Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Recomendación: Ahora, Bruckner con Heras-Casado
Recomendación: Beethoven, único
Por Publicado el: 25/01/2019Categorías: Recomendación

Recomendación: Trpčeski y Petrenko, sigamos aprendiendo

 

Vasily-Petrenko-batuta

Vasily Petrenko

Sigamos aprendiendo

Escuchamos al joven Vasily Petrenko el curso pasado con la Orquesta de Cadaqués, y regresa ahora en el mismo ciclo de ibermúsica, esta vez para una doble entrega, y para ofrecernos, junto al pianista Simon Trpčeski, los dos conciertos que Brahms dejara escritos para el instrumento. En la primera de las dos veladas completará la sesión con la quinta sinfonía de Sibelius, y en la segunda con Scheherezade, de Rimski-Kórsakov. Mucha tela que cortar, pues, y que tendrá que adaptar al cuerpo de cada obra y compositor la Filarmónica de Oslo, de la cual Petrenko es titular va a hacer ya un lustro.

¿Qué es lo que tenemos, entonces? Pues fundamentalmente a dos artistas jóvenes y una buena orquesta que se van a enfrentar a cuatro obras descomunales que requieren de la madurez y la especialización, cuando no de talentos especiales, por su formidable envergadura musical, como es el caso de los conciertos de Brahms, que por cierto no se escucharán en orden cronológico. La quinta de Sibelius es también un hueso duro de roer, como lo muestra el hecho de que siendo una obra muy grabada, solo en pocas ocasiones podamos disfrutar de un registro que nos entregue una versión plena. Y por lo que se refiere a esa orgía de color y ritmo que es la partitura de Rimski, o se cuenta con una orquesta multitímbrica y un director eléctrico, o a aburrirse tocan. Hay razones para pensar que, en este caso, vamos a tener realidades un poco a mitad de camino entre lo ininteresante y lo sublime. Es decir, conciertos normales para pasarlo bien. Es mucho en estos tiempos descoloridos que vivimos.

¿De dónde vienen esas sensaciones? Cuando hemos escuchado a Petrenko en más de una ocasión nos ha parecido sentir el nervio con que su maestro abordaba el repertorio ruso y aledaños. Hablo de Yuri Temirkanov, al que por cierto hace unos pocos años se pudo escuchar en Madrid un glorioso Scheherezade. Petrenko ha heredado de él la garra y su amor por los discursos agresivos y apasionados. Y quizá también su falta de conexión con los repertorios clásicos de los músicos centroeuropeos. Veremos cómo se las gasta Petrenko con Brahms, que necesita a la vez todo el matiz del mundo y un alarde de fuerza titánica. Y también habrá que ver cuál es el límite del solista para una música que exige llevar los resultados a imposibles terrenos expresivos. Lo que sabemos de Simon Trpčeski es esperanzador, y por eso esperamos nos haga disfrutar de sus versiones.

En resumen. No todos los conciertos que incluyan repertorios así de difíciles pueden gozar del mismo interés. Pero plantearse la interpretación como una carrera de campeones es cada vez más tóxico. Contemplemos opciones menos ´definitivas´ y sigamos aprendiendo. Pedro González Mira

Simon Trpčeski, piano. Orquesta Filarmónica de Oslo. Dir.: Vasily Petrenko. Obras de  Brahms, Sibelius y Rimsky-Korsakov. Auditorio Nacional de Música, Sala sinfónica. Miércoles 30 y jueves 31, 19.30. Entre 35 y 157 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa