Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

peter-gelbARTÍCULO: Peter Gelb: "Las grandes historias y una visión audaz preservarán la grandeza de la ópera"
La Ópera de Viena no colaborará con el Teatro Real mientras esté Mortier
Por Publicado el: 03/09/2013Categorías: En la prensa

Mortier, seriamente enfermo: “Me iré si el Gobierno impone a mi sucesor”

Gerard Mortier abre la pugna por su reemplazo al frente del Real en 2016

El País, 3 de septiembre

“En España no veo ahora a ningún candidato. No hay tradición operística” “Matabosch me gusta, pero no tiene nada que ver con el proyecto actual”

Gerard Mortier, director artístico del Teatro Real hasta 2016, hace frente estos días a un cáncer diagnosticado en mayo. En una entrevista en Bruselas con EL PAÍS habla de sus candidatos favoritos para reemplazarle, de los proyectos futuros para el teatro y de su enfermedad. Y se muestra contundente: “Si el Gobierno impone a mi sucesor, no espero hasta 2016; me voy”, afirma. Mortier apuesta por seis nombres internacionales, mientras que en el ministerio se barajan tres españoles. Joan Matabosch, actualmente en el Liceo, es el mejor situado. El director del Teatro Real, Gerard Mortier (Gante, 1943), se encontraba a mediados de mayo cerrando su tercera temporada al frente del coliseo madrileño. A punto de cumplir 70 años, se ocupaba también de preparar su sucesión en 2016, momento en el que finaliza su contrato y su aventura en España. Justo por esas fechas una pésima noticia se cruzó en su camino. Al director belga le diagnosticaron un cáncer que le ha obligado a pasar por el quirófano y le mantendrá, al menos hasta final de noviembre, realizando un tratamiento en una clínica de Alemania. Sus colaboradores más cercanos ya conocen la noticia. Hoy mandará una carta a los artistas con los que trabaja habitualmente (directores de escena, cantantes y directores musicales) y encarará este duro periplo. “Creo que debo hablar de este tema para que las personas que lo sufran tengan más referencias”, explica notablemente más delgado en su apartamento de Bruselas.

Pero el otro proceso, el que debe desembocar en la elección de su sucesor en las próximas semanas, no se ha detenido y le tiene extremadamente preocupado. Durante una conversación de dos horas y con radical claridad, como acostumbra, explica las claves de lo que debía ser un relevo consensuado que diera continuidad a su proyecto. La decisión, en cambio, va camino de convertirse en una imposición del Ministerio de Educación y Cultura basada en un criterio puramente nacionalista: tiene que ser un español. Él no contempla esa posibilidad. “No veo hoy a nadie en España”.

—Usted manejaba unos nombres de perfil internacional con los que ya habían mantenido conversaciones. ¿En qué punto se encuentra ahora mismo la elección de su sucesor?

—Algunos de los nombres que había propuesto están interesados en venir y ya han tenido contacto con el teatro. Ese era el plan. Pero ahora Gregorio Marañón [presidente del Patronato del Teatro Real] me ha dicho que el Gobierno quiere a un español. Para mí no es ningún problema si lo es, siempre que sea buen candidato. Pero el parámetro no puede ser la nacionalidad, sino la calidad. Esta manera de pensar ya no existe en Europa. En Ámsterdam tienen a un libanés; en Milán, a un francés… En fin, es ridículo.

—¿Le han dicho cuáles son los candidatos del ministerio en liza?

—Sí, son tres: Antonio Moral [predecesor de Mortier en el Teatro Real], Pedro Halffter [director artístico de la Maestranza] y Joan Matabosch [responsable del Liceo de Barcelona]. Gregorio Marañón me llamó días después de mi operación y me dio estos nombres. No entiendo, por ejemplo, por qué se prescindió de Moral en 2010 y ahora meditan volver a contratarle. ¿Alguien se equivocó dejándole marchar? A Halffter no le conozco… y Matabosch me gusta mucho, pero no tiene nada que ver con el proyecto actual. Creo que la colaboración que mantenemos con el Liceo es más valiosa que traerle aquí. Y además, se van a cargar el proyecto de Barcelona para incorporar a Madrid una idea que no tiene que ver con la línea que hemos seguido estos últimos años. Es algo un poco loco.

De esos tres nombres, Joan Matabosch, destacado por su versatilidad programando —ha conjugado en el Liceo apuestas de mucho riesgo con otras más conservadoras que le han mantenido relativamente al margen de las habituales polémicas operísticas— es actualmente el mejor situado. “Marañón está muy a favor de esa opción”, revela el belga, sin dar crédito a que no se vaya a tener en cuenta su opinión. En realidad, y pese a que tampoco coincide con el perfil que reclaman los círculos musicales madrileños más conservadores desde hace tiempo, el director del Liceo tiene todos los números para aterrizar en el Real próximamente si el proceso que propone el actual director no se ejecuta.

Mortier, uno de los gestores culturales más importantes del mundo, pide que se abra una convocatoria para la sucesión y que se forme un comité con miembros del consejo asesor del Real y de su Patronato para buscar el sucesor. Daniel Verdú

 

Los candidatos de Gerard Mortier para sucederle

Gerard Mortier ha puesto sobre la mesa del presidente del Patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón, los nombres de seis candidatos para sucederle.

SERGE DORNY.  El belga, de 50 años, dirige la Ópera de Lyon. Tiene una visión muy cercana a la de Mortier, especialmente en la vertiente teatral de la ópera. “Actualmente la ópera de Lyon es más importante que la de París”, señala su avalador. Dorny fue director de la London Philharmonic Orchestra. Suena para dirigir el Festival de Salzburgo y Christian Thielemann le quiere para Dresden.

VIKTOR SCHONER. El director artístico ejecutivo de la Ópera de Múnich es uno de los preferidos. Ya se ha entrevistado con el presidente del Patronato del Real. Musicólogo y filósofo, tiene 40 años. Comenzó con Mortier en el Festival de Salzburgo. “Es un hombre extremadamente inteligente”, señala este. Al parecer, el Covent Garden ya intentó ficharle hace un tiempo, pero él dijo que se sentía demasiado joven.

ALEXANDER NEEF. Director general de la Ópera de Canadá (Toronto). Muy hábil con las labores de gestión y con gran olfato para los cantantes. Es un poco más conservador que Mortier y su mayor problema es que tiene contrato hasta 2020.

JOHN BERRY. Director artístico de la English National Opera. “Para mí es hoy una ópera más potente que el Covent Garden, en el sentido de la novedad y la modernidad”. Habría que ver cómo funciona un inglés dirigiendo un teatro español.

PIERRE AUDI. Lleva 25 años dirigiendo la ópera de Ámsterdam. Tiene una solvencia absolutamente contrastada y sonó como candidato para la Scala de Milán cuando Lissner anunció que se marchaba.

BERND LOEBE. Es el director de la Ópera de Fráncfort. Fue sucesor de Gerard Mortier en la Monnaie de Bruselas y tiene un perfil muy en sintonía con el actual proyecto. Además, domina muy bien la contratación de cantantes. Todavía no se ha contactado con él.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner-Pollença-3-Piamontesi
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23