Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Felicitaciones
Susana la bella en el CNDM
Por Publicado el: 18/12/2015Categorías: Recomendación

Strauss en vena


JS

Strauss en vena

Vamos a suponer que uno quiere  asistir al Concierto de Año Nuevo vienés, en cualquiera de sus modalidades. Sin problemas (salvo los que puedan atañer al bolsillo de uno): todo está en Internet. Pero supongamos que uno no es una persona muy  informada (o simplemente cotilla) y quiere saber qué cosas se van a escuchar y quién va a ser el señor (¿alguna vez llegará a ser señóra?) de la varita. Pues eso es ya otra cosa; hay que trastear algo más por Internet. ¿Cuál es la cuestión?

     Pues son varias. Primera, que la marca es ´los Strauss´ y, como mucho, la Orquesta. Lo que todo el mundo no necesita preguntar es qué orquesta tocará, y nada acerca de la procedencia de las obras,  escritas, por supuesto,  por miembros de la saga Strauss (aunque e veces haya  sorpresas, e incluso no agradables). Lo demás da igual. Da lo mismo que dirija tal o cual, o que el repertorio sea (como sucede a menudo) un rollo o una maravilla (cosa que sucedía años atrás, cuando estaban ahí los auténticamente grandes del género o los finos estilistas). Todo el concierto en sí ha caído en un estado de devaluación directamente proporcional a su democratización, o sea, y en palabras más suaves, a la inmensa universalización que ha alcanzado. Y ya se sabe que democracia y matiz son dos conceptos de complicada convivencia.

    Por todo ello (y por otras cosas) de aquí y de allá han surgido a través de los tiempos multitud de imitaciones del evento, con los nombres más variopintos y las intenciones más inconfesables ( a veces se han inventado conciertos de año nuevo para reivindicar géneros nacionales que nada tienen que ver con el mundo del vals y la polca). Y en fin, no serán con la divina OFV, pero seguirán apareciendo  las rosas del sur, los azulados tonos acuáticos o las voces surgidas del corazón más primaveral quienes definan la pauta. O sea, la música.

     Nuestro país no iba a ser menos, y en los últimos años han surgido hasta de debajo de las piedras diversos conciertos de año nuevo, muchas veces sin esperar a la fecha conmemorativa. Como sucede en Viena con el suyo (el de verdad, el auténtico, como certificaría el seguidor incorrupto), aquí se adelantan al año nuevo y, días o semanas,  antes o después,  se celebra el asunto como si se tratara de unas uvas adelantadas. ¿Son conciertos recomendables? Pues eso es como preguntarle a un señor que come todo el día beluga qué va a cenar en Nochevieja; tiene ya el gusto agotado y la ilusión maltrecha. O lo que es lo mismo: después de haber escuchado a Kleiber, Karajan, Maazel o Boskovsky con una orquesta lo más parecido a un milagro, ¿le puede a uno apetecer ir a una sala de conciertos a contemplar una orquesta local con otro maestro esta música?  Pues como lo del caviar: depende.

      No hay que ser tiquismiquis. Las emociones que la música puede llegar a producir pueden provenir, sin duda, de la calidad de una orquesta y del maestro que la dirija. Pero por encima de todo ese boato intelectual o cotilla (o las dos cosas juntas), está la música, está el compositor. Y miren, les diría a los lectores de esta página (se supone q               ue aficionados ilustrados), las personas que llenan las salas de concierto suelen ser más ajenas a esos boatos de lo que muchos expertos puedan  pensar. Tengo yo unas vecinas que se juntan dos o tres veces al mes a tomar algo tras asistir al concierto del ciclo al que están abonadas que nunca me preguntan qué director toca cada semana; siempre me preguntan: ¿son obras bonitas las de esta semana?

    Conclusión: Sí. Les recomiendo estos conciertos. Porque la música no solo es muy bonita. Son las obras maestras de un género explosivo y absolutamente revitalizante, cuya belleza es tan grande que aun sonadas en lecturas solo  correctas llagan al corazón como una inyección directa a la vena . Pedro González Mira

Strauss Festival  Orchestra. Valses y Polcas de los Strauss. Domingo 20, 19.30. Entre 35 y 50 €.

Orquesta Filarmonía. Dir.: Pascual Osa. Valses y polcas de los Strauss. Martes 22, 19.30. Entre 25 y 38 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa