Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

banner-opera-actual-para-beck

Últimas 20 entradas

VERDI-CARABicentenario verdiano para tenores originales
Cambios en el Liceo
Por Publicado el: 03/11/2013Categorías: Artículos de Gonzalo Alonso

Doña Sofía, melómana apasionada

Doña Sofía, melómana apasionada

La música ha ocupado y ocupa un lugar muy importante en la vida de nuestra Reina. Se interesa por otras artes, como la arquitectura, pero la música siempre ha ocupado un papel muy importante en su vida. Le recuerda muchos momentos de felicidad y también otros, de tremenda tristeza, en los que ha buscado expresamente su compañía como remedio al dolor. ¿Cuántas veces habrá escuchado el aria de contralto «Erbarme dich» para serenarse? Son muchos los recuerdos musicales que albergará su mente.

Recordará sus pinitos como contralto en el coro del la escuela de Salem de Bondesse, donde estuvo de1951 a1955. En aquella coral cantó a Haendel, Telemann, Mozart, Bach… Pero no era su destino ser cantante. Su profesora, Atina Spanudi-Guerri, declararía después “Aveva un grande amore per la música, ma la voce non láveva pure!”. Recordará a su tía Helena, en la Villa Esparta de Florencia, entonando el “dúo de las flores” de “Lakmé” de Delibes. Quizás también aquellas canciones de Cole Porter que sonaban en algunas fiestas familiares. Cómo no a su hermana Irene, ya fuera de joven con el acordeón y siempre al piano.

Pero sobre todo recordará a su padre, el rey Pablo, de quien heredó su gran afición. Él tocaba el piano, seguía clases con Gina Bachauer, quien fue una famosa concertista que, nacida y fallecida en Atenas, desarrolló una brillante carrera internacional por Europa y Estados Unidos. Aún hoy cientos de jóvenes acuden a Salt Lake City en busca del ansiado premio de la competición que lleva su nombre. Recordará a su padre tocando o escuchando música en la paz del Palacio de Tatoi y también, en los momentos penosos de su enfermedad, el alivio que le proporcionaban las músicas que la citada Bachauer desgranaba al piano o las que más tarde volarían desde el violín de Yehudi Menuhin. Todos sabemos que la obra favorita de nuestra Reina es la “Pasión según San Mateo” de Bach, pero sólo ella sabe si parte de ese amor proviene del día en que falleció el rey Pablo. Si esa fue la última música que escuchó porque ella misma se la puso en el tocadiscos. Quizá la música más maravillosa que se haya escrito.

Lo cierto es que a la entonces Princesa, la veíamos todas las Semanas Santas en un palco lateral izquierdo del Teatro Real cuando Rafael Frühbeck de Burgos dirigía la inmensa partitura con la Orquesta Nacional y, frecuentemente, el Orfeón Donostiarra. La propia Doña Sofía se quejó en 1975, nada más ascender al trono, de la desaparición de aquella costumbre que ciertamente muchos echamos de menos. Curiosamente los Reyes fueron coronados un 22 de noviembre, justo el día de Santa Cecilia, patrona de los músicos.

La relación con Frühbeck se ha mantenido a lo largo de los años. Así estuvo presente cuando el maestro recibió el Premio Jacinto Guerrero en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1996. Tuve el honor de glosar la figura del maestro en la ceremonia y en el cóctel posterior la Reina me lanzó un elogio que reflejo con humildad: «¡Que voz tan bonita tiene usted!». He hablado de música con ella un par de veces, pero sería correcto traladar sus opiniones personales off the record. Son muchos los artistas con quienes ha mantenido o mantiene una estrecha relación: Arthur Rubinstein, Wilhelm Kempff, Margot Fontayn, Mstislav Rostropovich… El gran chelista ruso llegó a decir que si pudo resistir el exilio fue en buena parte por el apoyo de los Reyes de España. Los cuatro citados han desaparecido y ahora posiblemente el músico más cercano a la Reina sea Zubin Mehta. Su Majestad no se pierde ninguna de sus óperas en el Palau de les Arts valenciano o de sus conciertos en el Auditorio Nacional de Madrid y suelen acabar juntos la velada en el restaurante Horcher.

Si bien es cierto que Doña Sofía prefiere la música instrumental o sinfónica y muy especialmente la perteneciente al periodo barroco, también le atrae la ópera y la hemos visto con frecuencia tanto en el Teatro de la Zarzuela como en el Real o el Liceo. Fue en este teatro donde presenció unos «Maestros cantores» de Wagner en un viaje de una semana a Cataluña apenas subir al trono. Hubo miedo alguna vez entre algunos altos cargos papanatas a que Su Majestad se pudiese sentir a disgusto en obras como “Anna Bolena” o, muy especialmente, “Don Carlo”. Viene a cuento, recordar en el bicentenario verdiano, que algunos llegaron al extremo de impedir que la citada ópera se representase en El Escorial y su teatro-auditorio lo hubo de inaugurar Riccardo Muti sólo con varias escenas en versión de concierto. Ni el Rey ni la Reina tuvieron reparo alguno en acudir y, estoy seguro, Doña Sofía se habría enfadado de saber lo que impidió aquel papanatismo. Alguien que, como ella, ama y sabe lo que es la música está por encima de aquellos prejuicios que otros sentían sobre el papel de la leyenda negra en la obra de Verdi. Como estuvo por encima de todos ellos cuando decidió no volver a ocupar el palco del Auditorio Nacional -eliminado tras ello- porque no le permitía disfrutar de los conciertos en las debidas condiciones acústicas. ¿Qué papel desempeñó en la acertada supresión de aquellas terribles «Galas de Reyes» navideñas?

Doña Sofía, en su papel institucional, ha cedido su nombre ha entidades como la Escuela Superior de Música Reina Sofía o la Orquesta de Cámara Reina Sofía.  

Majestad, ¡por un 75 cumpleaños en el que no falte su arte más amada!

Gonzalo Alonso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Donacion

Calendario de conciertos en España

banner-temporada-adda-22-23
Banner-Pollença-3-Piamontesi
banner-quincena-donostiarra-22

calendario de representaciones operísticas por Europa

banner-teatro-zarzuela-temporada-22-23