Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

La Maestranza, mar de dudas y presiones
La carta de Alfredo Kraus al Teatro Real
Por Publicado el: 02/11/2014Categorías: Artículos de Gonzalo Alonso

Reflexiones sobre el futuro de la música: Algo más que envidia

Kinepolis_0210

Algo más que envidia

Siempre hay algo que sobre lo que meditar e incluso aprender en cuanto nos rodea y se hace más patente en cuanto somos capaces de salir de nuestro hábitat. Es lo que algunos hemos podido constatar en dos actos que sinceramente han producido algo más que envidia.

El pasado domingo actuó en el Auditorio Nacional el Wayne Shorter Quartet, dentro del ciclo de jazz que promueve el CNDM. El público era totalmente diferente al que normalmente nutre esa sala. Lo era por su edad, por su aspecto exterior y por la forma de comportarse. Mayoritariamente más joven, claramente más moderno y hasta más educado, ya que no hubo toses ni sonaron los móviles. Simplemente la forma entusiasta con la que el público recibió a los artistas marcaba la diferencia. Sus aplausos sonaban de otra forma a como suenan en los conciertos. Cualquier organizador de espectáculos sinfónicos o líricos habría sentido envidia, hubiera deseado contar con un auditorio similar. El caso sorprendente es que la música de Mozart o Beethoven es mucho más asequible que las melodías que interpretó el grupo de Shorter, a base de composiciones propias o reelaboraciones en las que se fusionan muy variadas tendencias, muchas veces sin demasiadas concesiones a la galería.

El día siguiente deparó otra sorpresa. En Kinopolis se retransmitía en directo desde el Coventa Garden la ópera verdiana “I due Foscari” con Plácido Domingo, Maria Agresta y Francesco Meli. Quien fuese pensando en encontrarse solo, se llevó una enorme sorpresa. Era imposible aparcar en un recinto que cuenta con amplísimas posibilidades para ello. Había más de mil coches. Claro que no para la ópera. Era uno de los días de cine a 4€. Las más de 20 salas agotaron sus localidades, aunque fuese lunes y en un sitio no tan céntrico, en la Ciudad de la Imagen. La sala 21 estaba lejos de estar tan saturada como en las retransmisiones del Met, donde los técnicos de sonido logran dar mucho mayor presencia y realce a las voces, pero es de alabar la inquietud comercial de Actúa Comunicación. Tan de alabar como la actuación de un Plácido Domingo totalmente recuperado del bache de “Trovatore” en Salzburgo, lo que produce alegría. Se podrá estar o no de acuerdo con su tipo de vocalidad para los papeles de barítono, pero hay que descubrirse ante la musicalidad del artista y su fortaleza a los más de 70 años.

El público sinfónico-lírico decrece cada día. Nuestras salas, en España y en todo el mundo, se vacían. La edad media aumenta. Son más los que se van por salud o fallecimiento que los que se incorporan. ¿Cómo atraer al público de Shorter o Kinepolis a la música clásica? Esta es la pregunta a la que los organizadores han de hallar una respuesta, porque tiene que haberla. Y todo pasa tanto por la educación como por convertirla en moda.

Kinepolis_0209

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner Pollença - 5 - Janine Jansen
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23