Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimas 20 entradas

Últimos tuits de Beckmesser

Un Bruckner corpóreo
Gómez Martínez salva una velada problemática
Por Publicado el: 13/01/2007Categorías: Crítica

Wozzeck, crítica en sms de un espectador nada más acabar la representación

Ya verán cómo a veces bastan cuatro líneas, un simple sms, para reflejar lo que es una representación. Y todo clarito. Luego los críticos se quejan del espacio de sus periódicos y, además, no les entendemos nada. ¿No les parece que debía extenderse este tipo de críticas? ¿Que los sms, además de para organizar concentraciones pueden servir para otras cosas?

«La opera me apasiona, me estremece. La orquesta ha hecho un gran trabajo con Pons, mucho más de lo que yo esperaba. Las voces bien, todos en nivel alto. Y…..Calixto! Yo creo que se ha esforzado pero que no entiende para nada lo que es Wozzeck. No entiende el dramatismo de los personajes, los mueve demasiado. No entiende el efecto angustioso que produce la ambivalencia entre tonalidad y atonalidad. No pone en valor los momentos líricos, bellísimos, que tiene la obra. Todo es lineal. No creo que la provocación y los desnudos, que es lo que ha cabreado al público, sea lo malo. Lo malo es que es absolutamente ajeno a uno de los mejores libretos de opera del siglo XX. Muchos mas pitos que aplausos, pero no por el verdadero fallo del espectáculo».

Y algunas opiniones publicadas en foros musicales:

”Ya escribí el año pasado sobre la producción Liceo-Teatro Real del Wozzeck de Berg: comentaba que los cantantes estuvieron magníficos, la orquesta… bueno, que echaba de menos la del Real (¡!) y la puesta en escena no molestaba… es más que, dado lo brutal del libreto, era bastante pertinente; y que cambiar, lo que se dice cambiar, cambiaba poco respecto a las intenciones de Büchner (vamos, que son más agresivas con el espíritu original de la obra algunos Don Giovannis / o aquella Favorita / que este Wozzeck).

Y más o menos lo mismo: los cantantes, espectaculares. Aprovechando que el público de abono de estreno, el habitual del teatro, huye de las óperas «raras» (dicho sea «raro» con toda la intención) tuve la oportunidad de ver el espectáculo en platea, pude apreciar, de cerca, la inmensa capacidad actoral al tiempo que lírica de los artistas. Qué barbaridad!!! Qué entrega y qué versatilidad. Menciones especiales para Angela Denoke (Marie), y para Jochen Schemeckenbecher (Wozzeck).

Como era previsible, hubo deserciones (tipo paseíllo, es decir, me voy y espero que se enteren todos que me voy). Y como era bastante más previsible todavía, hubo bronca fenomenal al finalizar. Pude escuchar lindezas del tipo «vete al psiquiátrico» e interminables «fuera, fuera». También hubo grupo de incondicionales, con «bravos» a mansalva… y otros como yo: personalmente no me han gustado las propuestas de Bieito, pero la de ayer, sí.

En otro momento, con más tiempo, pasaré a comentar la propuesta escénica más detenidamente”.
…………

“Como me han preguntado por mensaje privado algunos foreros de distintos foros por el recibimiento a Bieito, antes de decir mi opinión, escribo la reacción del público. Sólo pedo hablar un poco más del patio de butacas que era donde estaba inmerso. Durante la función y a partir de la escena de presentación del doctor, algunas personas han ido desfilando para casa. Yo he visto unas 20 personas abandonar la sala. Durante la representación, mucha de la gente que estaba alrededor se ha desconectado de la ópera, algunos incluso haciendo demasiados comentarios. Al final, en cuanto ha parado la música muchos se han levantado y se han ido mientras salía el coro y prácticamente nadie aplaudía. Con el aforo del patio de butacas diezmado, aplausos pasa los cantantes secundarios y ovaciones para los protagonistas y director de orquesta. Salida de Bieito con abucheo y pateo generalizado. Algunos espectadores le han defendido con algún bravo pero eran franca minoría. Por los pisos altos parecía que recibía mayor apoyo.

Dicho esto tengo que decir que a mí me ha gustado mucho la representación. La interpretación escénico/vocal (creo que en esta ópera no se deben separar) ha sido de un nivel muy alto, especialmente Gerhard Siegel como capitán, Jochen Schmeckenbecher (menos mal que he traído el programa de mano) como Wozzeck y sobretodo Angela Denoke como Marie. La orquesta ha estado en un nivel superior a su media con el afortunado debut de Josep Pons”.
………….

”El protagonista indudable en los comentarios del Hall antes de entrar era Calixto Bieito. Yo tengo que decir que a rasgos generales me ha gustado la dirección escénica y la escenografía, a pesar que es un individuo que considero nocivo para la ópera. Lo considero nocivo porque todo lo envuelve con sexo y violencia, lo exija o no o exija el guión. En obras que tienen estos aspectos como temática yo diría que es incluso recomendable. Se le pueden poner “peros” porque sobran algunas bieitadas, pero es normal porque son innumerables los detalles teatrales. No se puede negar una fuerza teatral y una buena conjunción en muchos momentos entre escena, música y texto. Para mí su mayor error ha sido no saber crear la suficiente dinámica en la generación de tensión hasta llegar a la escena del crimen, que debido a la fuerza de las escenas anteriores no ha quedado como un momento de clímax dramático, como tenía que ser. Ha sido Berg quien ha salvado a Bieito de este error al estremecernos a través de la música con esos tutti orquestales con la nota Si al terminar la escena del asesinato. Me ha gustado más el segundo cuando todos los instrumentos han empezado en piano creciendo el sonido al unísono, que el primero, donde se consigue el efecto al irse uniendo poco a poco todos los instrumentos, momento donde la orquesta no ha estado demasiado brillante.

Creo que en los próximos días con un público un poco menos conservador las funciones se desarrollarán con bastante normalidad y seguramente con bastante éxito”.
………….

“La solución que propone Bieito para el Wozzeck me ha parecido insatisfactoria porque recurre a unas maneras ya algo manidas (hasta el desnudo colectivo final recordaba un Hair del siglo pasado), sin profundizar seriamente en la obra de Büchner o en los personajes más allá de una superficialidad digna de una serie de TV descarada o en la estética de los comic tremendistas para adultos infantiloides.

Si hace poco no hubieramos visto en acción aunque solo sea el auténtico talento de un Robert Carssen en Diálogos de Carmelitas, este montaje podría hasta colar, pero con lo que se ha visto creo que no aporta nada más que algún sofoco para más de una señorona por ver en cueros a unos cuantos gañanes y gañanas o por añadir más tuberias y telarañas fabriles al almacen del teatro. El pulso dramático para presentar una obra tan terrible como ésta es pobre o casi nulo, y hay muchos tiempos muertos en los que, menos mal, la música nos viene a recordar que los que se está cociendo en escena es algo más que las «genialidades» (por supuesto, innecesarias y traidas por los pelos) de este genio al que creo que se la da más cancha que lo que da de sí su cabeza, quizás buena para cosas como las películas ‘gore’ o hasta un guiñol o retablillo desaforado para que un Don Quijote se exalte y tire todo al alto.

Siento que me haya defraudado. Esperaba más, sobre todo por tomar como base el Wozzeck, que queda intacto para nuevas propuestas escénicas. Esta se olvidará pronto porque no le aporta nada de enjundia”.
…………………
“Un desastre sin remisión, un crimen contra la obra de Berg, un atentado contra el sentido dramático, un auténtico mamarracho.
No se han mencionado arriba ni el gusano gigante que vomita, ni las proyecciones de primeros planos de autopsias, ni al Tambor Mayor rodeado de lucecitas eléctricas como un pino de navidad, ni los niños «leucémicos», aparte de los cadáveres que pueblan la escena. Algo asquero que destruye el creciente ritmo de fatalidad propio de la obra. Comienza ya tan desaforadamente que toda progresión dramática queda anulada. Ah, qué pena, una música tan extraordinaria, una obra tan conmovedora, reducidas a ser el medio para que Bieito otra vez sea la estrella”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

banner-calendario-conciertos

Festival Santander

calendario operístico 2023