Suscribirse a la Newsletter de Beckmesser

¡No te pierdas ninguna noticia!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Busca las entradas de cada mes

Últimos tuits de Beckmesser

Últimas 20 entradas

banner-opera-actual-para-beck
Más preguntas sobre el proceso concursal en el Teatro de la Zarzuela
Comparativa del Teatro Real última temporada Moral 2009/10 y primera Mortier 2011/12
Por Publicado el: 25/03/2011Categorías: Artículos de Beckmesser

El manifiesto contra las declaraciones de Mortier

Ustedes deben saberlo: el mundo artístico español está que trina con las recientes declaraciones de Mortier, sin embargo hay mucho miedo. Hay miedo a que Mortier tome represalias con quienes firmen el manifiesto colgado en internet (https://docs.google.com/document/d/1WuvNHkmB3uwfZjbV0vZK_mKVeP5Dz4tJp0WkGLzm_hw/edit?hl=en&authkey=CMmZ87cB&pli=1# ) y miedo a que otro tanto pueda hacer el Ministerio de Cultura, ahora en manos del PSOE y, como suele ser habitual en este partido, muy dado al sectarismo: pan para los míos y ni agua para los otros. Así es y así hay que reconocerlo, aunque algunas veces hayamos votado al PSOE. Sin embargo la situación no está para represalias y los artistas harían bien en dejar oír su voz más allá de los escenarios.
También es de esperar alguna declaración de instituciones como la Escuela Superior de Canto o la Escuela Reina Sofía, importantes lugares de formación de esos cantantes que «no saben cantar Mozart» y que «cantan Verdi como Puccini» y algo debería decir Teresa Berganza, mozartiana y rossiniana por excelencia, que fue catedrática en la Reina Sofía. Claro que Mortier puede tener razón en una cosa: Alfredo Kraus fue quien empezó los cursos y él no cantaba ni Mozart ni Verdi… ni tampoco Puccini. ¡Lo que le hubiera dicho Alfredo a Mortier!
La historia se repite. Acuérdense de aquellas declaraciones de Mortier en Salzburgo «Las puertas de este festival no son lo suficientemente anchas para que entren por ellas Luciano Pavarotti o Jessye Norman. Se vuelve a repetir. Acuérdense que la New York City Opera, al conocer su proyecto para la primera temporada en aquel teatro, prefirió indemnizar a Mortier con trescientos mil dólares antes que hacerse cargo de su proyecto. Por eso recaló en el Real…. y porque Lissner dio calabazas con el buen criterio de que «segundas partes nunca fueron buenas».
La solución al agravio realizado a los cantanres españoles sólo posee una solución: una reconsideración a lo expresado y excusarse. Es algo que debe exigirle en privado a Mortier el Presidente del Patronato del Real, presente además en el momento de las declaraciones. Claro que también sería definitivo una declaración de Plácido Domingo al respecto, mostrando su desacuerdo y rogándole se retractase.
Al final, como siempre, el público será quien tome cartas en el asunto al renovar o no sus abonos para la próxima temporada. Si llega la debacle, el Teatro Real no tendrá más remedio que reaccionar. No, no despedirán a Mortier, que sería un escándalo que algunos no se podrían permitir, pero sí podrá recurrir a que su Patronato obligue al director artístico a respetar unas líneas maestras en vez de hacer de su capa un sayo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Calendario de conciertos en España

calendario de representaciones operísticas por Europa