Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

Franco-CorelliEn recuerdo de Franco Corelli
El dispendio en la ópera
Por Publicado el: 02/02/2014Categorías: Artículos de Gonzalo Alonso

Algunas explicaciones líricas

Algunas explicaciones líricas

El reciente y mediático estreno de “Brokeback Mountain” en el Teatro Real ha provocado muchos comentarios. Algunos de ellos introducen interrogantes cuyas respuestas fueron claras tiempo atrás pero que parecen olvidadas. Ruben Amón califica en El Mundo dicho estreno de “éxito desconcertante” en referencia a la falta de hostilidad en el público. Tomás Marco, en el mismo medio, reflexiona y afirma “compararlo con Tristán e Isolda es simplemente una mostrenca treta comercial”. Alberto González Lapuente apunta en ABC que, a pesar de la evidente expectación, aún quedaban vender localidades en más de un 20% de media de cada función de las ocho previstas. Alfonso Simón Ruiz, en Cinco Días, reincide en el mismo tema recalcando que a las 18:00h de la tarde del estreno sobraban más de 350 entradas. Todo ello tiene justificación, como la tiene también el aparente agrado con el que la obra fue recibida por el público y hasta los vítores que se escucharon.

Un estreno mundial de un compositor de cierto renombre sobre un tema aún objeto, no ya de polémica, sino de persecución en algunas sociedades y expuesto en una oscarizada película ha de provocar interés mediático a la fuerza, máxime cuando además supone la despedida de Mortier en sus muy especiales y desafortunadas circunstancias. Pero una cosa somos la prensa y otra el público. De ahí que, de momento, prácticamente sólo estén colocados los abonos. El público piensa que las entradas del Real son muy caras para experimentos contemporáneos. El Real logró colocar en la misma tarde del estreno una buena parte de la taquilla  a menos de 10€ y otra entre los próximos, amistades de la compañía e incluso de críticos. La clá, tantos años existente hasta en la Scala –algún día les contaré de ésta-, volvió por sus fueros. De ellos provinieron los más entusiastas aplausos, mientras el resto del personal permanecía tres o cuatro minutos en sus asientos en mezcla de respeto por un trabajo sin duda muy bien presentado y curiosidad por lo que pudiera pasar. El público madrileño de los estrenos, a casi 400€ butaca, es educado y sufrido. Primero teme que su protesta le pueda acarrear el calificativo de “carca”. Hay que simular que agrada lo que en realidad aburre soberanamente. Segundo, como público muy empresarial ha de autojustificar que la inversión le ha sido rentable. Sarna con gusto no pica.

De otro lado me caben pocas dudas, el resto de entradas se acabarán vendiendo. ¡Cómo no van a colocarse cuatro mil en una ciudad de 6,5 millones de habitantes! En Madrid se ha de vender la poca ópera que tenemos a menos que se hagan barbaridades. Pero, por favor, que nos intenten vender la burra, que tenemos muchos años y estamos muy versados para comprarla. Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner Pollença - 5 - Janine Jansen
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23