confirmado que no quiere volver a cantar en Madrid. lo que no sabemos es si tal actitud supone también la retirada de la petición de residencia española, que llegó a solicitar hasta a Ruiz Gallardón, y el traslado de su casa madrileña y familia a otra ciudad.
 Con satisfacción se recibieron las nuevas apariencias públicas de claudio Abbado. su aspecto ha mejorado notablemente desde las pasadas navidades. esperemos que la enfermedad vaya dominándose y se pueda enfrentar dentro de unas semanas a los públicos de Parma y Ferrara con ese «Simon Boccanegra» que dirige como nadie.
¿Qué joven director reunió en su casa, la que está junto a la de sus padres, a gente tan indocumentada como Ruíz Gallardón, Rosa Torres Pardo, Andrés Tarazona o Gonzalo Alonso para explicarles la «Cuarta Sinfonía» de Chaikovsky? ¿Se imaginan la escena?
 No deja de causarme inquietud la repetida presencia en ópera y zarzuela del juez Garzón, a quien no se le había visto mucho por tales lares. Estuvo a ver la historia de Santa Rosalía -«La colomba ferita»- y en el «Don Carlo». Vamos, que ya solo faltaba que se hubiera presentado para encausar a Felipe II por atentados contra la humanidad, a Éboli por acostarse con el monarca y al infante por instigar a la subversión.
La sagrada familia, como denomina una figura importante de la música a los Halffter, es de nuevo noticia. Esta vez por causa del hijo. Pedro cosechó una estupenda crítica de pluma de un compañero académico del padre y el presidente de la Comunidad de Madrid le ha encargado que se ponga a orquestar las canciones de Albeniz.
Y ya que estoy con Gallardón, ¿por qué no encarga un auténtico trabajo sobre Albeniz, una buena biografía por ejemplo?
La versión oficial es que Luciana D’Intino dejó a la Princesa de Éboli tuerta de los dos ojos porque tenía dolor de garganta, pero lo cierto es que tenía dolor de ensayo. Tras una discusión partió para Roma y ya no volvió más que un certificado sanitario. Otro tanto estuvo a punto de hacer la soprano Fantini.
Al final no llegó la sangre al río entre argentinos, entre Hugo de Ana y B. Alonso, director técnico del Teatro Real. Ambos Coincidieron años ha en el Colón de Buenos Aires y el segundo la hizo la vida tan imposible al primero que éste se largó. Ahora se han reencontrado en el Real, pero de Ana hoy es una persona con peso y, además, sabe que se cumplió aquello de «no hay mal que…» porque gracias a ello pudo empezar una carrera internacional. Bejart pasó por Madrid en olores de triunfo. La Zarzuela fue su escenario. El Real nos anuncia de nuevo a Nacho Duato en el suyo. ¿No creen que el sitio para Bejart tenía que haber sido este último y no el primero?
Me entra la risa. Cultura crea el Premio Velázquez a las Ártes y una beca cuyo destintario lo ha de decidir el premiado con los quince millones. Me rio porque, claro, los estatutos no habrán previsto el eliminar a los familiares o los discípulos y otras malas hierbas de estos casos.
Vimos desde Parma la Gala del Centenario de Verdi, pero les contaré otras cosas de Parma que quizá no conozcan. Como que suponía el debú de Domingo en la ciudad y triunfó por todo lo alto. Tanto como fracasó Cura, el que no quiere volver a pisar el Real y por eso ya no veremos ni «Paayasos» ni «Cavalleria rusticana». Como que su público tiene fama de ser el más duro de Italia. Abbado lo comprobó hace años al salir a saludar, en solitario, tras un «Simon Boccanegra». «¡Bravo Maestro» gritó alguien y otro contestó: «¿Dónde está el maestro?». En estos días cantaba June Anderson la «Casta Diva» y la cosa no iba muy bien. Sóno un movil y su propietario, en vez de apagarlo, abrió la conversación. Su interlocutor debía estar cabreado y la sala escuchó: «Va fan culo» y otras lindezas. «¡Que lo apague!» dijo alguien y otro saltó: «No, que lo deje, que está mucho más afinado que la soprano».
¡Ay con el Teatro Real! Mientras nos abruman los clamores de «Parsifal» y abruman aún más a sus responsables que no paran de recibir peticiones de entradas de recomendados, me cuentan que la siguiente ópera, «Don Carlos», nace con el handicap de la espantada del tenor Neil Schicoff. Japón le ha ofrecido más dinero y se salta a la torera su contrato con el teatro. «Donde las dan, las toman», debe pensar otro tenor, Aquiles Machado, cuyo contrato no respeta el Real.
 Que se prepare Cristina Almeida. Ruiz Gallardón encontró en «Parsifal» la próxima frase que empleará en sus debates: «Te protege el escudo de tu necedad». Es la que le espeta Gurnemanz, el guardían de los valores sagrados, al inexperto Parsifal. Claro que Gallardón también andaba muy feliz con otro descubrimiento: Wagner anticipa la teoría de la relatividad al introducir en su texto «aquí el tiempo se convierte en espacio».
Perla de Esperanza Aguirre en un acto cultural como fue el aniversario del British Council. En presencia de los embajadores inglés y español y otras muy importantes autoridades pronunció un discurso en el que entre otras cosas nos reveló: «Yo aprendí en el British Institute una cosa que no es frecuente en España: a decir la verdad». Regocijo general. Yo no sabía que los ingleses fuesen los paladines de la verdad.
 La Orquesta Sinfónica de Sevilla ya tiene nuevo titular, una vez más extranjero. Será el veterano Alain Lombard. Lo mejor de todo fue otro discurso, el que pronunció el correspondiente consejero andaluz, en el que dijo que «Sevilla puede ofrecer a Lombard mucho cariño y una comida excelente». No salgo de mi asombro.
Nuestros músicos empiezan a parecer los de la célebre película de Fellini «Ensayo de orquesta». Miren por donde los de la Sinfónica de Bilbao, que intervenían en el ensayo de «El cazador furtivo» de la Abao, abandonaron el escenario a muy pocos minutos de terminar la ópera porque era ya la medianoche. Lástima de escopeta con balas fundidas por Samiel, el diablo, pensó sin duda Anton Reck, el director de orquesta.
 Y ya que estamos con ópera alemana vamonos a «Parsifal» con la Kundry griega de Agnes Baltsa. Me cuentan que en Madrid está dando menos problemas que en Barcelona, en donde para que fuese una buena chica tuvieron que recurrir a la capacidad de convicción de un apuesto bombero. 
Y como hoy estoy de humor, les cuento un chiste de cantantes a cuento de Baltsa y otras divas. ¿Saben en qué se diferencian las sopranos de los terroristas? En que con estos últimos se puede negociar.
Esperpento: en el programa de mano del Parsifal del Teatro Real, en su página 203, figura un anuncio con la programación del Liceo para la temporada 2001-2002. La del Real para esas mismas fechas es una incógnita. Los rumores hablan de Rigoletto, Lucia, Cossi fan tutte, Peleas, se cayeron Cavalleria y Payasos… y quizá el oro del Rhin. En la del Liceo hay 13 títulos y 99 funciones de ópera -ballets, conciertos y recitales aparte-. Ya compararemos con lo que anuncie el Real. Y uno tiene más de 2200 localidades de aforo y el otro 1800.
Mutti y el presidente italiano han pedido a Claudio Abbado su vuelta a la Scala. No se crean tanta generosidad de Mutti. Ya se sabe en el mundo de la música que Abbado padece una gravísima enfermedad y la petición no es sino un reconocimiento ante una situación irreversible. Lamentáblemente Abbado ya no será competencia para Mutti.
Plácido Domingo llegó a Madrid bastante antes del esperado estreno de Parsifal, echando por tierra todas las maledicencias de unos cuantos enemigos que aseguraban llegaría un par de horas antes. No un par de horas sino más de diez días antes. Sin embargo un navegante nos añade una información en la sección de colaboraciones. Poco antes de aterrizar en Madrid recibió de manos del alcalde Giuliani la llave de la ciudad de Nueva York pero el acto, gozoso como son siempre este tipo de actos, tuvo un cierto sabor a despedida. Mejor dicho, a principio de despedida. Plácido advirtió que los años no pasan en balde y la voz de los tenores los notan. Sin embargo dio una soberana lección de canto en la gala que le organizaron para festejar su cumpleaños.

Domingo de marras y pelea de gallos. Hay que reconocer que venció por k.o. Miguél Ángel Cortés a Luis Alberto de Cuenca. El secretario de Estado de las culturas exteriores presidió un nuevo ingreso en la Academia de San Fernando mientras el secretario de Estado de cultura interior se tomaba unas copas en el cóctel matrimonial del pianista Joaquín Soriano. Cortés apareció también en el citado cóctel pero una vez cumplido su trabajo.

«Me entero por la prensa» dijo Jesús López Cobos cuando supo de la concesión de la medalla de las Bellas Artes. Y todo pudo haber sido una broma de buen o mal gusto, porque hasta hoy sigue sin enterarse por Amorós o quien corresponda del Ministerio de Cultura. Claro que peor andan en Sevilla. Alain Lombrad no sabía nada de su nombramiento como nuevo titular de la Sinfónica de la ciudad. Ni por la prensa, porque a París no llegan los diarios andaluces. Se enteró cuando, tras anunciarlo, alguien en la Junta andaluza se dio cuenta que el futuro titular no sabía nada de nada. Fácil arrego: un avión y a negociar a posteriori.
Muchos vieron por televisión el Requiem de Verdi y Abbado en Berlín. Se quedaron estupefactos ante el aspecto que presentaba el maestro. Desgraciadamente padece un cáncer muy grave que posiblemente nos reporte tristes noticias en este mismo año. La Filarmónica de Berlín trata de acelerar la incorporación de Rattle.
Antonio Moral ha dejado la dirección de la revista Scherzo para dedicarse a las actividades artísticas y económicas de la Fundación que van a crear en el mismo grupo. Tomás Martín de Vidales, antiguo director de comunicaciones del teatro Real se encargará de la revista.
En el Real hay gente que no da una. A la soprano Silvye Valere que cantó el Requiem la dijeron, justo antes de salir al escenario, que su padre se hallaba muy grave. A Jaime Aragall, entre sus habituales nervios antes de salir a escena, alguien le dijo textualmente: «No se preocupe que, como apenas hay público, he mandado hacer bajar a los de gallinero al patio de butacas».
Llegó el esperado debut de Andrea Boccelli en la ópera de Munich y sucedió lo esperado. Tuvo que cantar nada más y nada menos que con René Fleming, Dolora Zajic y René Papé, voces de verdad donde las haya. La crítica ha sido unánimemente demoledora. ¿Perdió Mehta el sentido al contratar al astro pop o ganó un cielo? Han dicho que para cantar el Requiem de Verdi hace falta potencia por muy lírico que sea y que Boccelli no podría hacer un dúo ni con una flauta. Para colmo era un teatro grande y un terceto impresionante. Conclusión de las crónicas: el público estuvo muy educado al no abuchear dado que era una misa a un cantante que se lo merecía. Grandes elogios para René Flemming, mientras que Mehta ha cosechado de todo. La principal crítica que resultó demasiado ruidoso. 
Aquiles Machado acaba de obtener un gran éxito en Florencia con «Boheme». Gracias a él le ha llegado la oferta para cantar al Duque de Mantua en la Ópera de Roma. Compartirá cartel con Mariella Devia y Leo Nucci.
Compositor con mando en plaza: Cristóbal Halffter. Ha colocado a su agente artístico, Pedro Porta, en la asesoría de la capitalidad cultural de Salamanca. ¿A que más de uno puede averiguar quienes van a estrenar obras y quienes las van a dirigir? 
Preocupación en Canarias. En esta edición de su festival se han vendido muchos menos abonos de los previstos. Para colmo ha llegado a Tenerife Enrique Rojas, quien seguro diseñará una potente programación para su auditorio. ¿Tendrá entonces sentido el Festival?  Pero Nebot ha reaccionado con prontitud: la premier de casi todos los conciertos y estrenos se celebra este año en Santa Cruz.
Una pregunta para Felix Palomero, actual gerente de la Orquesta y Coros Nacionales: ¿Qué fue del recital de Suso Mariategui, tenor, y Edelmiro Arnaltes, piano, previsto por Javier Casal y mantenido por Vicente Cervera -los antecesores de Palomero en el cargo- para este mes dentro del ciclo de Cámara y Polifonía? Parece que al nuevo gerente no le sentó bien la postura que mantuvieron ambos artistas en la Escuela Reina Sofía, en donde eran profesores de la cátedra «Alfredo Kraus», cuando falleció el tenor. Palomero era entonces gerente de dicha escuela y ahora ha suprimido el recital con el argumento de que no había contrato. ¡Ay si se cancelasen todos los recitales para los que no hay contrato! Porque aquí muchos se firman durante los ensayos previos.  
Pues ganó las elecciones portuguesas Jorge Sampano. ¿Sería por la ayuda que le prestó la célebre pianista Maria Joao Pires? Lo curioso es que, quien cancela en los auditorios a trote y moche, no lo hiciera en los actos de la campaña presidencial portuguesa.
Me pregunto qué descuento estarán haciendo a los espectadores de anfiteatro en las funciones de «La flauta mágica». Y me lo pregunto por aquello de las entradas con visibilidad reducida, porque desde allí no hay quien vea todo cuanto pasa en la pasarela superior que gravita sobre un cubo que muy bien podría haber diseñado Moneo. Ese es el problema de contratar producciones sin haberlas visto antes, sin haberlas estudiado a fondo y sin comprobar si se ajustan o no a las características del Real. Y no sólo del escenario, sino de la distribución de la sala. En Viena, de donde viene la producción, no hay anfiteatro con tanto número de filas escalonadas.
 Y ya que estamos con la flauta y que hemos leído sus críticas, me asombra que nadie haya puesto el dedo en la llaga. Porque la flauta no pita, o más bien le pasa lo que a la de Bartolo, que pita por un agujero solo. ¿Se puede concebir que la Flauta sea aburrida? Pues lo es y lo es porque los propios intérpretes se aburren en escena y, lógicamente, no transmiten nada de nada. Mozart no tiene suerte en el Teatro Real. Esperaremos el «Cossi fan tutte» de López Cobos…  Falleció de forma repentina el intendente del Teatro Colón de Buenos Aires. Allí se debía ir dentro de unas semanas Jesús Iglesias, el actual ayudante de García Navarro en sus funciones artísticas del Real y allí podría haberse ido una persona muy renombrada en nuestros ambientes musicales si hubiese aceptado la oferta para hacerse cargo de la intendencia. Pero su vida no está allí, sino aquí.
Los palos al supuesto tenor Bocelli se multiplican. Ahora ha sido el New York Times quien se ha lanzado a criticar el montaje comercial existente. Mientras tanto Zubin Mehta continúa hablando maravillas del cantante invidente. Las malas lenguas dicen que él también se ha vuelto invidente y, también sordo, aunque sólo de voluntad. No quiere escuchar los «buhes» que empieza a recibir en Munich, pero sí saber quienes son y ya hay quienes están atentos a localizar los protestones. ¿Recibirá a estos Peter Jonas, el intendente del teatro, en su despacho para atemorizarlos con la granada real que preside su mesa? Ya ven que estas cosas no sólo pasan en nuestro Real y que a todo hay quien gane.
 
Y, hablando de Peter Jonas, ya me gustaría saber qué se trató en la reciente reunión a la que asistieron el senador Christoph Stölzl  y los directores de la óperas de París, Zurích y Munich, señores Gall, Pereira y Jonas. Parece que el centro de la conversación fue la problemática de Berlín y que van a formar un frente común de apoyo a la continuidad de la Deutsche Staatsoper Unter den Linden de Barenboim. ¿Será por aquello de cuando las barbas de tu vecino…?  
Ya hay nombre para la gerencia de la Orquesta de Valladolid. Se trata de Valentina Granados, hasta ahora asistente de Javier Casal en el Teatro de la Zarzuela. También hay nombre para dirigir esa extraña «Vida breve» que quiere ofrecer la Comunidad de Madrid en el Teatro Real para atraer turistas. Será Pedro Halffter, que se apunta un nuevo tanto. Lo que queda por ver es cuántos turistas se apuntarán a meterse e el Real, con los calores de agoto, para ver la obra de Falla. ¿Es que no había un título más taquillero? Porque el Real cuenta con una producción propia de «Carmen».

Huelga en el Teatro de la Zarzuela: La huelga de funcionarios afectó al estreno de «La patria chica» pocos minutos antes de la hora de inicio del espectáculo. La causa: el coro. Se presentaron miembros de todas las cuerdas excepto de la de mezzo y así no hubo nada que hacer.
La directora del Auditorio Nacional de Madrid se ha convertido en la persona que decide lo que han de durar las obras. Cuando una obra va a terminar más allá de la una de la madrugada no hay horas extras que valga. Se cierra el teatro. Así que su sugerencia es que corten la partitura. Lo puede testimoniar el programado «Orlando» de la Universidad Complutense. Sólo hay un calificativo: impresentable. Es de suponer que Andrés Amorós, director general del INAEM, tome medidas en cuanto se entere.
José Luis García del Busto ha abandonado ABC contrariado por la disminución de la dedicación a la música que se observa en el periódico. El director ha preferido dejar de contar con sus servicios tras la entrevista mantenida. Será sustituido por Alberto González Lapuente
Carlos Cruz de Castro acaba de terminar la ópera que le encargó el Ministerio de Cultura en la que llevaba trabajando dos años. Ahora le toca esperar dónde se estrenará. De estrenos. Guillermo Gonzalez se encuentra ya metiendo en dedos el concierto para piano de Zulema de la Cruz que se dará a conocer en febrero en el Festival de Canarias. Y los Halffter, padre, hijo y… , también tienen los suyos a punto.El agente Pere Porta, de Ibercámara Barcelona, ofreció a Daniel Barenboim salir entre burbujas navideñas y cobrar en oro. El pianista director no aceptó una propuesta tan comercial. Sí la aceptó posteriormente Lorin Maazel, quizá para ahogar en cava las penas que le están proporcionando en Madrid. Ya les contaré.
Y ya que hablamos de agentes, la superfiesta de Miguel Lerín -el mandamás de las voces- con motivo de su cinquentenario, el día 18. Se reunirán dos centenares de invitados no sólo a cenar, sino a un concierto lírico en el Liceo, en el que participarán figuras de la escudería de la casa. Y es que en casa de este herrero no parece haber cuchara de palo.
¿Dónde ha escondido José Cura los agudos de Manrico? Uno entiende que artistas consagrados en época otoñal se los guarden en el bolsillo, pero no que también lo hagan los meritorios. Esta lírica…Una idea gratis para mis amigos del teatro Real, Cambreleng y García Navarro. Resulta que Aribert Reimann, compositor al que no le han hecho ni caso, tiene escrita su última ópera, La Casa de Bernarda Alba, en español. Sería una ocasión traerla de Munich a Madrid. Y no sólo eso, sino que en este momento escribe su siguiente ópera. Para colmo es otro tema español: El Público. ¿Por qué no apuntarse desde ya a una coproducción y encargar la puesta en escena a Lluis Pascual, quien ya la llevase a los escenarios de varias capitales? De nada… Para que luego digan que sólo critico.Bueno, pues Cuenca ya tiene nuevo director, o mejor asesor de programación, para su Festival. Su nombre les sonará mucho. Me aseguran que se trata de alguien a quien hace años bauticé en mis columnas de ABC como «Mr. Music». Adivina, adivinanza. Antonio Moral.
Tema de los gordos y que dará que traerá cola. He podido averiguar porqué el Teatro Real pagó más de ocho millones de pesetas a un tal «Lito» por hacer de productor ejecutivo en «Celos aún del aire amtan». Les recuerdo que el Teatro Real cuenta con un departamento de producción que cuesta su dinero y que es el que se encarga de todas las producciones del teatro. Todas excepto los «Celos». Yo intuía que había algo debajo de la manta, la he levantado y me he encontrado con la razón. Unos días de intriga servirán para poner de los nervios a unos cuantos. Quien puede debe pedir explicaciones.
Buena la ha armado una periodista y escritora, para más detalles segundo premio en un Planeta, en la ciudad de Oviedo. Acaba de colocar a un amigo íntimo como director de la Orquesta Ciudad de Oviedo, la del alcalde. Claro que también ha influído el lobby canario de un editor que escribe críticas de música.
Pues ya tenemos en el Teatro Real sustituto de Tomás Martín de Vidales. Se trata de Felipe Santos y lo curioso del caso es que se cuenta que lo ha colocado directamente Moncloa. Vamos, que quieren saber de primera mano lo que pasa en el teatro. Por ejemplo, se habían alarmado con la noticia aparecida en La Razón según la cual por Musiespaña – la ex de Cambreleng- pasaban el 90% de los artistas para los espectáculos que tienen su sede en el Real y la carta al director enviada por Cambreleng dejó claro que no, que sólo se trata de un humilde 6%. Y es que la prensa es muy exagerada y, además, oye campanas pero no sabe dónde. Claro, que yo las oigo bien afinadas y por eso afino la pregunta: ¿a qué porcentaje de empresas de las que alquilan el teatro Real para sus eventos le organiza Musiespaña los espectáculos musicales que han de acompañar sus «bodas y banquetes»? He aquí el auténtico filón de la agencia. Y todo dentro de lo «éticamente correcto». Todo depende obviamente del ancho y largo de la vara de medir y de quien mide.

No hay más remedio que alabar la imaginación de Plácido Domingo. Se le ha ocurrido la brillante idea de programar en la Ópera de Los Ángeles una nueva «Tetralogía» con la firma de George Lucas, el productor de otra célebre Tetralogía, la de la Guerra de las Galaxias. Nuestro tenor siempre ha dado muestras de estar al día y rápido de reflejos, aunque aún no haya ofrecido nada a Almodovar, como alguien había dicho por ahí. Pero Plácido viene a Sevilla y todo podría suceder. De entrada bautizará un avión de Spanair, tal y como hizo Cela en su día. Domingo por los aires.
Escándalo se masca en el Liceo. Calisto Bieito anda buscando prostitutas por Barcelona, más concretamente por el Bagdad Café. Quiere hacerlas intervenir en «Un baile de máscaras». Lo que yo aún no tengo muy claro es en qué escena puede ser.
Huelga en la Orquesta Nacional. Paros en el Real. La RTVE a la greña con García Asensio, impuesto por un año más tras haberse despedido. ¡Hay que ver cómo anda la música! Menos mal que a los chicos de la Sinfónica de Madrid aún les quedan ganas de celebrar Santa Cecilia. Y por todo lo alto… en Pedro Larrumbe.Las recientes declaraciones de Andrés Amorós asegurando que las contrataciones de la Orquesta Nacional no pueden repartirse en comandita entre dos agencias artísticas han puesto en guardia a Musiespaña. Para colmo tiene en el alero la gira de la orquesta por EEUU, que prometía ser un suculento negocio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

calendario operístico 2022/2023