Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
coleccion-cartas-carusoEl amor de Caruso, al mejor postor
Marc-SoustrotMarc Soustrot, nuevo titular de la Sinfónica de Sevilla
Por Publicado el: 26/01/2021Categorías: Colaboraciones

Luisa Fernanda, una zarzuela de cine

Luisa Fernanda, una zarzuela de cine

Davide Livermore sitúa en la madrileña sala Doré este emblemático título de Moreno Torroba, que se estrena el día 28 y cuenta con dos excepcionales repartos  

luisa-fernanda

Davide Livermore sitúa la zarzuela en la sala del emblemático Doré

Casi noventa años del estreno de «Luisa Fernanda«, que se representó por primera vez en el Teatro Calderón de Madrid en 1932. Y sigue fresca y viva. Una zarzuela, sin duda, de arte mayor. A partir del día 28 y en 14 funciones vuelve al escenario del coliseo de la calle Jovellanos con un montaje nuevo ideado por Davide Livermore y dirigida por Karel Mark Chichon (salvo tres funciones a cargo de David Gómez-Ramírez) y con dos repartos de lujo. Cuando le preguntamos a Juan Jesús Rodríguez, el Vidal Hernando del primer reparto, cómo es la escena de este título inmortal de Moreno Torroba, con libreto de Romero y Fernández-Shaw, se resiste a hacer «spoiler»; no obstante, desvela que se trata de «una visión moderna aunque transcurre en los años treinta del siglo pasado». El barítono prefiere no desvelar detalles y es Yolanda Auyanet, soprano que canta a Luisa Fernanda, quien adelanta que quien fuera director artístico del Palau de les Arts la ha situado en un cine, concretamente en el Doré. Ahora, que nadie piense que los cantantes van a sacar el cucurucho de las palomitas. «Livermore ha acercado esta obra al tiempo en que se estrenó. Estéticamente te puedo decir que es muy bella e impactante», asegura la soprano, para quien el papel de esta mujer «es un poquito ingrato para un cantante de ópera, pues aunque da nombre a la zarzuela no es la protagonista absoluta. Aquí no soy la que más canta. es un personaje tan curioso como raro que no tiene una sola romanza pero, en cambio, sí un estupendísimo monólogo, de lo mejor que se ha escrito en Zarzuela, que significa una dificultad añadida«. 

Esta mujer de carácter que ama al interesado y volátil Javier pero quiere a su manera a Vidal Hernando es el eje de «una obra de arte que nada tiene que envidiar a ninguna ópera. es una lástima que no esté presente en todos los teatros del mundo», refiere Auyanet y suscribe también Rodríguez: «Conmueve desde el primer acorde. Davide (Livermore) ha hecho, por ejemplo, «Bohème» y «Vespri Siciliani» y esta obra no tiene nada que envidiar a ambas, porque está muy bien escrita y tanto el libreto como la música son maravillosos. A mí me encanta», añade el barítono, para quien su personaje encarna «el amor de hombre, que es algo que hay que reivindicar y no solo el de la mujer, que siempre lo destacamos. Posee nobleza e integridad y me lo ha dado todo».

Ante una obra inmensa como es esta, ¿por qué no ocupa el lugar internacional que le pertenece? ¿hay recelo o es que no sabemos vendernos? Juan Jesús toma la palabra para asegurar que «aún nos creemos que lo que viene de fuera es mejor que no nuestro y estamos totalmente equivocado. No es verdad. España es una superpotencia a nivel artístico. tenemos un repertorio de primer orden». ¿Entonces? «Tenemos que creernos que tenemos un tesoro porque es verdad. Y darle visibilidad y compartirlo. Nuestro patrimonio está muy por debajo del lugar que le corresponde», y Auyanet destaca «el éxito que tiene el género por todo el mundo. Es un error y propio de una mentalidad provinciana considerarlo todavía como casposo. Nos pertenece, es nuestro y hemos de sentirnos muy orgullosos de lo que tenemos», y añade una interesante idea: «Creemos, con complejo, que no tiene categoría para viajar, para exportarse, otro error. La música de nuestra zarzuela es estupenda y los libretos son maravillosos, aunque hay, lógicamente excepciones. Y dentro del género, Luisa Fernanda es, sin ninguna duda, redonda, nada le sobra y nada le falta». Y destaca su «elegante casticismo, el hecho de que aunque se desarrolle en Madrid podría situarse en cualquier otro punto. Es una lástima que el desconocimiento del género haga que se repitan estereotipos«. Esta briosa «Luisa Fernanda«, que se apeó del cartel el año pasado y que ahora se recupera, cuenta con dos repartos excepcionales en los que se alternan, además de Rodríguez y Auyanet, Maite Alberola, Javier Franco, Jorge de León, Alejandro del Cerro, Rocío Ignacio, Leonor Bonilla, María José Suárez, Nuría García-Arrés, Emilio Sánchez, Antonio Torres, Didier Otaola, Rafael Delgado y César Diéguez.

La pandemia, que todo lo ha trastocado, ha obligado a adelantar una hora las representaciones de esta zarzuela, que, salvo los domingos, se verá a las 19.00. Y también ha dejado en casa durante meses a bastantes artistas, como el propio Juan Jesús Rodríguez, que hubo de suspender en marzo en Zurich: «Vuelvo ahora después de once meses sin subir a un escenario. Yo, que no tenía un solo día de descanso y una agenda llena, me tuve que quedar en casa. Me parece un acierto lo que están haciendo teatros como la Zarzuela y el Real, que es representar con todas las medidas de seguridad. Necesitamos volver a trabajar. El teatro es un lugar seguro, y así se ha demostrado. Además, nosotros los cantantes somos sanitarios del alma y el público nos necesita». 

Yolanda Auyanet ha tenido más suerte que su compañero de escenario -con quien ya cantó esta obra en 2011-,  y aunque la «Lucrezia Borgia» que iba a estrenar en febrero del año pasado en Tenerife se canceló meses después se reprogramó y ha podido actuar: «Si no cantas no comes y sin función no hay ingresos, así de claro«. Anímicamente confiesa que el parón obligatorio le pasó factura: «Pierdes la esperanza y te quedan pocas ganas, poca fuerza, que es lo que me pasó a mi, que no podía ni ensayar ni estudiar». Nunca había estado tanto tiempo sin trabajar. Solo la maternidad, la había dejado tomarse un descanso, pero esto es inédito. Un parón de golpe «que para un cantante es letal, pues tantos meses sin cantar hacen que pierdas la forma física por mucho ejercicio que hagas«. Le espera Luisa Fernanda una temporada en Madrid, pues el Real le abre las puertas para que sea Norma, «que es mi ópera y mi personaje, con el que me siento vocal y dramáticamente. Y estoy feliz de poder volver a presentarme«. Pero de eso hablaremos en marzo. Gema Pajares

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa