Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

Salzburgo: Eschenbach toma el relevo
Escándalo en la nobleza británica [Powder Her Face - T. Adès]
Por Publicado el: 21/04/2014Categorías: Crítica

Salzburgo: Thielemann y Harteros, sublimes en Strauss

Festival de Salzburgo
Thieleman y Harteros, sublimes en Strauss
Obras de Mozart y Strauss. M.Pollini, piano. A.Harteros, soprano. Orquesta de la Staatskapelle Dresde. C.Thielemann, director. Grosses Festspielhaus. Salzburgo, 19 abril.

image                             En el día de esta reseña

Siempre resulta dificil escribir juzgando la actuación de artistas que lo han sido todo. De un lado se halla el respeto a la figura y de otro también el respeto al lector, al que uno no debe llevar al engaño. Maurizio Pollini (Milán, 1942) es uno de los grandísimos pianistas de la historia reciente. A sus setenta y dos años no se conserva tan bien como otros y las diferencias son hoy notables, no ya con aquel joven al que escuché desgranar en sus inicios, como propinas, nocturno tras nocturno de Chopin en Munich, sino incluso con quien en este mismo Salzburgo ofreció una «Hammerklavier» de quitar el hipo. Esta vez abrió la sesión con el n.21 de Mozart. Se suele decir que los impares son los mejores conciertos para piano de Mozart y desde luego el tiempo central del en «do mayor» es de lo más inspirado de su autor. Pollini salió al escenario encorvado y con paso difícil, bastante envejecido. Tuvo borrones en el primer tiempo que no se hubieran consentido en un joven desconocido, pero afortunadamente surgió en el increíble «andante» el gran pianista que es. Curiosamente en un tiempo con el que se identifican solistas -Rubinstein, Barenboim, etc- de características bie diferentes. Música en cada nota, nivel que logró mantener en el «allegro vivace». El público vitoreó con mucho cariño a quien tanto ha dado en Salzburgo y Thielemann fue el primero en aplaudirle, tras un sólido acompañamiento.
Pero todos sabíamos que lo mejor de este carísimo concierto muy propio de gran festival -con dos solistas de alto caché- vendría en una segunda parte de peculiar concepción: nada menos que los «Cuatro últimos lieder» de Strauss con el añadido de un quinto -«Malven», orquestado por Rihm- tras «Así habló Zarathustra». Tuvo el poema straussiano la lectura llena de impulso, vitalidad y contrastes que eran de esperar en Thielemann. Sobrecogedora la potencia del inicio y sobrecogedor el serenísimo final, con un primer violín -Matthias Wollong- de excepción, como demostró también en las canciones de Strauss. Él, Anja Harteros y Thielemann alcanzaron lo sublime. Creo no haber escuchado cantar mejor esta obra desde Jessye Norman en plenitud. ¡Qué derroche de sensibilidad, de seguridad, con una voz llena de sensualidad que se escucha en todo momento! En esto tuvo mucho que ver el exquisito cuidado con que la trató Thielemann. ¡Han de grabar la obra! Tras el final en pianísimo de «Abendrot», asbsolutamente de poner la carne de gallina, llegó el delirio del público. No era para menos. Una segunda parte así permanece en el recuerdo toda una vida y basta para justificar un viaje. Gonzalo Alonso

image

                          En el día 14 de abril

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23